Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Opinión Firmas Gonzalo Olmos Tres imperios

Tres imperios

Imprimir E-mail
(2 Votos)
Escrito por Gonzalo Olmos Fernández-Corugedo   
Martes, 30 de Mayo de 2017 10:23
Tres imperios 5.0 out of 5 based on 2 votes.
Durante las dos décadas que siguieron a la caída del Muro de Berlín, la superioridad militar y económica de la superpotencia norteamericana planteó riesgos importantes para la estabilidad internacional y no pocas situaciones injustas. gonzalo-olmosEl abuso de la actuación unilateral, la asociación perniciosa entre intereses económicos de las grandes corporaciones empresariales y la política exterior del país, o el recurso al uso de la fuerza a despecho de las reglas del Derecho Internacional, fueron algunas muestras de los excesos de la hegemonía de Washington. En último término, la invasión de Iraq en 2003 y sus desastrosas consecuencias, la creación del centro de detención de Guantánamo, las torturas de Abu Ghraib, el menoscabo del prestigio de Estados Unidos bajo la presidencia de Bush Jr. y los excesos de la política neoconservadora, con el colofón de la crisis inmobiliaria y financiera, son las peores muestras de una forma de estar en el mundo y (des)gobernar(lo), con efectos para todos y cada uno de nosotros.
En aquellos años, el deseo civilizador residía en la multilateralidad, la gobernanza global, el refuerzo de las organizaciones internacionales, el diálogo intercultural y la cooperación entre Estados y sociedad civil, en todos los planos. Frente a la imagen atroz de las Azores, que certificaba el desprecio a la resolución pacífica de controversias y la prepotencia de líderes a caballo entre el oportunismo y el mesianismo, se alzaba la esperanza del reequilibrio y la reconducción de las relaciones internacionales a cauces en los que primase una cierta simetría y contención.
El mundo multipolar de nuestros días no es el de la soñada colaboración y respeto mutuo, sino el de la renovada carrera armamentística, el despliegue de nuevas formas de presión sobre vecinos y neutrales y la contienda descarnada por los recursos.
Los excesos del unilateralismo y, singularmente, los efectos de la crisis económica global, han dado fin a aquella etapa. El declive de la superpotencia viene coronado con el repliegue que preconiza Donald Trump y con el descrédito derivado de una dirección errática y confusa de los asuntos internacionales, como hemos visto en estos primeros meses de su mandato. Pero, lo que ha sucedido en la última década, sin embargo, no ha sido precisamente el avance hacia el anhelado multilateralismo y la prevalencia del Derecho Internacional. El reemplazo se ha encontrado en el afianzamiento de nuevos imperios, que, a remedo de los de comienzos de siglo XX, no tienen el menor interés en construir una comunidad internacional digna de tal nombre, sustentada en el Derecho y en la fortaleza de las organizaciones en las que cristalice la cooperación. El ejercicio autónomo de la fuerza, el abuso de poder, la marca autoritaria en la práctica política y en la relación con terceros, son el distintivo que caracteriza la actuación de Rusia o de China, acompañando a Estados Unidos en esta competición por el dominio. El mundo multipolar de nuestros días no es el de la soñada colaboración y respeto mutuo, sino el de la renovada carrera armamentística, el despliegue de nuevas formas de presión sobre vecinos y neutrales, el perfeccionamiento del espionaje en la era tecnológica, el control aplastante sobre la disidencia, la guerra cibernética y la contienda descarnada por los recursos. Cuando Rusia incurre en provocaciones sobre los países europeos, alienta a los líderes ultranacionalistas, invade Crimea y desprecia la integridad territorial de Ucrania o Georgia, demuestra que su recuperada fortaleza no pretende reivindicar un papel adecuado a la importancia de su país sino reverdecer sueños imperiales. En el caso de China, amparando la agresividad nuclear de Corea del Norte y desafiando a los países del entorno en contiendas territoriales, la aspiración de hacerse valer no persigue un equilibrio sino la supremacía, cuando menos en esa parte del globo.
Ninguno de los imperios aspira al progreso global edificado sobre los Derechos Humanos, la convivencia e interdependencia de pueblos y culturas y el respeto a las generaciones venideras mediante la preservación del medio ambiente. Faltan contrapesos, y no se atisba en las potencias en pugna soterrada, ni siquiera en los Estados Unidos (en pleno proceso de involución, pese a su tradición democrática), un impulso dirigido a humanizar y pacificar las relaciones internacionales. A todos ellos, por cierto, parece interesarles –lo que no es, para nada, casual- una Unión Europea débil y en crisis de identidad.scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p