Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 453 invitados conectado(s)
Entrevistas Entrevistas El valor del tiempo. José Canseco. Asociación para la Racionalización de Horarios

El valor del tiempo. José Canseco. Asociación para la Racionalización de Horarios

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Mariló Hidalgo   
Jueves, 28 de Enero de 2016 11:27
Las veinticuatro horas del día se quedan cortas para hacer todo lo que tenemos en la cabeza y eso, que causa una insatisfacción continua, no es por falta de tiempo sino por una mala gestión. Una organización incorrecta tiene consecuencias negativas en la vida diaria. José Canseco, coordinador en Asturias de ARHOE, asegura que las cosas pueden cambiar, si queremos. José Canseco. Asociación para la Racionalización de HorariosHace diez años se crea la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España, una entidad sin ánimo de lucro cuyos fines son concienciar a la sociedad sobre el valor del tiempo y la importancia de gestionarlo bien, así como promover medidas que faciliten una racionalización de los horarios en nuestro país. Esta Comisión está formada por representantes de 136 instituciones y entidades: ministerios, empresarios, sindicatos, universidades, sociedad civil... Su brazo gestor es ARHOE.

-¿Por qué valoramos tan poco el tiempo en nuestra vida diaria?
-No lo sé, pero te pongo un ejemplo: hoy he tenido tres reuniones y en la última la persona con la que había quedado se ha retrasado veinte minutos. Tendríamos que observar cómo utilizamos el tiempo, en qué se nos escapa para hacer un uso racional del mismo. La puntualidad debería ser un principio ético, porque el tiempo de los demás vale tanto como el nuestro.
Es un tema cultural. Los anglosajones contrastan con los latinos, van más al grano, priorizan las tareas, tienen un entrenamiento mental en la distribución del tiempo. Nosotros damos más importancia a la relación con la que disfrutamos y al final repartimos el tiempo que nos queda en el resto de cosas. Una persona que está jubilada, por ejemplo, ralentiza sus hábitos diarios y lo que antes hacía en una hora -como por ejemplo la compra- ahora lo hace en dos porque le sobra tiempo.
-¿Somos conscientes de los desajustes que provoca un mal horario?
-Creo que las empresas que tienen un nivel de profesionalización o de medición de sus resultados, sí se dan cuenta de esto. Un responsable de un equipo con habilidades de gestión puede hacer que su equipo aumente el rendimiento hasta un 80% en el desempeño de sus funciones. ¿Trabajando más horas? No: usando mejor su tiempo, priorizando y centrando la mirada en los resultados que se quieren obtener. En nuestra vida personal pasa lo mismo, todos tenemos veinticuatro horas, de cómo las organizamos dependen más cosas de las que nos imaginamos.
"Proponemos adelantar el horario del 'prime time' televisivo, así se podría descansar más y mejorar nuestra calidad de vida"
-¿En qué nos beneficiaría equiparar nuestro horario al europeo?
-Se trata de recuperar nuestra antigua vinculación con el meridiano de Greenwich -la hora solar que nos corresponde- como hizo el resto de países europeos una vez finalizada la II Guerra Mundial. Esto supondría retrasar una hora el reloj y adaptar el horario al de Londres, Canarias o Portugal.
Si hacemos este ajuste, por ejemplo, los tiempos de comidas se equipararían con el resto de Europa. Y las empresas que trabajan con proveedores o clientes en la UE tendrían el mismo horario, no como ahora, que iniciamos la jornada en un tiempo similar y terminamos dos horas más tarde. Este cambio ayudaría también a terminar con las jornadas laborales eternas y flexibilizar horarios: dormimos menos horas que nuestros vecinos europeos y además somos menos productivos.
-Esa medida afectaría positivamente a nuestro ámbito personal y familiar.
-Si nos levantamos a las siete y media de la mañana y nos acostamos después de ver una película o una serie, a las doce y media o una, al final dormimos entre seis y siete horas. En el caso de los niños, es aún peor. Desde ARHOE proponemos adelantar el horario del 'prime time' televisivo para que los programas terminen antes de las once de la noche. Eso ya está funcionando en otros países y les va muy bien. Emiten los informativos a las siete y media u ocho de la tarde, el 'prime time' se adelanta una hora y a partir de las once sigue la programación en plan divulgativo, de debate, etc. Sería un cambio de hábitos, así se podría descansar más y mejorar nuestra calidad de vida.
Asociación para la Racionalización del Horarios

-¿Qué supondría aumentar la flexibilidad laboral?
-Las encuestas dicen que los españoles trabajan más horas que el resto de los europeos, y en cambio producen la mitad. Si se cambiara el horario y se aplicase la jornada intensiva, como en los países nórdicos, aumentaría la productividad. Habría posibilidad de entrar antes, salir antes, utilizar menos tiempo en las comidas... Esto exige un cambio de mentalidad, terminar con la cultura del 'presentismo' y valorar a las personas por sus resultados, porque más horas de presencia en el puesto de trabajo no garantizan más eficiencia. Una empresa con un horario flexible va a tener más contentos a sus trabajadores, que van a rendir más porque podrán conciliar la vida laboral con la familiar.
-Si cuando se aborda el tema de la racionalización de los horarios todo el mundo está de acuerdo, ¿dónde radica el problema para que esto no se traduzca en medidas concretas?
-Creo que no existe una creencia real a nivel institucional. Cambiar el uso horario es firmar un Real Decreto y eso económicamente no supone nada. Tampoco habría un coste a nivel social. Sin dar nombres, ha habido instituciones públicas, privadas y políticas que se han comprometido por escrito con la Comisión y luego no han hecho nada. Cuando hay un escenario sociopolítico con varios actores, unos esperan a que sean otros los que den el primer paso, cuando debería de ser todo lo contrario.
"Una empresa con un horario flexible va a tener más contentos a sus trabajadores, que van a rendir más porque podrán conciliar la vida laboral con la familiar"
Una compañía pone en marcha una nueva organización, con medidas buenas para todos y en tres o cuatro años ha generado una nueva cultura y se ha conseguido una mayor flexibilidad: se cumplen objetivos, los empleados están más contentos, hay más compromiso y responsabilidad. Miras a otras que no lo han aplicado y el resultado es muy distinto.
-¿En qué situación nos encontramos en Asturias?
-Apenas llevamos tres años trabajando aquí. La primera vez que acudimos a la Junta del Principado la gente no sabía de qué hablábamos, pero ahora el tema ya se conoce. Hemos hecho tres Mesas Regionales, la última a finales del pasado año en Avilés y se nota aperturismo. El siguiente reto es que en los próximos años pasemos de los apoyos de palabra al apoyo real.
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p