Imágenes de Asturias

descargar


Asturias Empresarial Otros reportajes Empresa asturiana: claves para sobrevivir a la crisis

Empresa asturiana: claves para sobrevivir a la crisis

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 04 de Diciembre de 2012 14:16
En un contexto de crisis global, ¿por qué funcionan las empresas que funcionan? Aunque es evidente que no existen fórmulas mágicas, sí es cierto que gran parte de las empresas de éxito comparten determinadas formas de trabajar. Con un diagnóstico personalizado, el camino en Asturias pasa por una palabra esencial: innovación. Internacionalización y espíritu emprendedor completan un triángulo básico para moverse por el mundo empresarial.

Empresa asturiana:  claves para sobrevivir a la crisis

Un rasgo común de las empresas que funcionan es su capacidad de adaptarse al medio, prever las necesidades del mercado, siempre cambiantes y, en definitiva, ofrecer productos y servicios más competitivos. Innovación y competitividad van pues de la mano, de modo que las empresas que introducen mecanismos de mejora en sus procesos tienen más posibilidades de prosperar.
Tradicionalmente, la innovación estaba incluida en las siglas I+D+i (Investigación+De-sarrollo+innovación). El concepto, asociado en líneas generales al mundo de la ciencia y la tecnología, ha ido evolucionando hasta aplicarse en todos los campos, y la i minúscula ha ganado importancia en la ecuación. Hoy en día la innovación se aplica tanto en productos como en servicios. Innovación puede ser desarrollar o aplicar una nueva tecnología, pero también plantear formas más eficientes de organizar el trabajo.

Ante los problemas, creatividad

En Asturias, el gasto en investigación supone un 1,03% del Producto Interior Bruto, lo que está ligeramente por debajo de la media nacional. Uno de los organismos que trabaja para cambiar estas cifras es el Club Asturiano de Innovación, una asociación de iniciativa empresarial que lleva desde 1998 poniendo en marcha diferentes actividades destinadas a fomentar un cambio en la cultura empresarial de la región, que incluya la innovación sistemática en sus planes de empresa. También insisten en la importancia de cuidar un foro de encuentro entre la empresa asturiana, la universidad y la administración. La universidad es la referencia básica a la hora de plantear estrategias de I+D, y aunque la relación con la empresa no termina de ser fluida, desde ambas partes se incide en la importancia de encontrar vías de colaboración. Del mismo modo, la cooperación público-privada en temas de financiación se está replanteando en el contexto económico global.
La Universidad es la referencia básica a la hora de plantear estrategias de I+D, y aunque la relación con la empresa no termina de ser fluida, desde ambas partes se incide en la importancia de encontrar vías de colaboración.
Más allá de circunstancias coyunturales, la política europea ha sido desde el principio potenciar la creación de empresas innovadoras, y la generación de nuevas actividades en las ya existentes. En ese sentido, la Comisión de las Comunidades Europeas creó ya en 1984 los Centros Europeos de Empresas e Innovación. El CEEI asturiano está situado en el Parque Tecnológico de Llanera, y ofrece asesoramiento para emprendedores y empresarios, formación, ayuda para encontrar financiación y un amplio catálogo de programas, como la Red Asturiana de Business Angels o una incubadora de empresas de base biotecnológica.
Según el informe RIS de la Unión Europea (Regional Innovation Scoreboard 2012), Asturias ha duplicado el porcentaje de ventas de productos innovadores en los últimos seis años, una subida superior al resto de regiones españolas. Asimismo el número de patentes se mantiene a pesar de la crisis. Desde el punto de vista de la financiación, en Asturias se emplean principalmente los fondos estructurales de la UE, frente a otras zonas más avanzadas en innovación que utilizan fondos procedentes del programa marco europeo, que otorga financiación a proyectos de investigación y desarrollo de empresa. Las regiones líderes en innovación se caracterizan por una intensa colaboración público-privada, un mayor número de patentes y una comercialización más eficaz de sus productos. Por eso, la implicación del sector privado será uno de los retos de Asturias para competir por los fondos europeos. Con respecto al resto de Europa, Asturias pertenece al nivel intermedio de los llamados "innovadores moderados" según la clasificación del RIS.
En Asturias, el gasto en investigación supone un 1,03% del Producto Interior Bruto, lo que está ligeramente por debajo de la media nacional.
A pesar de la dificultad para conseguir capital, también se ha demostrado capacidad para acceder a determinadas fuentes de financiación. Un ejemplo de eso es la FICYT (Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología), que gestiona entre otras cosas el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación del Principado. Recientemente la Fundación ha conseguido 2.665.000 € de la Unión Europea para un proyecto que permitirá formar investigadores de élite en centros de referencia internacional, e incorporará investigadores cualificados a la región, dando así un fuerte impulso a la I+D asturiana.
Uno de los mayores activos de la empresa es el grado de innovación, tecnológica o no, que incorpora a sus productos y servicios. En los mercados internacionales, esos valores suponen un factor positivo de compra, aportando un reconocimiento añadido.
Recortar sin riesgosAunque la crisis obliga a todas las empresas a recortar gastos, hay determinadas partidas que no deberían tocarse, ya que el beneficio a corto, medio y largo plazo compensa la inversión. Es el caso de la prevención de riesgos laborales, un factor que debe ser tenido en cuenta en todos los niveles de la empresa, ya sean productivos, administrativos, comerciales, de mantenimiento...
Adoptar una política de prevención de riesgos laborales aumenta la calidad de vida del trabajador, haciendo que desarrolle su actividad más cómodamente y potenciando su implicación con la empresa; elimina o minimiza las enfermedades relacionadas con el entorno laboral, aumentando por lo tanto la productividad; y por supuesto ayuda a evitar accidentes y disminuir las cifras de siniestralidad.
En la región, el Instituto Asturiano de Riesgos Laborales (IAPRL) lleva años planteando acciones de formación y asesoramiento especializado a empresas, para que puedan adaptarse a la normativa legal vigente e integren la prevención en su entorno de trabajo. Entre otros servicios, cuentan con un Observatorio de condiciones de trabajo del Principado de Asturias, donde publican datos de siniestralidad laboral, informes y análisis periódicos. También desarrollan campañas especializadas, como prevención de riesgos laborales en el trabajo autónomo, sensibilización y formación en contenidos de seguridad vial, o promoción de empresas saludables. Además desarrollan el programa Educapreven, que busca consolidar la cultura de la prevención en las etapas anteriores al ámbito laboral, especialmente en el educativo. Para ello cuentan con un aula interactiva, un centro de educación vial, y una instalación en el Palacio de los Niños de Oviedo relacionada con la construcción, además de organizar acciones puntuales con escolares de toda Asturias.

Exportación: la salida lógica

Cuando se cierra un mercado, las buenas empresas saben preverlo y apostar por los mercados emergentes. La bajada del consumo nacional hace que la salida lógica sea abrirse al exterior.
Según un estudio publicado por Sadei (Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales), en los dos primeros cuatrimestres de 2012 las exportaciones asturianas a otros países aumentaron un 3.2% con respecto al mismo periodo del año anterior. Aún siendo una cifra positiva, hay que tener en cuenta que un año antes el mismo porcentaje fue del 13,8%. Es decir, la exportación aumenta, pero a un ritmo decreciente. No es una buena noticia: Asturias debe exportar más para ponerse al nivel de las regiones más desarrolladas como Cataluña, Madrid o la Comunidad Valenciana.
En Asturias, la apuesta por la internacionalización está centralizada en Asturex, Sociedad mixta de Promoción Exterior del Principado de Asturias, que agrupa a organismos públicos y privados. Asturex se centra en ofrecer servicios de apoyo a las empresas asturianas, prestando especial atención a las Pymes, así como potenciar los acuerdos con empresas extranjeras.
También hay otras iniciativas, como por ejemplo el programa #Internacionalización Acelerada, puesto en marcha mediante un acuerdo entre la FADE y el Ayuntamiento de Gijón, que busca concienciar a nuevas empresas sobre la importancia de incorporar estrategias de internacionalización, y proporcionar las herramientas y formación necesaria para ello.
El país que concentró la mayoría de las exportaciones fue Alemania, seguida de Francia, Italia y EEUU. La mayor parte de los productos asturianos exportados tienen que ver con el sector metal, aunque hay otras áreas a tener en cuenta como la energía, las TIC (Tecnologías de la Información y el Conocimiento), o el sector agroalimentario, entre otros. De momento, el mayor volumen corresponde a grandes empresas, pero las Pymes asturianas son cada vez más conscientes de la necesidad de entrar en el mercado internacional. Si la capacidad de la empresa no alcanza para una estrategia ambiciosa, surge la posibilidad de unir fuerzas con otras Pymes para plantear objetivos de mayor calado.

Emprender para sobrevivir

Parque Científico Tecnológico de GijónEl emprendedor se hace. Es la premisa desde la que se parte a la hora de plantear el fomento del autoempleo, que en este contexto de crisis se ha disparado, en parte por la dificultad de encontrar trabajo por otras vías. Para ello desde diferentes instituciones existen planes de ayuda y asesoramiento a los emprendedores, que deben ser capaces de superar diversas trabas administrativas y elaborar un plan de empresa viable.
Existe un Programa de Fomento de la Cultura Emprendedora 2009-2012, puesto en marcha dentro del ACEBA, con programas específicamente dedicados a personas emprendedoras con un proyecto o idea de negocio, a empresarios en fase de consolidación de su negocio y a estudiantes y ciudadanía potencialmente emprendedora. Sin embargo, el plazo de ejecución termina este diciembre, de modo que desde el Gobierno del Principado se plantea buscar el consenso de los diferentes agentes sociales implicados para poner en marcha una nueva edición.
El emprendedor se hace. Es la premisa desde la que se parte a la hora de plantear el fomento del autoempleo, que en este contexto de crisis se ha disparado, en parte por la dificultad de encontrar trabajo por otras vías.
Mientras tanto, surgen iniciativas locales que buscan fomentar la cultura emprendedora y ayudar a la creación de empresas desde el terreno. Como ejemplo, el Ayuntamiento de Oviedo ha puesto en marcha su primer Plan de Apoyo a los Emprendedores, en colaboración con la Cámara de Comercio de Asturias. El plan nace con vocación de continuidad hasta 2015 y cuenta además con la participación de la Asociación de Mujeres Empresarias, la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y la Universidad de Oviedo. Cuenta con un presupuesto de 770.000 euros que se destinarán a ayudas para la constitución de empresas, tutorizar los primeros pasos en el mercado laboral y lograr que aproximadamente cien de los participantes en el programa lleguen a crear una empresa. Para ello se están llevando a cabo iniciativas como Talleres de Generación de Ideas, en colaboración con la Universidad de Oviedo y AJE o el Proyecto Emprendedores MODOO 2012, con el que la iniciativa ganadora obtiene asesoramiento profesional y un espacio en el Centro Comercial MODOO de Oviedo, para establecer su negocio en los primeros meses de forma gratuita.
En Gijón, desde el programa Impulsa Empresas, se desarrollan diferentes acciones como talleres de iniciativas empresariales o espacios para emprendedores. Algunas son tan curiosas como el Programa reemprender, planteado para emprendedores que buscan una segunda oportunidad para poner en marcha un nuevo proyecto, luchando así contra el estigma del fracaso empresarial.
En Avilés gran parte de la iniciativa empresarial se concentra en el Centro de Empresas la Curtidora, donde ofrecen servicios y ayudas tanto a nuevas iniciativas como a empresas que buscan establecer un centro de trabajo en la ciudad. Desde aquí también se gestionan préstamos participativos para facilitar la financiación.scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p