Imágenes de Asturias

descargar


Reportajes ¿Turismo en un cementerio? ¿Y por qué no?

¿Turismo en un cementerio? ¿Y por qué no?

Imprimir E-mail
(0 Votos)
Escrito por Fusión Asturias   
Martes, 03 de Noviembre de 2015 12:15
Ya sea para presentar los respetos ante la tumba de una celebridad, para admirar las esculturas que pueblan los camposantos más regios, o por la importancia histórica o paisajística del entorno: el turismo de cementerios es un éxito en auge.
Cementerio de La Carriona, en Avilés
Unas cuarenta mil personas peregrinan cada 16 de agosto a Graceland, en Tennessee, para presentar sus respetos ante la tumba de Elvis Presley. En el sencillo nicho donde descansa el cuerpo de Marilyn Monroe, en California, siempre hay flores frescas; igual que en el bonaerense cementerio de La Recoleta, donde está enterrada Eva Perón. La tumba de Bob Marley se ha convertido en uno de los reclamos turísticos más importantes de la isla caribeña de Jamaica.
Hay cantidad de ejemplos: Michael Jackson, Jim Morrison, Diana de Gales... grandes celebridades en vida que siguen levantando pasiones aún después de su muerte. Sus tumbas centralizan los homenajes, y son continuamente visitadas. Se incluyen en las guías turísticas, y muchas cuentan incluso con su propio museo.
El paso del tiempo convierte en historia los momentos más tristes. Y el arte es arte, en este caso funerario. Las pirámides de Egipto son, al fin y al cabo, tumbas. Igual que las visitadísimas catacumbas de París o Roma. Los motivos para entrar en un camposanto pueden ser tan variados como uno pueda imaginar. En Europa, la ASCE (Asociación de Cementerios Significativos de Europa) aglutina diferentes camposantos relevantes por distintos motivos: patrimonio artístico, interés histórico, tumbas notables, leyendas locales... En Asturias sólo hay un cementerio integrado en la ASCE: La Carriona, en Avilés, aunque hay otros dignos de visita por la geografía regional.


La Carriona, ciudad de ángeles

Es lo que sugiere el perfil de las diferentes estatuas que decoran los panteones y tumbas ilustres. No todas son ángeles, sin embargo; pero no hay nada como pasear por sus calles para descubrirlo.
La Carriona es un cementerio municipal, y el Ayuntamiento de Avilés ha hecho un esfuerzo por presentarlo bajo un envoltorio turístico. Para ello existe un centro de interpretación (CicLaC) situado en la antigua casa del capellán y el conserje, junto a la verja de entrada. Es el primer centro de este tipo que existe en Asturias, y uno de los pocos que hay en España. Con este apoyo, La Carriona se presenta como un museo al aire libre, lugar de memoria tanto de los seres queridos de los avilesinos como de sus antepasados ilustres.
Este cementerio nace en 1880, fruto del auge económico de la época y de una burguesía ávida por mostrar su opulencia. Para ello se contrata a los más importantes arquitectos y escultores del momento, lo que convierte a esta necrópolis en una impresionante galería de arte. Quizá para llevar la contraria al dicho de que la muerte nos iguala a todos, en La Carriona la ostentación de determinadas tumbas contrasta con la humildad de las sepulturas en tierra, situadas a escasa distancia. En este espacio se muestra, explican en el centro de interpretación, la ciudad de los muertos como reflejo de la ciudad de los vivos. Para conocerla en profundidad se plantean dos rutas: Espacio de arte, centrado en los lugares más interesantes estéticamente; y Lugar de memoria, que recorre las tumbas de personajes ilustres.

La mejor escultura funeraria de España está en Avilés
Escultura funeraria en el cementerio La Carriona. Avilés
La estatua del ángel de la cripta de la marquesa de San Juan de Nieva es una de las imágenes más conocidas del Cementerio de La Carriona, y acaba de ser nombrada Mejor Estatua en el II Concurso de Cementerios de España, organizado por la revista Adiós Cultural. Este imponente ángel alado es obra de Cipriano Folgueras: en la mano derecha sujeta una trompeta para anunciar el fin de los tiempos y con la mano izquierda señala al cielo. Se apoya sobre una tumba diseñada por el avilesino Armando Fernández Cueto, decorada con escudos y guirnadas, y sujeta por patas de león.
En esta misma convocatoria del concurso, en la que han votado más de diez mil personas de distintas nacionalidades, todo el complejo de La Carriona ha quedado tercero en la votación de Mejor Cementerio del país. Todos los participantes estarán incluidos en la "Guía cultural y turística de cementerios españoles" recomendados por la revista Adiós Cultural, referencia obligatoria en el terreno funerario.


Otras propuestas de interés

Cementerio de SalasTejo en cementerio de Salas
Próximo a la iglesia parroquial de San Martín, hay un tejo milenario de más de 15 metros de altura, catalogado como Monumento Natural. Los tejos eran árboles venerados por las comunidades precristianas, hecho que la iglesia católica aprovechó para ubicar sus lugares de culto. Probablemente por la extraordinaria longevidad de la planta, su situación en los cementerios simboliza la posibilidad de inmortalidad y la trascendencia de la muerte.






Cementerio de Luarca (Valdés)

Cementerio de LuarcaSuele aparecer en las listas de los camposantos más bonitos de España. Su situación, en un promontorio con vistas al mar, hace que sea un lugar de paseo habitual entre los lugareños. Por su evidente interés artístico y la belleza del entorno, se incluye en todas las guías turísticas del concejo. Como personaje ilustre, natural de la villa, aquí está enterrado el premio Nobel de Fisiología y Medicina Severo Ochoa, junto a su mujer Carmen.



Cementerio de Banduxu (Proaza)
Cementerio de Banduxu. Proaza
Situado a 700 metros de altitud, el pueblo de Banduxu conserva casi intacta su estructura de origen medieval. Junto a la iglesia se encuentra un pequeño cementerio, aún en uso, que conserva la antiguas costumbres: los enterramientos son en tierra, y siguen un riguroso orden de fallecimiento. Aquí no influyen la familia ni las propiedades del fallecido, ya que el camposanto se considera comunal.


Cementerio de Numa Guilhou (Mieres)

Cementerio de Numa Guilhou. Mieres
A pesar de que su estado de conservación deja mucho que desear, el enterramiento de una de las figuras más importantes de la revolución industrial en Asturias es el único cementerio protestante de la región. Su tumba está situada en la localidad mierense de Ablaña, junto a la carretera nacional y frente a la antigua Fábrica de Mieres. Dice la leyenda que se escogió esta ubicación para que pudiera seguir "vigilando" a sus obreros.




Arte funerario. El recuerdo que perdura

Estatuas, tumbas, lápidas, epitafios grabados... Las muestras de arte funerario se mueven en una amplia variedad de terrenos, siempre con un denominador común: servir como testimonio para la historia. Los maestros marmolistas se ocupan de llevar a la práctica este sentimiento para que perdure en el tiempo, en un trabajo que no escapa a la innovación, tanto creativa como técnica.
Arte funerario. El recuerdo que perdura
Los ritos de enterramiento y el homenaje a los muertos acompañan al ser humano desde el principio de su historia. Depositar objetos junto a las tumbas con una intención estética es una costumbre que se remonta a los Neandertales, y está presente en prácticamente todas las culturas y religiones posteriores. Desde los dólmenes prehistóricos hasta las actuales fotos grabadas con láser en la lápida hay un gran salto, pero todo responde a la intención de honrar al fallecido y dejar patente el respeto y el dolor que su ausencia provoca entre sus allegados, de la forma más permanente posible. ¿Y qué hay más duradero que un grabado en piedra?
Claro que piedras hay muchas -mármol y granito son las más clásicas, a las que se suman nuevos materiales como el cristal o la porcelana- y técnicas no digamos. Partiendo del grabado tradicional con martillo y cincel, hasta llegar a los láseres de última generación, la introducción de nuevas tecnologías ha abierto el abanico de posibilidades, permitiendo una personalización hasta hace poco sólo al alcance de los más adinerados. Hoy en día, gracias a técnicas como el grabado por chorro de arena, se pueden crear diseños individualizados a bajo coste, en calado o en relieve. Gran cantidad de plantillas, larga duración (los dibujos y letras prácticamente no se deterioran por las condiciones medioambientales) e incluso la posibilidad de grabar una foto sobre la piedra para conseguir una estética propia, algo casi inviable hace pocos años.
Lápidas de pared o de suelo, con incrustaciones o grabados, cruces talladas, esculturas personalizadas... Las posibilidades son interminables, desde la sobriedad de un nombre y una fecha, hasta las advocaciones al santo elegido o las decoraciones creadas para la ocasión, donde una imagen o fotografía pueden dar fe de un hobby, un recuerdo o un lugar especial. No existe limitación de tamaño, más allá del espacio disponible: escudos, insignias, orlas... y por supuesto epitafios, cuya creatividad ha dado lugar a un subgénero literario y a más de una recopilación con los más ingeniosos. Por último se añaden los accesorios, los detalles en aceros y bronces, y los búcaros o jardineras en los que depositar flores en cada visita. Los profesionales en arte funerario serán los encargados de adaptar los deseos y necesidades de cada caso para que el recuerdo quede grabado para la posteridad.



Arreglos florales. Arte efímero

Tradicionalmente, las flores son una forma de conocer y transmitir sentimientos. Su infinito abanico de colores acompaña los momentos importantes de la vida: celebraciones, bodas... y también las despedidas. Los arreglos funerarios son una parte muy importante del trabajo de un florista, ya que no se concibe un entierro sin este homenaje.

Arreglor florales. Arte efímero
El lenguaje de las flores, o floriografía, es un medio de comunicación casi perdido. Tuvo su momento de auge en la época victoriana, cuando se usaba para enviar mensajes codificados, exteriorizando así unos sentimientos imposibles de expresar de otro modo. Algo de esto ha quedado en el imaginario popular: rosas rojas para declarar amor, margaritas para felicitar a las madres, flores de pascua en una mesa navideña... Hoy en día, sin embargo, pocos saben qué quiere decir cada flor, e incluso ese significado varía según quien lo cuente. Es de común acuerdo que el crisantemo es la flor típica del día de Todos los Santos, o que las violetas son las más próximas al luto por su color morado, pero es fácil ver claveles, lirios, margaritas, orquídeas, rosas... llenando de color y de vida el espacio dedicado a los muertos.
La costumbre de llevar flores a los muertos está afianzada, no sólo durante el proceso de vela o entierro, sino para cualquier visita al cementerio, especialmente en días concretos como el 1 de noviembre.
No está claro en qué momento se popularizó la costumbre de poner flores en las tumbas, aunque se han encontrado restos arqueológicos de enterramientos con polen de hasta 13.000 años de antigüedad. Sea como sea, el hábito ha perdurado hasta nuestros días, y las floristerías ofrecen productos especializados en forma de coronas, palmas, almohadones, cruces, centros o sencillos ramos, adecuados a todos los bolsillos y necesidades. No hay como poner el tema en manos de profesionales, porque la costumbre de llevar flores a los muertos está afianzada, no sólo durante el proceso de vela o entierro, sino para cualquier visita al cementerio, especialmente en días concretos como el 1 de noviembre. Ese día se aprovecha para limpiar y adecentar tumbas y lápidas, y renovar las flores frescas. Pasar el día en el cementerio es una forma de agasajar a los seres queridos que ya no están, dedicándoles ese tiempo. Si la distancia o el tiempo disponible no lo permiten, hay empresas que se ocupan del mantenimiento y restauración de las tumbas durante todo el año, lo que incluye sustituir los arreglos florales cuando sea necesario.
En persona o a distancia, decorar con flores el cementerio es una preciosa costumbre, llena de simbolismo y cariño hacia los que nos han dejado.



Servicios funerarios. Un trabajo delicado

Los días 1 y 2 de noviembre, Todos los Santos y Difuntos, son mucho más que una fiesta religiosa. Son las fechas oficiales para conmemorar a los que ya no están, aunque se tengan presentes todo el año: visitar el cementerio, adecentar la tumba y dejar unas flores es todo un ritual de amplia aceptación. Para los trabajadores de servicios funerarios, sin embargo, este escenario no difiere de su actividad habitual. Ellos conviven diariamente con los entresijos de un trabajo complicado que exige una gran profesionalización.

Servicios funerarios. Un trabajo delicado
Es algo que a todos, antes o después, nos toca de cerca. Los profesionales del sector están presentes en momentos difíciles y privados, en los que su trabajo tiene que ser impecable y discreto. Cada funeral se plantea con unas circunstancias únicas, que requieren no sólo un estricto cumplimiento de la ley sino muchísima flexibilidad en el planteamiento. La empatía y la sensiblidad deben estar muy presentes.
Aquí entran en juego todo tipo de factores: económicos, legales, incluso ecológicos, además de que es necesario respetar las creencias religiosas y culturales de los implicados. Si el fallecido no ha dejado indicaciones, son sus allegados quienes deciden qué tipo de servicio quieren contratar, normalmente en circunstancias emocionalmente difíciles. Es trabajo de la funeraria asesorar y acompañar, de la forma más delicada posible. Si existe un seguro de decesos, una práctica cada vez más habitual, toca ejercer de intermediario entre la aseguradora y los familiares.

Ceremonias a medida
Aunque la mayoría no son obligatorias, hay toda una serie de costumbres que indican qué hacer en estos momentos. Son rituales arraigados en los que, sin embargo, también se admiten cambios. No hace tanto se velaba al finado en casa, algo que hoy en día parece impensable. Los tanatorios son los espacios actualmente dedicados a esta tarea, y también han evolucionado considerablemente: líneas rectas, espacios amplios, colores claros y luz natural para crear un ambiente acogedor sin renunciar a la intimidad.
A partir de ahí se van personalizando las decisiones. La más evidente es elegir entre el entierro o la incineración, cada una con sus pros y sus contras. El primero es tradicionalmente la ceremonia más respetuosa con los difuntos, especialmente desde el punto de vista religioso. Además, en España en general -y en Asturias en particular- es habitual que muchas familias cuenten con un espacio en el cementerio de su pueblo, lo que abarata costes. Por último, puede ser psicológicamente beneficioso tener un lugar físico a donde acudir cuando se quiera renovar el vínculo con ese ser querido.
La cremación no precisa un espacio físico en el cementerio, aunque muchos ofrecen ya lugares donde depositar las cenizas, con una urna y una placa conmemorativa, la posibilidad de plantar un árbol o crear un lugar especial para visitar.
La cremación, en cambio, es rápida y ecológica, y hoy en día está totalmente admitida por la Iglesia Católica. Además, no precisa un espacio físico en el cementerio, aunque muchos ofrecen ya lugares donde depositar las cenizas, con una urna y una placa conmemorativa. En algunos hay incluso bosques o jardines para las cenizas, con la posibilidad de plantar un árbol o crear un lugar especial para acudir a presentar los respetos a los que ya no están.
Las posibilidades de individualizar el último adiós son muchas, aunque como en todo hay tendencias. Existe por ejemplo un pequeño aumento de los funerales laicos, que en Asturias es todavía minoritario: aquí, más que la religión, manda la costumbre.

Entre la innovación y la tradición
El precio de un entierro es variable, y estas fluctuaciones se notan especialmente en función de la comunidad autónoma, que establece sus propios requisitos para las empresas a la hora de establecerse en un lugar determinado. Desde la Asociación Nacional del Sector Funerario reclaman una ley nacional que unifique criterios, permitiendo a las empresas funerarias aumentar su competitividad, y garantizando los derechos de los consumidores.
Es uno de los problemas en un sector en el que, como era de esperar, también la crisis se ha hecho notar. No tanto en la carga de trabajo, que lógicamente experimenta pocas variaciones, sino en los extras que se contratan para la ocasión: se recorta en flores, esquelas y servicios adicionales, y se va dejando lo estrictamente necesario. El mayor problema a la hora de ajustar un presupuesto es el IVA del 21%, el más alto posible. Otra de las reivindicaciones del sector: la aplicación de un impuesto reducido en calidad de servicio básico e imprescindible.
Frente a los problemas, las empresas funerarias se esfuerzan en proponer nuevas prestaciones útiles e interesantes, muchas de ellas relacionadas con los productos ecológicos o las nuevas tecnologías: pésames virtuales, recordatorios por whatsapp, o recuperación de la memoria digital, para tramitar bajas en redes sociales y recopilar la información virtual dejada en vida. Son los nuevos nichos de mercado para una profesión que no cambia en lo básico: ofrecer la mejor despedida posible.
No hace tanto se velaba al finado en casa, algo que hoy en día parece impensable. Hoy los tanatorios han evolucionado considerablemente: líneas rectas, espacios amplios, colores claros y luz natural para crear un ambiente acogedor sin renunciar a la intimidad.


Directorio de servicios. Tanatorios y funerarias
ENGRACIA FLORES SERVICIO A DOMICILIO
SOMORROSTRO, 2 BAJO B
LA CARRIONA-33401 AVILES (ASTURIAS)
Tfno: 985 544 906
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.floresengracia.es

FLORES BEGOÑA
LOS ARENALES S/N
33195- OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 985 224 563
Móvil: 689 577 887

FUNERARIA SAN MATEO
SERVICIO PERMANENTE
AVDA. BUENAVISTA 12 BAJO
33006- OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 985 277 999
Fax: 984 051 620
www.funerariasanmateo.com

FUNERARIAS DEL OCCIDENTE, S.L.
33719 JARRIO S/N COAÑA
TANATORIO-HORNO CREMATORIO

AVDA. DE GALICIA, 31
33770 VEGADEO

PLAZA DE SARGADELOS S/N
33776 STA. EULALIA DE OSCOS

C/ SERRA DA CADEIRA, Nº 2
27765 TRABADA-LUGO

Tfno 24 h: 985 473 172
www.funerariasoccidente.com

FUNERARIAS VALDES, S.L.
SERVICIO PERMANENTE
TANATORIO VALDÉS
Tfno/Fax: 985 640 800- Móvil: 676 495 771
TREVÍAS: 676 495 773.
BARCIA-LUARCA
TANATORIO CUDILLERO
Tfno/Fax: 985 598 021. Móvil: 608 282 428
EL PITO. CUDILLERO
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.funerariavaldes.com

MARMOLERIA ALONSO, S.L.
TODA CLASE DE TRABAJOS EN MÁRMOLES Y GRANITO
EL ESTELER-COAÑA (ASTURIAS)
Tfno: 985 631 367 / Fax: 985 474 641

POL. IND. DE ALMUÑA
33700 LUARCA (ASTURIAS)
TFNO.: 985 642 799
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.marmoleriaalonso.es

MARMOLES PRENDES
ARTE FUNERARIO - HERÁLDICAS
POLIGONO IND. DE FALMURIA. C/ PERLORA 11
33438- PRENDES-CARREÑO (ASTURIAS)
Tfno: 985 887 903
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.marmolesprendes.com

TANATORIO CIUDAD DE OVIEDO
LOS ARENALES S/N 33195 OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 985 208 034
OFICINA
C/ RECTOR LEOPOLDO ALAS HIJO 13-15
33006- OVIEDO (ASTURIAS)
Tfno: 985 235 638
VELATORIOS: NAVELGAS Y POSADA DE LLANES
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.funerariasantateresa.es

VIVERGREEN PAISAJISMO
CTRA. GRAL AVILES-GRADO 4
LA CARRIONA- 33401 AVILES (ASTURIAS)
Tfno/Fax: 985 547 446
Tfnos: 610 402 361 / 362
www.vivergreen.es
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p