Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 369 invitados conectado(s)
Opinión Firmas Xaviel Vilareyo Un lluxu oriental

Un lluxu oriental

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Xaviel Vilareyo   
Viernes, 27 de Diciembre de 2013 13:52
Chang llevantábase tolos díes a les nueve la mañana cola precisión d'un recluta. Salvo los domingos que lo facía una hora antes pa estirar un pocu más si cabe l'únicu día de descansu.
vilareyoDe llunes a sábadu, depués d'almorzar, abría a les diez la pequena tienduca de moda d'importación que rexentaba, Modadona, llamábase, y diba sacando pa la plazuela peatonalizada, cuasi colos güeyos zarraos, los percherinos con ruedes cargaos del xéneru, ropa d'entetiempu más que nada. Tamién vendía dellos bolsos, gorres, cintos o moñecucos de temporada como papanoeles ximelgueros y colingueros o esbardinos prestosucos de trapu y fieltru y otres caxigalines rellumoses y decoratives. Allugaba les perches y caxes delantre la tienduca con precisión milimétrica, albentestate, nel aliendu del aire y na güeyada del sol y de los paseantes mañaneros que a esa hora yeren sobremanera muyeres que conducíen los carriellos tempraniegos de la compra enfilándolos mui depacín camín del mercáu d'abastos del barriu. El xéneru que Chang ufiertaba, ficiera cutu o chorna, nunca camudaba. Yera un xeitu de ropa perenne que valía pa tol añu o si nón valía pal añu que vien. Incluso a veces valía igual pa home que pa muyer o pa nenu. Quiero dicir que nun yera una ropa de lluxu o postinero, esto ye, caro. Yeren unes prendes mui barates, tanto que si s'esfilachaben un aquello o si se-y cayíen los botones o si escarrilaba la cremallera nun importaba tanto porque podía hasta tirase tola prenda y comprar darréu otra igual. Como vengo diciendo, la ropa de Chang nun yera de marca. Vendía muncho les camises Jinhaolai a cinco euros cola so cremallerina de bolsiellu tan amañosu pa llevar el bonobús y que nun s'engurrien nin llevándoles a les Piragües nun zurrón; tamién los pantalones Zhang Wei que veníen de La China pasando enantes per Roma y vendía abondo tamién les cazadores Eder tan sedoses que pues baillar con elles sin echar pingarata de sudor.
Chang suañaba con que dalgún día tola so familia pudiera venir pa Europa a vivir con él na tienda o quizá notra Modadona inda más grande.
Un lluxu oriental, Por Xaviel Vilareyo

Otru éxitu yeren les bermudes Jienihao, pardes y mediu llargues, qu'ufiertaba a seis euros que lo mesmo valen pa bañate nel ríu a lo lolailo que pa dir a una boda de cássual .
Dientro la tienda había gran bayura y variedá de formes, colores y tamaños de los clásicos calzoniellos y bragues Channo, a dos euros, fechos de poliamida y elastanu. Y nes perches de p'afuera tamién podíen veses los mios favoritos, los pantalones marca Poliester a siete euros que t'afalaguen les piernes cuando andes con ellos puestos.
Cuando Chang s'aburría coles hores muertes, relleía los periódicos sentáu nun tayuelu o nun recantu, esperando la llegada de mercadores, o estudiaba nuna especie de diccionariu. Dacuandu dába-y por ver nun ordenador portátil que tenía dalgunu de los cuelebrones chinos de comedia que tantu-y gustaben a la vez que comía nel mesmu mostrador del establecimientu unos cuencos d'arroz blanco cocío a eso del mediudía.
Pa les diez de la nueche en puntu Chang entamaba a guardar pa dientro la tienda tolos tendayos y percheros col xéneru que tenía na plazuela. Yera entós cuando gustaba de quedase un ratín a falucar colos dueños del bar d'al llau y despidiéndose d'ellos hasta mañana, pesllaba la tienda dende dientro, apagaba les lluces del local y subía per una escaleruca p'arriba onde tenía una especie de sobráu o ñeru ensin ventanos con una cama y un microondes y ellí mesmo enriba la tienda cenaba y dormía davezu.
Chang suañaba con que dalgún día tola so familia pudiera venir pa Europa a vivir con él na tienda o quizá notra Modadona inda más grande. Asina podíen ayudalu a él col negociu y tamién poder tener más xéneru. La mitá de les ganacies de Modadona Chang mandábales pal norte de La China onde tenía a los pas, la muyer y un fíu. Colos euros que mandaba Chang podíen vivir éstos de sobra amás de los sos suegros ensin facer cuasi más nada pues nun teníen más renta o pensión que lo que Chang-yos unviaba. La familia de Chang na China vivía feliz y cómodo. Como una Infanta. Incluso podíen aforrar dineru pal futuru. Anque señardaben pola ausencia de Chang, pa la so idea toa esta bona fortuna yera más qu'una bendición de Buda. Pa la familia de Chang vivir asina y ensin trabayar sí que yera un lluxu asiáticu.scroll back to top
 

Una hora menos en Miranda

Entre 2008 y 2014, Xaviel Vilareyo escribió en Fusión Asturias un artículo mensual bajo el nombre Una hora menos en Miranda. Aquí se puede encontrar la recopilación completa de estos trabajos.

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p