¿Y qué pasa si no nieva?

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 29 de Diciembre de 2015 10:45
Pues que aún hay mucho que hacer y ver en el concejo de Aller. Más allá de la temporada de esquí, los agentes implicados están haciendo un gran esfuerzo para desestacionalizar el turismo, generando atractivos durante todo el año para sacar partido a su impresionante patrimonio natural. El Ojo de Buey, en Peña Mea
Aller es un paraíso para montañeros y senderistas, que disponen de cantidad de opciones para recorrer el concejo, en verano o en invierno. De hecho, y como siempre en montaña, es necesario consultar la predicción meteorológica antes de salir, ya que la nieve puede complicar determinadas rutas como la de Peña Mea. Se trata de un trayecto de dificultad media alta que discurre entre praderías y estrechos caminos para culminar en el "Ojo de Buey", una de las estampas más reconocibles del concejo: un espectacular agujero en la roca caliza del macizo de más de veinte metros de diámetro.
Otra ruta posible atraviesa las foces de El Pino, Monumento Natural en forma de desfiladero de roca caliza lleno de cascadas gracias al curso del río Valmartín. Siguiendo el camino señalizado se puede conectar con otras foces, las del río Ruayer, contando con que la ruta es larga: 18 km lineales, por lo que hay que guardar fuerzas o tener un plan B para la vuelta.
El Anillo Ciclista de la Montaña Central incluye una ruta de corta duración entre Santibanes de Murias y Cabañaquinta, desde la que se pueden plantear diferentes variaciones.
Felechosa, a 13 km del alto de San Isidro, es una referencia en servicios de hostelería, y el punto de partida de varias rutas de interés, como la de Las Brañas, que permite conocer de cerca estas cabañas de uso ganadero; o la Senda Verde Foyoso, un agradable paseo por el bosque que da nombre al itinerario.
Son sólo unos ejemplos que dejan claro que el turismo de naturaleza tiene opciones en cualquier época del año, adaptándose a las condiciones de cada estación. Incluso si el tiempo no anima a las actividades en el exterior, se pueden plantear otras como la visita al Nido del Urogallo, situado en la antigua escuela de Santibáñez de Murias. Se trata de un centro dedicado a esta ave, catalogado como especie en peligro de extinción, en el que se puede ver una exposición permanente estructurada en paneles expositivos dedicados a las principales características de este animal, su hábitat y situación actual. La visita es gratuita y concertada, previa reserva en la Oficina de Turismo de Aller.

Desestacionalizar

Es la palabra mágica. Es lo que se lleva años peleando, por ejemplo, con iniciativas como la berrea. En esto los empresarios de Aller han sido pioneros, ya que hace unos quince años que se empezó a promocionar el espectáculo natural que ofrecen los venados en época de celo, entre septiembre y octubre. Las empresas de turismo activo ofrecen excursiones en las que se busca avistar a los machos, con sus grandes cornamentas, y escuchar sus bramidos para atraer a las hembras. Requiere un exquisito respeto al entorno, evitando molestar a los animales, además de una cuidadosa coordinación con las posibles cacerías, que también están en época. La berrea es un recurso turístico en alza, y los hosteleros y hoteleros ofrecen paquetes especiales para poder disfrutarlo en condiciones.
Otro punto fuerte es el tirón de la gastronomía: venir a comer a Aller es una tendencia que ha dejado de ser moda para convertirse en costumbre. Las jornadas gastronómicas temáticas son fundamentales para atraer a los comensales, con propuestas como la carne de potro, la ternera allerana, el certamen de la hamburguesa, las jornadas del bonito, la semana del cachopo o los callos, los ya tradicionales Menús de Nieve... Se intenta que al menos cada mes haya una convocatoria diferente, y que las citas se vayan consolidando para fidelizar a los visitantes.
Felechosa, a 13 km del alto de San Isidro, es una referencia en servicios de hostelería, y el punto de partida de varias rutas de interés, como la de Las Brañas o la Senda Verde Foyoso.
Gran parte de esta dinamización turística corre a cargo de la Asociación Aller Experiencias, que agrupa a hosteleros, hoteleros y empresas de turismo activo del concejo para presentar y potenciar los recursos del concejo. De aquí nacen actividades como excursiones guiadas o talleres de fotografía en la naturaleza.
Uno de los recursos a disposición de los visitantes es la posibilidad de pertenecer al grupo de Aller Adictos mediante una tarjeta gratuita que permite acceder a descuentos en alojamientos, restaurantes, turismo activo y actividades concretas, además de un 10% de descuento directo en los diferentes eventos gastronómicos propuestos. Se trata de un programa de fidelización especialmente vinculado a la gastronomía y al turismo, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Aller en el marco del Plan de Competitividad Turística de Turismo Gastronómico de Asturias.

La revolución BTT

Las bicicletas estimulan la economía. Esto, que ya tienen claro en otros países de gran tradición ciclista como Francia o Italia, está empezando a calar hondo en la zona, ya que están viendo como este deporte está creciendo exponencialmente. Los ciclistas son una comunidad activa y comunicativa: se recomiendan rutas y tracks especialmente a través de redes sociales, así como alojamientos afines, lugares donde comer bien...Anillo Ciclista de la Montaña Central
Para no perder comba, el Anillo Ciclista de la Montaña Central incluye lógicamente a Aller en su trazado, en una ruta de corta duración entre Santibanes de Murias y Cabañaquinta. A partir de ahí se pueden plantear diferentes alternativas, como la mítica subida a Cotobello, conocida por el gran público gracias a su inclusión en la Vuelta Ciclista a España 2010, y muy valorada por los aficionados. Se trata de un puerto de diez kilómetros situado prácticamente en el centro geográfico del concejo. Una dura ascensión sin descansos con rampas del 10-12%, que termina a casi 1.200 metros de altitud, premiando el esfuerzo con las vistas.
Otra alternativa, para los que deseen ampliar el trazado de esta quinta etapa del Anillo Ciclista es empezar la ruta en Moreda dirección Santibáñez de Murias, y después de recorrer la etapa "oficial" pasar a La Collaona para rodar por los cordales de Logalendo y Navaliego, tal y como se explica en la web del Anillo, bttasturias.es. Aunque en realidad prácticamente todo el concejo es territorio "biker", ya que existen toda una gama de recorridos que van desde la BTT más técnica hasta la marcha cicloturista para toda la familia.
Es una vertiente de ese turismo de naturaleza que aún tiene mucho por explotar, y Aller tiene todas las posibilidades para hacerlo, sin dejar de lado otras opciones como el trail o carrera por montaña. Un deporte de moda que tiene en el Trail Alto Aller una convocatoria clásica, para aprovechar la máximo las estupendas condiciones del entorno.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejoscroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p