Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 323 invitados conectado(s)

Dificultades para reír

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Teobaldo Antuña   
Lunes, 04 de Marzo de 2013 14:05
Es francamente difícil ni siquiera esbozar una sonrisa, pese a que en algunos sitios, como Italia, el noble arte de la política ha quedado caricaturizado por la irrupción de dos payasos aficionados; menos mal que ha participado a la vez Beppe Grillo, un activista del gremio, o por lo menos, un profesional. En España ha intentado imitarles un pretendido cómico, Toni Cantó, también sin maldita la gracia; las agresiones a mujeres no son para tomar a broma, una o dos veces al mes acaban en tragedia.

A la escuela, a aprender a conjugar verbos, sobre todo uno de la tercera, “dimitir”. Lo ha hecho muy bien el primer ministro búlgaro, agobiado por tener que poner vallas ante el parlamento; lo ha sabido hacer Pilar Pardo, ambos preocupados por la democracia (sonrisa leve). Existen también las dimisiones inesperadas, como la de Aguirre, dejando a la derecha huérfana de Esperanza, o la de Benedicto, patrón de la Fe, cuyas primeras razones hay que buscarlas en la muerte de Cristo.
Dificultades para reír.
Posiblemente no lo sepan, pero falleció en Siero el 22 de enero, según aviso en la prensa regional. José Manuel Cristobo, “Cristo” para los amigos, ejemplar trabajador de Feve. En la misma localidad se había muerto hace más de un año “Diosín”, árbitro de fútbol, así llamado “porque lo veía todo”. ¡Descansen en paz ambos pacíficos varones! Según las noticias hay otras razones para el retiro del Pontífice, y son del tipo de sus dificultades para ejercer su labor, tender puentes, aunque los escándalos son en ocasiones dulcificados por los jefes de redacción amigos. TVE dice que ha dimitido un obispo inglés “por conducta inadecuada”, término puesto de moda por la Casa Real, pero que no logra ocultar que el Señor Duque ha metido la mano en el cajón y el Señor Obispo en la entrepierna de sus seminaristas.

Como ven Vds. el idioma da lugar a ciertos juegos, a veces peligrosos; ABC, 20 de octubre: “Los Boy Scouts…venían elaborando…un archivo con…acusados de malas prácticas pederastas. Se entiende que hay usos pederastas buenos y los pasan por alto. La mala redacción puede originar equívocos, como aquel genial gazapo que ofrecía en su columna mi admirado Francisco García Pérez: “Cuantas señoras deseen entrar a formar parte de las mamás, por favor diríjanse al párroco en su despacho”.

Si escribiendo se equivoca uno, no digamos en la improvisación del reportaje en directo; aunque estemos ante un gran profesional, que prepara meticulosamente sus intervenciones, como Alberto Rodríguez: “Y mira-y que vos digo, folixeros, no sabía yo que había leche de gochu. Yo tampoco, la verdad, siempre entendí que en los mamíferos era un asunto de las hembras. (De folixa en folixa. TPA). En una de esas cadenas de televisión tóxicas hay una tertulia cuyo objeto desconozco, pero me consta que está moderada por Juan Manuel de Prada, que se dice escritor; en su literaria presencia, sin que se le cambie el gesto, afirma un ciudadano muy serio que “Herodes era un lascivio. Aparte de precursor de abortistas, pero esa es otra película; digo esto porque el Señor de Prada, en su docta pluma, en ocasiones escribe sobre cine. Pocas veces critica un guión, y eso que a veces se las traen; hace poco anoté, de “Chacal”, una muy buena: “El presidente encenderá la llama eterna a las diez”; los franceses componen una sociedad tirando a laica, por ende tienen un concepto de la eternidad bastante estrecho.

Otro error de cine: El País comenta a doble página la preocupación del profesorado por las faltas de ortografía, incluso comentan que se debería bajar la nota por la forma de escribir un examen. Asunto polémico, en otra parte habla Millás de los inquisidores de la ortografía; como en cualquier otra actividad no es bueno exagerar, aunque también es cierto que una humilde tilde cambia radicalmente el significado; “el habla” no es lo mismo que “él habla”, ¿de acuerdo? Hago esta introducción porque en el propio artículo de referencia no se acentúa el adverbio “sólo”.

Gary Cooper estaba dispuesto, aún a riesgo de perder a la guapísima Grace Kelly, a enfrentarse con los malos sin la ayuda de nadie, es decir, “Solo ante el peligro”; sin embargo el granjero artrítico desiste de acompañarle, sólo le ayudaría si vinieran más ciudadanos. Solamente si hubiera más pistolas no le dejaría solo.

(Con entendido criterio, me rectifica un buen redactor y me advierte acerca de la revisión ortográfica oficial de 2010, según la cuál la Academia considera que el contexto, y no la tilde, aclaran este tipo de soledad. Como la RAE de momento no se beneficia del dogma de infalibilidad, como en el último párrafo observarán que el Diccionario es mejorable, como soy un poco terco, mantengo el texto) También porque me parece que acentuar aclara el escrito y porque, como se verá a continuación, pequeños matices cambian la percepción de la noticia; información deportiva: “Liam Gallagher, líder de Oasis, expulsado del Bernabéu por besar a un guardia de seguridad”.

En principio me quedo algo sorprendido; hombre, si hubo tiempos en que disparaban contra ellos, si el terror en el fútbol son los botellazos de los hinchas ingleses, el hecho de que ahora les demuestren afecto casi tenían que agradecerlo. Sin embargo releo la noticia con más detenimiento y veo que la realidad no corresponde al sumario, ha besado a una agente; vaya si cambia la peli, ¡para que no se tomen en serio a las vigilantes del género en la prensa! Claro que otros, para no tener problemas, tiran por el camino del medio; TVE Canarias, preparando la transmisión de fin de año: “¡Faltan una horas!, ¡ya están aquí todos los misters y las misters!”. Lovely.

Suelo recomendar, por si las dudas, el uso de diccionarios, tanto para vocablos de otros idiomas como para el castellano, aunque el recurso no siempre funciona adecuadamente. Leo un viejo texto de Don Claudio Sánchez Albornoz en el que menciona la prestancia que de joven tenía un profesor universitario al que admiraba, Eduardo de Hinojosa, nacido en Alhama de Granada, “quienes lo conocieron decían de él, ‘está pidiendo un jaique”. ¿Qué será eso, animal, vegetal o cosa?; siguiendo mi costumbre acudo a la Real Academia de la Lengua y leo, “Jaique: especie de almalafa”. ¡Aclarado! ¿Lo ven?, ya he salido de dudas definitivamente.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p