Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Estos lodos

Imprimir E-mail
(5 Votos)
Escrito por Gonzalo Olmos Fernández-Corugedo   
Viernes, 29 de Abril de 2016 12:02
Estos lodos 5.0 out of 5 based on 5 votes.
En 2005 los votantes franceses y holandeses que, con su rechazo mayoritario (54% y 61% de votos negativos, respectivamente) al denominado 'Tratado por el que se establece una Constitución para Europa' enterraron la posibilidad de que la refundición de los tratados comunitarios contuviese la semilla constitucional de una futura federación de Estados europeos, en modo alguno sabrían cuál sería el desarrollo posterior de los acontecimientos y a qué clase de retos se enfrentaría una Europa desprovista en lo sucesivo del sueño épico de la integración política plena y con una arquitectura institucional y administrativa cuyas imperfecciones se han demostrado endémicas. gonzalo-olmosLa última década ha dado como resultado una Europa netamente peor, en la que crisis económica ha horadado la cohesión social y ha herido el modelo de protección pública que ha sido identidad, al menos, de la Europa Occidental; en la que prácticamente se ha desvanecido el impulso de construcción de un proyecto común, reverdeciendo, por el contrario, la desconfianza mutua e incluso cierto nacionalismo xenófobo; y cuyo papel en el mundo es, por lo general, menos influyente desde el punto de vista económico y, en muchos aspectos, político. Ninguno de aquellos que votaron contra la Constitución Europea por distintas razones, e incluso por considerar que consagraba el predominio de una visión en la que la lógica del mercado imperaría en dominios que se consideraban reservados al interés público, podría imaginar que tres años después se abriría un periodo de crisis económica, desconfianza en la moneda única, dificultades financieras graves para un número importante de Estados, pérdida de tejido productivo y crisis social, en la que la Unión ha debido reaccionar sobre la marcha ante situaciones no previstas, sin contar con los instrumentos de acción ni las políticas comunes adecuadas.
La última década ha dado como resultado una Europa netamente peor, en la que crisis económica ha horadado la cohesión social y ha herido el modelo de protección pública.
Tampoco podrían imaginar entonces que unos años después el entorno geopolítico experimentaría conmociones tan relevantes como la crisis con Rusia a cuenta de la situación en Ucrania, la convulsión en el mundo árabe, el incremento del terrorismo fundamentalista (incluyendo la participación en él de personas ya nacidas y criadas en Europa, con una enorme desafección a los valores que ésta pretendía representar), la sensación de tensión permanente instalada en París o Bruselas, la cercanía con conflictos desgarradores como las guerras civiles en Siria o Libia y la crisis de refugiados que ha mostrado la peor cara de dirigentes nacionales incapaces de superar la agenda involucionista que marcan fuerzas políticas y sociales de corte populista. Pero el hecho es que, aunque ante todas estas dificultades la Unión trata de sobreponerse y sortear sus múltiples insuficiencias con soluciones de compromiso y, en ocasiones, con medidas de mayor alcance (por ejemplo, en el ámbito económico con la unión bancaria y el Mecanismo Europeo de Estabilidad), y pese a que el Tratado de Lisboa incluyó una parte relevante de las modificaciones de carácter institucional prevista en el proyecto de Constitución Europea, desde 2005 se ha perdido el impulso de integración, el anhelo europeísta se ha sustituido por la suspicacia y el ambiente se ha tornado, con los acontecimientos de este periodo, hostil para el proyecto común, en riesgo de sufrir un retroceso importante si en los Estados termina por imponerse esta tendencia regresiva (que en buena medida ya domina el debate público).
Quizá si, por arte de magia, muchos votantes de 2005 pudiesen haber visto una síntesis de la Europa en la que algo más de una década después batallamos, se habrían pensado dos veces dirigir el tren de la integración hacia vía muerta, porque con una Unión más robusta políticamente, con más facultades de actuación, y en la que la lógica federal se hiciese valer, hubiéramos respondido mejor –no sin contratiempos, evidentemente- a la enorme dimensión de los problemas que hoy nos empequeñecen y nos hacen replegarnos en la nociva y errónea quimera del retorno a los Estados-nación.scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p