Cadavedo. Un balcón con vistas al Cantábrico

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Viernes, 31 de Marzo de 2017 11:33
Cadavedo se asoma al Cantábrico desde uno de los rincones más privilegiados del occidente asturiano. Galardonado en el año 1.954 como 'Pueblo más Bonito de Asturias', este enclave perteneciente al concejo de Valdés, ofrece al visitante lugares mágicos en los que poder vivir nuevas experiencias todas ellas vinculadas a la tranquilidad y la naturaleza.

Ermita de La Regalina, en Cadavedo
Ahora que se acerca el verano y el buen tiempo, una de las principales actividades que se pueden realizar es pasar un día en la playa de Cadavedo o Ribeirona. Un arenal en forma de concha que tiene 400 metros de longitud y que se sitúa cerca del límite con Cudillero, a dos kilómetros del núcleo urbano. La playa, que cuenta con un área de aparcamiento duchas y servicio de socorrista en temporada alta, forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Occidental de Asturias y es perfecta para pasar un día en familia y practicar submarinismo o pesca deportiva.
Los peregrinos que llegan a este enclave a través del Camino de Santiago del Norte o Camino de la Costa, quedan prendados de la belleza que encuentran en este tramo en el que se mezclan lugares de gran interés paisajístico y cultural. Una prueba de ello es la ermita de La Regalina donde cada último domingo de agosto se celebra una de las romerías más conocidas de Asturias y que se declaró de Interés Turístico Regional en el año 1977. El día de la romería comienza con un desfile folclórico que parte del barrio de Rapa y llega hasta la ermita, donde los participantes desfilan vestidos con trajes tradicionales asturianos y van acompañados de carros engalanados para la ocasión. Una vez que todos llegan al Campo de La Garita, se celebra una misa, se baila la danza prima y se saca a la virgen en procesión. El día continúa con la celebración de una comida campestre, música y bailes tradicionales.
Pero si hay algo que llama poderosamente la atención de los peregrinos que llegan a Cadavedo en su camino hacia Santiago, son las vistas que se obtienen en este tramo del camino: acantilados, playas y calas, cabos... Todo aquí es salvaje y perfecto. Recientemente se ha señalizado un tramo de la Senda Costera que atraviesa el municipio, concretamente el tramo de ocho kilómetros que discurre entre Cadavedo y Quintana. Este recorrido comienza en el Campo de la Ermita de la Regalina donde hay un panel informativo, para luego atravesar la rasa costera y llegar hasta Campiecho. Tras un tramo de bajada y otro de subida se llega hasta Villademoros y de ahí a Quintana donde se puede descansar en su playa.
Otro elemento que define el carácter de estas tierras son las personas que dejaron un legado que ha perdurado hasta nuestros días. Una de ellas es el Padre Galo que aunque nació en Cadavedo en el año 1884, pasó parte de su vida en conventos de España y del extranjero donde adquirió grandes conocimientos en historia, arqueología y lingüística. Gracias a su labor y a su dedicación a la cultura local, el bable valdesano cobró importancia, ya que lo empleó para escribir cientos de rimas bajo el seudónimo de Fernán Coronas. Su obra maestra fue Rimas Valdesanas y gracias al amor por su tierra podemos actualmente disfrutar de la fiesta de La Regalina, una romería en honor a la Patrona de Cadavedo. Hoy día es posible visitar su casa natal en Cadavedo, rehabilitada como equipamiento museístico que alberga una biblioteca con obras en bable y en castellano y un taller de indumentaria tradicional. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejoscroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p