Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 394 invitados conectado(s)
Asturias Empresarial Otros reportajes Tremañes (Gijón). Motor industrial

Tremañes (Gijón). Motor industrial

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Lunes, 01 de Octubre de 2012 12:33
Dentro del término municipal de Gijón, el barrio de Tremañes presenta una altísima ocupación industrial, con varios polígonos muy cercanos entre sí. Es un antiguo barrio obrero que se ha ido transformando en zona empresarial, sin dejar tampoco de lado un uso residencial.

Parque Empresarial La PeñonaSituado en la parte oeste de la ciudad, entre el núcleo puramente urbano y las instalaciones de Arcelor, y muy cerca del puerto del Musel, Tremañes se ha convertido en un importante foco industrial, con polígonos como Mora Garay, Bankunión, Los Campones, La Peñona, Somonte o La Lloreda, entre otros. La alta ocupación de empresas de todo tipo convive con el trazado urbano del antiguo barrio, donde aún se pueden ver antiguas casas con huerta, junto a chalets adosados de nueva construcción. Tremañes es un barrio con personalidad propia, que en ocasiones ha sufrido las consecuencias de la falta de planificación urbanística, y el espíritu obrero de sus habitantes ha ido dejando sitio también para el ambiente residencial de los que huyen de los altos precios del centro.
Aunque hay determinadas áreas industriales de promoción privada, la mayoría se ubican en terreno municipal, de modo que es el Ayuntamiento de Gijón el encargado de muchos de los trabajos de mantenimiento y renovación de infraestructuras. En esta línea, recientemente se ha puesto en marcha un plan de limpieza de la mano de Emulsa (Empresa Municipal de Servicios de Medioambiente Urbano de Gijón), que durante este otoño y la próxima primavera se desarrollará en distintos polígonos del municipio. Las tareas de limpieza y desbroce tendrán una periodicidad semestral, y buscan mejorar el estado de los viales y zonas verdes públicas de estas zonas. El primer polígono beneficiado ha sido Somonte, seguido de La Peñona, y en octubre se prevén actuaciones en Los Campones, Mora Garay, Tremañes, Porceyo y Lloreda Este. En total son diez trabajadores de la empresa pública los que se ocupan de estas labores, ofreciendo un servicio básico y muy valorado por los usuarios, trabajadores y empresarios de la zona.
Tremañes es pues un barrio en auge, con más de 250.000 habitantes censados, a los que hay que sumar los miles de trabajadores que se desplazan diariamente a los polígonos industriales de la zona.

Bankunión, los pioneros

BankuniónDividido en dos fases -pública y privada- Bankunión fue el primer polígono en establecerse en la zona, y como tal se beneficia de una estupenda ubicación geográfica y buenas comunicaciones.

El primer polígono en conocerse como tal fue Bankunión, cuyas raíces se remontan a los años sesenta. Tiene dos partes perfectamente diferenciadas, ya que la primera fase, Bankunión I, es de gestión municipal, de modo que es el Ayuntamiento el que se ocupa de que las infraestructuras estén en condiciones: agua potable, saneamiento, alumbrado público, fibra óptica... Bankunión II, en cambio, es de gestión privada y son los propios empresarios los que administran los servicios básicos a través de una Comunidad de Propietarios. La cercanía al puerto del Musel es una de las grandes bazas de esta zona industrial, que cuenta con buenas comunicaciones tanto por ferrocarril como por carretera y disfruta también de la cercanía al aeropuerto, a menos de cuarenta kilómetros.
En el límite de Bankunión II se encuentra el polígono de La Peñona, nacido en 2004 a la sombra del plan de urbanización de la zona. Al plantear desde un principio la ocupación industrial, el ordenamiento de las cincuenta y nueve parcelas disponibles es modélico y ha incluido desde los servicios básicos (red de saneamiento, apertura y asfaltado de viales, soterramiento de líneas eléctricas) hasta los de valor añadido (mobiliario urbano, creación de zonas verdes).
También de reciente creación es el polígono de La Lloreda, que se une al de Los Campones, que toma su nombre de una larguísima avenida jalonada de naves industriales y viviendas.

Somonte, con nueva cara

SomonteMás de dos mil trabajadores acuden diariamente a este polígono, que acaba de beneficiarse de la campaña de limpieza del Ayuntamiento de Gijón.

Con un pie en la vecina parroquia de Cenero, la mayor parte del polígono de Somonte se ha beneficiado ya de las labores de limpieza y puesta a punto de Emulsa, para satisfacción de la Asociación de Empresarios. "La verdad es que hay que agradecer la labor del Ayuntamiento de Gijón, porque están llevando a cabo lo que no se hizo en doce años", valora José Antonio Menéndez, Presidente de la Asociación: "Han limpiado todas las calles del polígono, se ha instalado una marquesina que se suma a la que ya había, y los usuarios de los autobuses lo van a a agradecer cuando empiece el mal tiempo".
Además de contar con transporte público (autobús y tren), también se ha aumentado la señalización para llegar al polígono, dando respuesta a una de las reivindicaciones históricas de la Asociación, que se quejaba de las dificultades que sufrían para llegar los no conocedores de la zona. "Son pequeñas cosas, pero para nosotros son importantísimas", resume Menéndez, sobre todo teniendo en cuenta la situación general y que hay muy poco movimiento en las industrias, así que es importante mencionar estas mejoras".
También se ve la solución a otro de los problemas que se arrastra desde hace años: está pendiente el arreglo de la parte de atrás del polígono. "Es algo muy importante que permitiría, por ejemplo, el acceso en caso de incendio. Llevamos ya tiempo pidiéndolo, y nos han prometido que se va a hacer, de hecho ya han estado aquí responsables del Ayuntamiento en dos ocasiones para estudiarlo sobre el terreno. No hay motivo para pensar que no está en marcha, aunque no conocemos los plazos".

Mora Garay y Balagón, mejoras sencillas

Mora Garay y BalagónTras una remodelación integral llevada a cabo hace un par de años, los polígonos de Mora Garay y Balagón reivindican pequeñas y vitales mejoras.

Es una de las zonas industriales más grandes de Tremañes, y una de las más estructuradas, con una ocupación del cien por cien. Recientemente ha sido reacondicionada, de modo que el estado general del polígono es bueno y los empresarios pueden llevar a cabo su trabajo con toda normalidad. Sin embargo, desde la Asociación de Empresarios tienen todavía una lista de reivindicaciones para mejorar: "El polígono está en muy buen estado, pero hay pequeños defectos que son fácilmente corregibles, como reponer el cartel que indica la calle Juan de la Cierva, algo que genera muchos problemas cuando el correo no llega correctamente". Es uno de los temas que pone encima de la mesa Ángel Breijo, Presidente de la Asociación de Empresarios (Asembagal). Las obras recientes también dañaron unos jardines situados en la calle Isaac Peral, que la Asociación había construido con fondos propios: "la subcontrata que se encargó de construir el muro de FEVE no tuvo ningún cuidado y tiró ahí todos los cascotes, el cemento, rompieron las mangueras de riego por goteo y destrozaron el jardín, que estaba precioso y nos había costado mucho hacerlo. Estamos reclamando y no entendemos por qué no se arregla".
Más allá de cuestiones estéticas, hay otro tema que preocupa mucho en la zona: la estructura del apeadero del ferrocarril, que muchos trabajadores utilizan diariamente, obliga a cruzar las vías para acceder al polígono. Es peligroso y ya se ha cobrado varias víctimas mortales. Por eso desde Asembagal llevan tiempo pidiendo que se haga un apeadero en el lado contrario del que ya existe, para evitar riesgos innecesarios: "el problema son los permisos, porque las obras serían baratísimas. Pero son las administraciones las que tienen que implicarse con este tema, que además es vital. ¿Cuánta gente más tiene que morir para que se decidan a poner una pequeña plataforma?", se lamenta Breijo.
Hay un tema que preocupa mucho en la zona: la estructura del apeadero del ferrocarril, que obliga a cruzar las vías para acceder al polígono.
El aparcamiento es otro de los temas que siempre surgen en las reivindicaciones, ya que si bien hay espacio para aparcar, éste muchas veces es usado por personas ajenas al polígono, como feriantes o transportistas, que dejan la caja del camión cuando no está en uso: "Teniendo un estupendo Centro de Transportes al lado, la gente prefiere aparcar aquí porque es gratis. Pero eso nos crea un montón de problemas, porque impiden las maniobras de los trailers dentro del polígono. Si a esto le unimos que tenemos un aparcamiento en el que entran a jugar los niños de las barriadas contiguas y a veces dañan los coches, el problema no se arregla. Desde nuestro punto de vista, habría que cerrar este aparcamiento, que no sería complicado, y por otro lado prohibir el estacionamiento a vehículos ajenos al polígono, porque no hablamos de aparcar para hacer una gestión, sino de gente que lo deja ahí meses enteros".
Además, en la parte norte del polígono se están llevando a cabo unas obras de FEVE. Una vez se terminen se podrá tener un acceso por la parte norte, lo que mejorará las comunicaciones de la zona. Son, insiste el Presidente de los Empresarios, problemas de fácil arreglo, y pequeñas mejoras que vienen a sumarse al buen estado general. Además, en breve se va a inaugurar un nuevo Centro de Servicios que añadirá facilidades al funcionamiento diario de las empresas y de la Asociación.
Fotos: Fusión Asturias
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p