Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 509 invitados conectado(s)

Laviana. Patrimonio vivo

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 04 de Abril de 2017 09:19
Muchos son los bienes naturales, culturales, históricos e industriales que posee Laviana. Y su mayor logro es darlos a conocer a través de rutas que los agrupan temáticamente. De este modo, edificios, caminos o ruinas toman vida a través de los pasos del senderista interesado en esta tierra de verdes pastos y gran tradición.

Ruta De la Prehistoria a la Era Industrial (casona de los Menéndez Argüelles en L'Aldea). Laviana

La bella Laviana emerge entre montañas y cauces de agua. Porque Laviana tiene nombre de hermosa mujer, esa que en la sencillez de sus montañas y pastos transmite la naturaleza más auténtica. Una mujer que inspira relatos y poesías, no en vano el escritor Armando Palacio Valdés la convirtió en escenario de cinco de sus novelas. Laviana es la mujer sacrificada de antaño a través de actividades tan exigentes como la minería y la ganadería, y la mujer fuerte que encara el futuro con la frente alta.
Así es Laviana y todo ello puede sentirse si relajamos la mente y dejamos que los pies discurran por los caminos trazados, todos ellos agrupados en el programa Conoce y Vive tu Patrimonio. Las rutas están guiadas por la Asociación de Profesionales de guías turísticas del Principado de Asturias y para su elaboración se contó con la investigación del historiador Luis Benito García y la colaboración de Rosa María Álvarez Campal en tema de arte.

Literatura, arquitectura y naturaleza

En reconocimiento a quien supo transmutar en prosa esta tierra, comenzamos el camino en la Casa Museo y Centro de Interpretación de Armando Palacio Valdés. Situada en Entrialgo, vio nacer al escritor que fue nominado al premio Nobel de Literatura en 1928, y hoy alberga la Oficina de Turismo, repasa la vida y obra del autor y la historia de Laviana a principios del siglo XX. Es el primer paso de la ruta Recuperando la Aldea Perdida, que visita patrimonio tradicional como una panera o un molino hidráulico, elementos indispensables en las comunidades campesinas.
La ruta Trama y evolución urbana de Pola de Laviana se decanta, sin embargo, por el descubrimiento de los edificios históricos más relevantes de la capital del concejo, como el Cine Maxi –de estilo art déco- o la Iglesia de Santa María de la Asunción, diseñada por el arquitecto Luis Bellido. A través del recorrido, podremos ver la evolución arquitectónica que convierte la capital en un crisol de estilos.
Si deseamos adentrarnos en el Espacio Protegido de las Cuencas Mineras y disfrutar de un entorno natural envidiable la mejor opción es seguir la ruta Les Foces del Raigosu, que partiendo de Mestres nos adentra entre bosques de castaños que velan nuestros pasos, para dar luego relevo a la hayas, abedules y a la mayor acebeda de todo el Espacio Protegido. Peña Mea y la Peña Fano vigilan desde lo alto, mientras el río el Raigosu y el arroyo del Gatu se llevan nuestras preocupaciones con la corriente de sus aguas cada vez que damos la curva en una de sus hoces. Sin olvidar que al principio del recorrido nos aguarda la Cueva Les Xanes; solo su nombre nos transporta a un lugar mágico donde cualquier cosa puede suceder.

Lugar de paso y de encuentros

Ruta del Patrimonio Industrial (al fondo las tolvas). LavianaLaviana no es lugar cerrado en sí mismo. Ya durante la época de la presencia romana en la zona, había una importante vía de comunicación que atravesaba el territorio. La documentación habla de la vía que cruzaba el puerto de Tarna y seguía el curso del río Nalón, y las zonas empedradas que todavía se conservan confirman la existencia de una importante calzada. Por otro lado, en sus inicios el Camino de Santiago Primitivo, en su discurrir hacia Oviedo, tenía una ruta que pasaba por este concejo. Todo ello trajo a Laviana comercio, noticias, conocimiento y sobre todo, apertura a nuevas ideas y gentes. Con el tiempo, estos senderos decayeron en desuso, pero el paso por Laviana fue siempre empleado como conexión ganadera entre el centro de Asturias y los mercados de la Meseta.
Apoyándose en esta base, la ruta Caminantes, viajeros y peregrinos da a conocer edificaciones o elementos arquitectónicos derivados del paso de gentes diversas por estas tierras. En este contexto, se propone la visita al puente de Villoria –en el pueblo del mismo nombre-, de un solo vano y catalogado como romano; incluso hay historiadores que lo incluyen claramente como perteneciente a la calzada romana que pasaba de Vegarada a Laviana. Medio kilómetro aguas arriba se encuentra el puente de San Pedro, este de factura medieval. De la misma época se ha catalogado el puente D'Arcu, con dos arcos de medio punto ligeramente peraltados que salvan el río Nalón, muy bien cimentado y considerado uno de los puentes más significativos de Asturias ya que todo el tráfico con la meseta leonesa pasaba sobre él para salvar el río Nalón tras entrar por el puerto de Tarna.
Por otra parte, de la época esplendorosa del Camino de Santiago, se conserva el templo parroquial de Lorío, advocado a San Martín de Tours y la iglesia parroquial de San Nicolás de Villoria, que posee la única portada románica conservada en el concejo de Laviana. Y en relación al tema, Laviana tiene un especial recuerdo para Fray Ceferino González y Díaz Tuñón, que en el siglo XIX fue una emblemática figura intelectual tanto en el ámbito religioso como el filosófico.

Conocer la industria

A finales del siglo XVIII se habían encontrado en el concejo de Laviana yacimientos de hierro, cobre y otros minerales, así como el emblemático carbón, que tan grabado está en el imaginario de la región. El cambio que se produjo en la legislación minera a finales del siglo XIX promovió un auge en la apertura de minas y produjo un importante cambio en las extracciones. De la producción artesanal, se pasó a un sistema liderado por grandes empresas extractivas, aunque en Laviana nunca llegaron a invertirse grandes capitales. De aquellos tiempos, todavía quedan ejemplos que permiten recrear aquellas ajetreadas labores y que pueden conocerse siguiendo la Ruta del Patrimonio Industrial.
Cerca del centro urbano de Pola de Laviana hay restos de las tolvas en las que se almacenaba el carbón, y recuerdos del ferrocarril que recogía el material. Como ejemplos de los vestigios mineros quedan el Pozo Carrio –que sigue en activo en la actualidad-, Pozo Barredos, El Cantiquín y Los Cuarteles, donde se aprecian los antiguos cargaderos o la entrada de la mina Amada. Y encontramos restos industriales con solo acercarnos al Polígono Industrial El Sutu.
Cerca del centro urbano de Pola de Laviana hay restos de las tolvas en las que se almacenaba el carbón, y recuerdos del ferrocarril que recogía el material.

De la Prehistoria a la Era Industrial

Se considera que la cultura megalítica estaba presente en Asturias en aquellos lugares donde el pastoreo se hallaba más asentado. Y Laviana puede confirmarlo, puesto que en la Campa Fresneo donde todavía hoy pasta el ganado, se han localizado agrupamientos tumulares que delatan la presencia de antiguos moradores del Megalítico. Es en este punto donde se inicia la ruta De Campa Fresneo a El Condao, para conocer la historia del concejo desde la prehistoria hasta el auge de la era industrial. Cerca está La Robellá, a 630 metros de altura y con unos pastos abundantes que propiciaron una especialización ganadera. El lugar es cuna de uno de los linajes más poderosos de Laviana, los Menéndez Argüelles, fundadores de La Casona de La Robellá y de la ermita de La Caridad. Descendiendo hacia el valle, el paisaje se amplía y nuestra vista se detiene en los pueblos de La Ferrera, Boroñes y La Xerra. Un trío con patrimonio etnográfico muy bien conservado, como el conjunto de hórreos de La Ferrera. En Boroñes se ubica la Capilla de Santa Rita –reedificada tras un incendio- y la Casa de Bernaldín. Por su parte, La Xerra no tiene ningún asentamiento religioso. De hecho, antaño destacaba su antroxu, considerado fiesta mayor en el pueblo, de diez días de duración y conocido como la fiesta´l pecau. El contrapunto perfecto a la religiosidad imperante.
En la Campa de Fresneo se han localizado agrupamientos tumulares que delatan la presencia de antiguos moradores del Megalítico en la zona.

Seguimos rumbo a El Condao, y antes nos detenemos en L'Aldea para admirar la Casona de los Menéndez Argüelles, de origen barroco y con numerosas modificaciones, y El Corón, posiblemente un asentamiento castreño. Y se acerca ya el punto final del recorrido: El Condao. Su iglesia parroquial tiene sus orígenes a principios del siglo XII, aunque ha sido modificada y ampliada en varias ocasiones, además de sufrir un incendio. Mención especial merece un viejo texu que lleva años presidiendo el centro de la plaza de esta iglesia. Silencioso observador asociado a la espiritualidad asturiana, ve cómo nos encaminamos hacia el Torreón, de planta rectangular y que data de la época romana, la Casa del Xerrón y la Casa de Les Boles.
Al terminar alguno de estos intensos paseos, se establecerá con Laviana un vínculo afectivo y una implicación para cuidar su patrimonio. Para ampliar esta conexión con el territorio, próximamente se inaugurará la Ruta de Barredos a Tiñana, que viene a sumarse a las ya existentes.

Excmo. Ayuntamiento de Laviana • Plaza Armando Palacio Valdés N° 1 • 33980 - Pola de Laviana (Asturias)
Pinche aquí para ver más reportajes de esta comarcascroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p