Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 393 invitados conectado(s)
Opinión Firmas Xaviel Vilareyo Xuan María Acebal y el tradicionalismu bable

Xuan María Acebal y el tradicionalismu bable

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Xaviel Vilareyo   
Viernes, 27 de Febrero de 2015 13:07
Nesti mes de marzu conmemórase'l bicentenariu del nacimientu n'Uviéu de Xuan María Acebal y Gutiérrez (8 de marzu de 1815) ún de los más afamaos restauradores de la lliteratura culta escrita n'asturianu y destacáu representante de la ideoloxía tradicionalista. Xaviel VilareyoEl tradicionalismu más ultraconservador foi de los pocos sectores ideolóxicos que durante'l sieglu XIX s'empeña con enfotu en fomentar y prestixar la llingua asturiana como elementu simbólicu de la tradición heredada históricamente.
Acebal foi políticamente un tradicionalista extremu, siempre apegáu al ultracatolicismu y llueu militante del carlismu. N'Uviéu col so hermanu fundó negocios como un taller de fundición destacando como artista escultor. El xenru d'Acebal foi Guillermo Estrada, xefe políticu de los carlistes n'Asturies, col que siempre tendría amistá. Entamada la tercera Guerra Carlista en 1783 exíliase en Francia onde vivió varios años por mieu a represalies de los lliberales.
Los oríxenes del tradicionalismu tán naquel sector de población ultraconservadora que s'opuso rotundamente a los avances democráticos de la Constitución de 1812, representaos nel "Manifiestu de los perses". Les Guerres Carlistes nun fueron sinón una consecuencia d'esti enfrentamientu d'idees ente lliberales y tradicionalistes, afrancesaos y castizos, progresistes y conservadores, en resume ente izquierda y derecha, que perduró per tiempu. El catolicismu apoyaba más bien al tradicionalismu polo que munchos relixosos sufrieron persecución polos lliberales. Na Década Ominosa fueren los lliberales los que sufrieren represión o exiliu.
La esencia del tradicionalismu ye una defensa total de toles tradiciones tresmitíes pela historia pasada, ente elles los usos y costumes ancestrales, el folclor, la relixón católica y la llingua autóctona: el bable o asturianu. Asina, tol orden social tien que tar sometíu a l'autoridá superior de Roma, siguendo'l modelu medieval. Defiende una sociedá dividia n'estamentos (nobleza, cleru, campesinos) y non en partíos políticos qu'habríen a prohibise. El rei tendría una autoridá absoluta sometida a la llei divina como garantía d'estabilidá y porque eso yera "lo tradicional". Pel mesmu motivu había que cultivar el bable porque yera l'idioma tradicional de siempre.vilareyo-marzo

Ye curioso comprobar cómo nel XIX y parte del XX són los sectores más conservadores los que s'empeñen en promocionar el bable frente al despreciu o desinterés d'escritores "progresistes"
El tradicionalismu tien una tendencia rexonalista, de defensa de los valores locales y fueros medievales, que medró abondo nes Bascongaes y Navarra a través de tradicionalistes como Sabino Arana fundador del PNV. El tradicionalismu detesta al lliberalismu y a los nuevos experimentos del socialismu y comunismu, propugnando un estáu estamental onde se representen sólo los estamentos (ente ellos el cleru) y non los partíos. Tampoco ye concebible un tradicionalismu laicu que nun seya católicu. Contrariu a idees o modes foriates el tradicionalismu propugna volver a les esencies, al raigañu, al casticismu, a lo autóctono, a les tradiciones y el bable nun ye sinón el símbolu de toa esta filosofía literalmente "conservadora" del modu de vida secular y tradicional que se veía ciertamente amenazáu pola peligrosa influencia de la nueva industrialización, proletarización foriata y estranxerización que yeren vistes como amenaza a la vida y valores tradicionales. Por tou ellu los tradicionalistes fueron contrarios a la llibertá d'imprenta y defensores de la censura y la Inquisición. En 1868 naz el partíu Comunión Tradicionalista que propón la descentralización y llibertá de les provincies.
Vázquez de Mella intentará agrupar a tol carlismu, gran filósofu de la política escribió idees como que "la verdadera voluntá ye la de les xeneraciones que se sucedieron, el pasáu, la historia, que tien la so espresión nes tradiciones esenciales d'un pueblu. Que a un pueblu se-y quite lo que recibió de los ascendientes ye lo mesmo qu'una persona mutilada que reclama la tradición como complementu del so ser". Xunto con una moderna "defensa de los oprimíos" (los campesinos) el carlismu de Vázquez de Mella ye radicalmente contrariu al centralismu madrileñu: "Al llau de los centralizadores nunca tará más que'l nuestru odiu".
Ye curioso comprobar cómo nel XIX y parte del XX són los sectores más conservadores o de dereches los que s'empeñen en promocionar el bable frente al despreciu o desinterés d'escritores "progresistes" como Clarín. Gumersindo Laverde, padre del asturianismu, o Pereda y Menéndez Pelayo yeren tamién tradicionalistes.
El tradicionalismu sobrevalora la tradición como normes y vezos heredaos del pasáu. La tradición supón dalgo permanente, que remanez y se tresmite, como la llingua popular. Repetir o imitar lo de los nuestros antepasaos, evitando cambios modernizadores o foriatos, ye lo que fai a los tradicionalistes defensores a ultranza del bable como espresión más tradicional, histórica y representativa de los raigaños d'un pueblu.scroll back to top
 

Una hora menos en Miranda

Entre 2008 y 2014, Xaviel Vilareyo escribió en Fusión Asturias un artículo mensual bajo el nombre Una hora menos en Miranda. Aquí se puede encontrar la recopilación completa de estos trabajos.

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p