Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 577 invitados conectado(s)
Arte y Museos Carlos González. Maestro luthier. El alma del sonido

Carlos González. Maestro luthier. El alma del sonido

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Isabel G. Muñiz   
Viernes, 09 de Diciembre de 2016 13:05
Desde la más remota antigüedad la música ha sido una fiel compañera del hombre. La voz ha sido acompañada por numerosos instrumentos que han ido evolucionando a través de los siglos gracias a maestros artesanos. Ellos han transformado sus conocimientos en obras de arte.
Carlos González. Maestro luthier
En Almería este gijonés ha encontrado la luz y el clima que necesita para trabajar, y aunque la tierrina tira, la humedad de Asturias no es nada buena para la profesión de Carlos González, un violero, luthier y maestro artesano que ha recorrido el mundo estudiando, replicando, restaurando y descubriendo historias de instrumentos antiguos. A través de ellos ha llegado a tocar en algunos momentos las almas de quienes los tocaron o de quienes los construyeron.
Recientemente ha presentado en su ciudad natal una guitarra de once cuerdas diseñada por él, con la que este maestro artesano pretende poner al servicio de los músicos un instrumento más versátil y con más posibilidades.
-¿Cómo resumiría sus inicios?
-Cuando vivía en Asturias comencé a estudiar la guitarra clásica, y en 1974 llegó un maestro argentino a Gijón que se llamaba Jorge Labrouve con el que empecé a tomar clases de guitarra. En el 79 se fue a París y yo me fui detrás para seguir estudiando porque me gustaba mucho cómo trabajaba. Allí seguí hasta que acabé los estudios de guitarra y empezó a interesarme la música antigua con instrumentos del renacimiento. Como no tenía mucho dinero fui a un taller sobre construcción de instrumentos musicales que impartía el maestro luthier Joël Dugot y empecé a construirme un laúd para mí, descubrí entonces que me gustaba esta faceta constructora y al año siguiente me hice otro. Durante un tiempo estuve equilibrando la interpretación de la música con construir, y alrededor del año 84 decidí instalarme como luthier en París, que es donde vivía en ese momento.
-¿Cuál es su especialidad en la luthería?
-Mi especialidad son los instrumentos de cuerda pulsada, la familia de los laúdes. No los laúdes españoles tipo bandurria sino los árabes o renacentistas, medievales y luego los instrumentos de la familia de la guitarra, incluyendo las guitarras modernas. Tengo un abanico muy grande, me gusta la historia y me interesa todo. He construido desde laúdes faraónicos de 4000 años de antigüedad, hasta guitarras totalmente modernas. He estudiado guitarras que tienen 5.000 años de historia, cómo fueron evolucionando y por qué.
-¿Cómo se hace una réplica de instrumentos tan antiguos?
-Normalmente se va a un museo y se solicita estudiar el instrumento. Si se reúnen las condiciones y te permiten hacerlo, sacas las medidas, haces un plano, analizas las maderas y ya tienes el material necesario para hacer una réplica. Cuando estuve trabajando los instrumentos faraónicos y coptos me puse en contacto con un especialista de Berlín que se llama Ricardo Eichman. Con él estuve trabajando y estudiando durante mucho tiempo.
Otro instrumento interesante es ls vihuela, un instrumento español del siglo XVI, de los que solo quedan tres. Dos están en París y como viví allí las puede estudiar, y otra en Quito, Ecuador, a donde he viajado en 2010 y 2012 para poder hacer una réplica.
-¿Se podría decir qué a través del trabajo de investigación se llega a conocer el alma del instrumento o de su creador?
-Se podría decir que sí. Este último año he estado trabajando sobre una especie de arpa laúd faraónica, que se conserva en Tebas. Tuvimos un coloquio en París sobre este tema en febrero y fui al Museo del Louvre a ver dos instrumentos de esa familia que estaban expuestos y, de pronto, en una de ellas, reconocí la mano de un maestro. Incluso puedes apreciar si esa persona era alguien con gran experiencia o si hacía un trabajo menos fino. Cuando estudias un instrumento entras en el alma del constructor y a veces también en el alma de quien lo tocó si tienes la suerte de que sea un instrumento asociado a una persona. La Vihuela de Quito perteneció a una joven que posteriormente hicieron santa, se llamaba Mariana de Jesús. He estado en el convento que fue su hogar, viendo los elementos de su casa familiar, conociendo su historia allí y esto me hace tener una relación con este instrumento muy, muy especial.
-¿Cómo se pueden conocer el origen o la antigüedad de un instrumento?
-En la parte más técnica, gracias a la dendrocronología podemos estudiar las maderas a través de las líneas de crecimiento y así podemos saber de qué a qué año vivió el árbol utilizado y también comprobamos si concuerda con la fecha de construcción. Se analizan los barnices, los pigmentos... Lo bonito de este oficio es que te lleva a contactar con especialistas de diferentes materias y colaborar para entender mejor cómo y por qué hacían las cosas los constructores antiguos.
-Ha presentado en Gijón una guitarra de once cuerdas. ¿Qué nuevos horizontes abre esta creación?
-Los guitarristas modernos tocan un repertorio que va desde las piezas medievales hasta piezas contemporáneas. Para poder hacerlo adaptan las piezas en su instrumento y aunque pueden ganar algunas cosas, en general tienden a perderlas. También me he dado cuenta de que, en la música contemporánea, los compositores buscan ampliar el sonido de los instrumentos: tener más graves y más posibilidades de agudos. Yo no he inventado nada, pero como también soy músico, he diseñado un instrumento inspirado en todo lo que conozco, qué podría venirle bien a un guitarrista que toque los repertorios actuales. Un instrumento que no le cambie ni la posición, ni sus costumbres digitales de acordes, que tenga la afinación básica de la guitarra. Le he añadido cuerdas suplementarias que permiten hacer bajos y combinaciones sonoras diferentes. Lo he construido con el criterio de que, cuando un guitarrista coja este instrumento, no se sienta perdido. Se tendrá que acostumbrar a más cuerdas pero va a poder seguir manteniendo sus hábitos. Solo se trata de ampliar las posibilidades del instrumento.

Para más información: www.luthier.org



scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p