No hay que ver como una tragedia que el asturiano de 30 años tenga que salir. La tragedia sería que no pudiera volver”

 

 Entrevistas

JULIO 2007

 

 

Manuel Fernández de la Cera

Presidente del Consejo de Comunidades Asturianas

El trato con la inmigración le ha permitido conocer la realidad global de Asturias, una región pequeña geográficamente pero cuyo corazón está repartido por muchos lugares del mundo.
Desde este Consejo, Manuel F. de la Cera trabaja por que Asturias sea “patria querida” para todos, los que están cerca y los que están lejos.

Textos y foto: Lupercio González

 

El valor de la emigración

Es un apasionado de la historia de la emigración tradicional y reciente de nuestra región. Siente que el trato con los emigrantes es una tarea hermosa que permite reconocer y comprender las aportaciones tan brillantes que éstos han hecho a Asturias y al mundo. De entre todas las cualidades del emigrante asturiano, destaca la capacidad de adaptación: “Son emprendedores, imaginativos, se integran muy bien en las sociedades. Son buenos argentinos, buenos chilenos, buenos mejicanos. Mantienen la memoria de Asturias y son capaces de emprender grandes cosas”.
De la Cera ha sido Consejero de Cultura y Diputado regional. También ocupó la vicepresidencia del Consejo de Comunidades Asturianas durante los dos años en los que estuvo Antonio Trevín al frente de la institución.

 

 

 

 

Los Centros Asturianos deben ser centros logísticos de apoyo a los nuevos profesionales y empresarios que están fuera, y punto de conexión entre los de aquí y los de allí”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay que abandonar todo catastrofismo, esa visión pesimista tradicional, puesto que ahora mismo estamos en una fase de claro progreso”

-¿Es Asturias una región suficientemente sensibilizada con sus emigrantes?
-Creo que sí, el reconocimiento existe. El asturiano medio tiene conciencia de esa contribución. La emigración clásica asturiana está reconocida y todo el mundo sabe que las partes más importantes del progreso en Asturias tienen que ver con la emigración Americana y Europea. En cambio, creo que hay menos conciencia de la importancia de la emigración actual. Los jóvenes que salen ahora son gente muy preparada. Esa emigración también va a ser muy importante para nuestra región, porque espero que tengan la ocasión de volver y de hacer una aportación decisiva a la Asturias del futuro. Tanto esa nueva emigración, como la presencia de los empresarios y profesionales asturianos fuera, tienen todavía menos reconocimiento del que merece.

-¿Qué apreciación se tiene desde este organismo sobre el tema de los emigrantes retornados?
-A Asturias vuelven aproximadamente unos mil emigrantes al año. Es un número con tendencia a aumentar, aunque dicha tendencia en cualquier momento puede cambiar e invertirse. Depende mucho de los problemas económicos de determinados países. Por ejemplo, con la recuperación que se está produciendo ahora en Argentina, es previsible que disminuya el número de retornados asturianos desde ese país. Otra cosa es el afán de recuperar la nacionalidad. La nacionalidad no sólo se recupera para retornar, sino también para venir sin retornar. Hay que tener en cuenta que hubo muchos asturianos que perdieron la nacionalidad española porque se vieron presionados, o porque veían tan remota la posibilidad de volver que renunciaron. Ahora mismo, muchos descendientes de asturianos, cuyos padres han perdido la nacionalidad española, aspiran a recuperarla. Todo esto va a facilitar una mayor comunicación entre América y España.
El problema no es que el asturiano no deba salir, sino que no pueda volver. Tiene que haber condiciones económicas suficientes para que todo asturiano que salió vuelva. Aquí podría pasar lo mismo que en Irlanda, de donde se dice que son los irlandeses que están fuera los que hicieron que el país saliera de su atraso para convertirse en un país en la vanguardia de la modernidad. En Asturias puede pasar lo mismo. No olvidemos un factor no previsto pero importante, y es que los empresarios y profesionales asturianos están por todo el mundo, y esto es bueno.

-¿Cuál es el papel que deben jugar actualmente los Centros Asturianos?
-Los Centros Asturianos, principalmente de América, deben ser centros logísticos de apoyo a los nuevos profesionales y empresarios que están fuera, y punto de conexión entre los de aquí y los de allí. Esto puede compensar la progresiva desvinculación de la segunda o tercera generación de asturianos en el extranjero. Nosotros procuramos acercarlos a través de una Escuela de Asturianía, a la que vienen cada  verano de todos los centros del mundo. De esta forma adquieren un conocimiento de la Asturias actual. La visión que les llegó a ellos de sus abuelos es una visión muy arcaizante. Aquí les enseñamos la Asturias tradicional, pero ellos ven y perciben la actual. (...)

 

- Entrevista completa en la edición de papel

 

 

 
   

No actual   Nos anteriores  I  Contacto  I  Quienes Somos  I  Aviso Legal  I  Política de privacidad  I  Suscríbete

I  © Diseño y alojamiento: Fusion10.net  I