Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 519 invitados conectado(s)
Literatura y libros Una vida de libro. Concha Quirós. Propietaria de la Librería Cervantes

Una vida de libro. Concha Quirós. Propietaria de la Librería Cervantes

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Lupercio González   
Lunes, 28 de Diciembre de 2015 13:04
Es toda una institución en el panorama cultural asturiano, que aún hoy, ya jubilada, continúa desarrollando una intensa labor en la promoción literaria. Lo hace desde la librería fundada en 1921 por su padre, Alfredo Quirós, y que casi cien años después regenta un sobrino del mismo nombre.
Concha Quirós. Propietaria de la Librería Cervantes
Cervantes es, sin discusión, una librería clásica que ha sabido remodelarse para adaptarse a los tiempos. Es también una referencia en la vida cultural de Oviedo, por la labor de dinamización de su Foro Abierto, que lo mismo acoge a las grandes figuras del panorama literario, que está disponible para modestas presentaciones de futuras promesas. Y a pocos metros, El Búho Lector, la librería infantil de Cervantes: porque hay que hacer cantera.
Detrás de todo este trabajo hay un nombre: Concha Quirós. A sus casi ochenta años es la responsable de haber modernizado el negocio, consiguiendo sobrevivir donde otros han caído. Y hacerlo sin perder el encanto de la atención personalizada, y sobre todo manteniendo el amor a los libros como bandera.

-Hace pocos meses le dieron el premio del Aula de las Metáforas por su labor al frente de la librería. ¿Fue una sorpresa ese galardón?
-Completamente, y fue también una gran alegría porque es un premio asturiano, y uno no siempre es profeta en su tierra. Pero además de ser un homenaje a mí personalmente, por la labor cultural y por ser una librería independiente, insistieron mucho en que era también un premio al gremio de librerías, que estamos pasando una época muy mala, pero que somos las que cuidamos el tejido cultural, las que mantenemos la relación con el autor, el editor y el cliente de una manera mucho más próxima que una gran superficie.
-El Aula de las Metáforas se centra en la poesía, un género que en Cervantes siempre se ha mimado.
-Es curioso, porque siempre ha sido un sector casi marginal, con cuatro libros clásicos y cuatro de autor. Sin embargo, desde hace unos meses me encuentro con chicos muy jóvenes que tienen blogs o que escriben libros de poesía. Son autores completamente desconocidos para mí, y me llena de alegría ver que esto les interesa.
-El panorama literario en nuestro país y, concretamente en Asturias, ¿está tan mal como dicen?
-Yo siempre pongo el ejemplo de que en Asturias llegamos a tener 132 librerías de diferente tamaño, cuando ciudades como Valladolid tenían 27. Esto significa que había interés por los libros, teníamos una calidad lectora importante. Ahora en cambio estamos casi en la cola en cuanto a inversión. Las bibliotecas, que eran un cliente habitual, no compran ni el 10% de lo que compraban antes. Es muy importante que haya bibliotecas porque es la manera de crear lectores, pero por increíble que parezca hay administraciones que tienen un presupuesto de 5.000 € para todo el año. ¿Qué se puede hacer con eso?
"En 2021 cumplimos un siglo, y trataremos de hacer eventos a lo largo de todo ese año, para que la sociedad se alegre con nosotros. Hay pocas empresas centenarias, y mucho menos librerías"
-Habría entonces que invertir en promoción de la lectura.
-Es que yo creo que una de las causas de esta crisis tan grande que tenemos, aparte de la económica, es la postergación de valores como la lectura. El hábito lector debe iniciarse en los primeros años de vida, con los padres o en las escuelas, pero es un tema que va pasando por diferentes gobiernos, supuestamente progresistas, y que va quedando olvidado. Para mí, a la persona que no lee le falta algo, y le costará más alcanzar sus metas sin ese bagaje previo que da la lectura.
-Una de las características de Cervantes es la existencia del Foro Abierto como espacio de dinamización. ¿Vale la pena tanto esfuerzo?
-Realmente es un esfuerzo tremendo, pero sí creo que vale la pena. De la programación cultural me ocupo yo, que estoy jubilada y no llevo los temas económicos de la librería. No ganamos nada con eso, ¡más bien nos cuesta dinero!, pero gracias a esa labor hemos logrado contactar con gente importante, que de otra manera no llegaría a Oviedo, y que aporta su granito de arena a esta cultura que queremos crear. Por otra parte, también respaldamos y damos todo el apoyo que podemos a escritores noveles de Asturias en los que vemos calidad. Ignacio del Valle, por ejemplo, un gran escritor asturiano que presentó aquí su trabajo cuando nadie lo conocía y que recibió el Premio Asturias Joven. Ahora que está triunfando en Madrid, e incluso se ha hecho una película de una de sus obras, nunca se olvida de nosotros. Siempre que saca un libro sabemos que lo presentará aquí en cuanto pueda.
-La irrupción de nuevas tecnologías ha marcado esta última etapa. ¿Es difícil el maridaje entre el libro digital y el de papel?
-En principio no sabíamos cómo iba a resultar este tema, pero ahora que ya lleva un tiempo nos hemos dado cuenta de que el libro electrónico es un soporte más de la lectura. Nosotros lo vendemos, pero no creo que vaya a ir más allá. Hay muchos intereses en medio, empezando por la piratería, que en el tema del ebook es demencial. Somos el país de Europa con más piratería. Yo hablo con gente próxima y no entienden que bajarse un libro de internet fuera de las vías legales es robar. Y sí lo es: pierde el librero, pierde el editor y pierde por supuesto el autor, que al final no va a poder seguir escribiendo. Por otra parte, el proceso para descargar un libro legalmente es tan complicado que la gente viene aquí con su libro para que se lo carguemos, y nosotros no podemos hacerlo. Creo que en general está mal planteado.
-Con tantos años de experiencia, ¿por dónde cree que pasa el futuro de las librerías?
-No tengo ni idea, y eso que estamos a punto de cumplir los cien años. Será en 2021 y esperamos llegar allí, aunque la crisis es enorme y está todo muy convulso. Desde luego creo que el libro se va a mantener, pero también tengo claro que no va a seguir igual. La razón por la que resistimos es porque nosotros vendemos libro a libro. Las librerías independientes, que son las que yo defiendo, son capaces de vender mucho pero de uno en uno. Eso supone más trabajo, más personal y por tanto más dinero. También vendemos mucho por internet, desde nuestra página web que siempre estamos actualizando y cuidando. Tal vez vayan por ahí los tiros...
En cualquier caso, en 2021 trataremos de organizar eventos a lo largo de todo el año, para que la sociedad se alegre con nosotros. Hay pocas empresas centenarias, y mucho menos librerías.
"La piratería en el tema del ebook es demencial. El proceso para descargar un libro legalmente es tan complicado que la gente viene aquí con su libro para que se lo carguemos, y nosotros no podemos hacerlo. Creo que en general está mal planteado"
-Como mujer empresaria ha sido usted una pionera. ¿Cómo se metió en esta aventura?
-Fue inevitable. Yo fui la hija mayor de un librero, al que ayudaba como podía durante la posguerra. Mi padre decía que fue librero por azar, pero que si volviera a nacer, otra vez se dedicaría a esto. Yo lo hice condicionada, me quedé con la librería en parte porque ninguno de mis tres hermanos la quiso, de hecho estudié filología y magisterio por si esto fallaba, pero siguió adelante y no me arrepiento de nada. Esta librería me lo ha dado todo: no me he casado pero aquí he tenido el novio, el amigo, la tertulia...
-Pues habrá visto usted de todo.
-Sí, fui empresaria en una época mala, cuando te ponían pegas hasta para abrir una cuenta en el banco si no era acompañada de tu marido. Pero yo soy una mujer decidida y nunca necesité un marido para que me llevase a ningún sitio. En el año 59 me fui a París, antes de toda la revolución, porque me parecía que había otro mundo que no conocíamos. Y me saqué el carnet de conducir en el 65, cuando no se veía a ninguna otra mujer conduciendo. Recuerdo a un policía que siempre me decía: "ale, que hoy va mejor que ayer".
Y ahora, a mis ochenta años, no quiero quedarme fuera de lo que se mueve con los móviles, el whatsapp y todas esas tecnologías. Quiero seguir haciendo cosas nuevas.scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p