Especial Aniversario FEMPA

Especial Aniversario FEMPA. 50 años unidos por los sueños

Nº 282 - Noviembre 2017

Revista Fusión Asturias. Nº 282. Noviembre 2017. El encanto del otoño

Suplemento Energía 2013

Revista Fusión Asturias. Especial Energía. Mayo 2013

Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Certificación de eficiencia energética: Mercado abierto

Imprimir E-mail
(3 Votos)
Suplementos - Energía
Escrito por Fusión Asturias   
Lunes, 06 de Mayo de 2013 14:20
Certificación de eficiencia energética: Mercado abierto 3.7 out of 5 based on 3 votes.
Se ha hecho esperar pero por fin se ha aprobado el Real Decreto 235/2013 que incluye el procedimiento básico de Certificación de la Eficiencia Energética de Edificios existentes. A partir de su entrada en vigor el 1 de junio de 2013, los compradores o arrendatarios de edificios ya existentes tendrán derecho a disponer de un certificado que les informa sobre la calificación del inmueble del que van a hacerse cargo.
Certificaciones energéticasHace ya años que los usuarios que compran un electrodoméstico se fijan en la calificación. Aunque sea más barato, no es lo mismo comprar un frigorífico de la clase más eficiente, que otro más económico pero de peor calificación. En el medio plazo la factura eléctrica lo notará sensiblemente y echará por tierra todo lo que nos hemos ahorrado en la compra. Muy pronto nos acostumbraremos a hacer prácticamente lo mismo cuando vayamos a alquilar o comprar una vivienda.
Se esperaba la aprobación del Real Decreto para el 1 de enero, con grandes expectativas por parte de los profesionales relacionados de una u otra manera con el negocio inmobiliario en España. Tras unos meses de espera, por fin la normativa española se acerca a la comunitaria en lo relativo a edificios ya construidos. Todos deben tener una calificación que los ubica en la escala de la eficiencia energética. Una A para los mejores y una G para los del final de la cola. El documento tendrá una validez de 10 años.
Hasta ahora sólo los edificios nuevos estaban obligados a obtener un certificado energético. De aquí en adelante queda derogado el anterior RD 47/2007 y la normativa se amplia a todos los edificios destinados a venta o alquiler, sean oficinas o viviendas, sean rehabilitados o de nueva construcción. Esto sucede a raíz de que a finales de 2011, la Comisión Europea denunciase a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por no cumplir la directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios (2002/91). Básicamente, nuestro país sólo calculaba la eficiencia energética de los edificios nuevos; los ya existentes sólo en el caso de que hubieran experimentado una renovación importante, un punto este último que ha sido omitido en el nuevo Real Decreto y que cabe pensar que sea modificado más adelante. La UE pretende que los Estados miembros certifiquen todos los edificios, y por tanto apremió a España a poner además en marcha las medidas necesarias.
La certificación energética aporta información muy valiosa sobre la calidad de las construcciones ya existentes y es clave para valorar el gasto energético que vamos a asumir.
El Ejecutivo comunitario considera de gran importancia esta normativa, puesto que aportará una información muy valiosa sobre la calidad de las construcciones y es clave para valorar el gasto energético que el comprador o arrendatario se va a encontrar. Y es además un elemento para animar el mercado en horas bajas, ya que se puede estar dispuesto a pagar más por un inmueble más eficiente.
Para los técnicos de la construcción supone un campo nuevo de trabajo precisamente en un momento en el que la actividad ha decrecido notablemente en éste igual que en otros sectores. Por otro lado, las empresas constructoras confían en que tras el frenazo en seco que supuso el fin de la burbuja del ladrillo para el sector de la nueva construcción, la rehabilitación de edificios ya existentes otorgue un nuevo sentido a esta actividad y se convierta en una forma de recuperación económica. Y eso porque una vez obtenida la calificación de un inmueble, el técnico debe entregar al propietario una serie de recomendaciones para mejorar. No es obligatorio llevarlas a efecto, pero constituyen una valiosa orientación para saber por dónde empezar, caso de que se quiera ascender en la clasificación, mejorando algunos aspectos de la vivienda en cuestión. El usuario, último eslabón de esta cadena, se beneficiará igualmente, porque evitará sorpresas a la hora de ocupar una vivienda. Gracias a la "etiqueta" energética, sabrá qué calificación tiene el inmueble y qué ventajas o desventajas puede esperar.

Para mejorar +++

Aquellos factores que contribuyen a una mejora en la calificación energética, pueden dividirse en dos grupos claramente diferenciados. Por un lado, los relativos a la envolvente del edificio (suelo, fachada y cubierta). Haciendo uso de la Arquitectura Bioclimática, un adecuado diseño y una buena orientación del edificio contribuirán a una ligera reducción del consumo de energía. Si a ello se le añade un óptimo aislamiento térmico de fachada y cubierta, junto con ventanas de doble acristalamiento y rotura de puente térmico, la calificación energética experimentará una notable mejoría.
Por otro lado, los relativos a los sistemas de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria. Dentro de este grupo, las calderas y sus sistemas de apoyo juegan un papel de especial relevancia en la calificación energética de un edificio. Ventana con aislamiento térmico
Un buen aislamiento térmico es fundamental para controlar el consumo energético y mejorar la calificación de un edificio.
Aquellas calderas que sean de alto rendimiento, de condensación y las que usan energías "limpias" (por ej.: calderas de pellets), todas ellas contribuyen a la mejora de la calificación energética. Además, si a dichas calderas se les añade un apoyo de otros sistemas provenientes de energías renovables (placas solares térmicas, energía geotérmica...) junto con un sistema de calefacción por suelo radiante, será un añadido más a dicha mejora de calificación.
Un factor determinante a tener en cuenta es la iluminación en edificios de uso terciario (concepto que engloba prestación de servicios al público como oficinas, hostelería, comercio, hospedaje...), ya que, a diferencia de los edificios de viviendas, su control será necesario a la hora de emitir calificación energética.
Información facilitada por Pedro Carcedo, ingeniero de edificación (ID-ARQ) y Vicente Díez, Alejandro García y Justo López (VJA Arquitectos)

¿Cuánto costará una certificación?Es pronto para saberlo. Se espera que sea el propio mercado, una vez se empiece a rodar, el que marque las tasas. No obstante las estimaciones rondan entre los 250 y los 500 euros. El propietario debe en cualquier caso acudir a un profesional de su confianza para asegurarse de que la certificación sea lo más ayustada posible a la realidad, porque de ello dependerá el precio final del inmueble. "Es importante que la gente tome conciencia de que comprando o alquilando inmuebles más eficientes va a ahorrar dinero. Las administraciones deben hacer un esfuerzo informativo y establecer los necesarios mecanismos de control", explica el arquitecto técnico Alberto Sánchez.
Como en otros campos, aún se está pendiente de más regulación y cabe la picaresca. Será la experiencia lo que marque la diferencia entre unas ofertas y otras.

¿Cómo se realiza una certificación?Realizar una valoración en un edificio nuevo resulta más sencillo porque los datos necesarios se toman del proyecto. Esa información se traslada a un programa informático que genera automáticamente una etiqueta y un informe complementario. Pero ¿qué ocurre si hablamos de una vivienda más antigua? Por ejemplo, un edificio de los años 40, del que no existe información técnica. Se explica desde el Area de Ahorro y Eficiencia Energética de FAEN: Certificar un edificio ya existente es más complejo porque los datos no están disponibles tan fácilmente. Según cada caso, puede que no haya acceso a los planos ni a la información del proyecto. Ahí es importante la experiencia del certificador, que por la fecha de construcción puede determinar algunos parámetros, así como realizar las pruebas pertinentes: medir la transmitancia térmica, comprobar el rendimiento de la caldera con un analizador de gases de combustión, etc. Son pruebas que se deberían realizar, aunque todo dependerá de la profesionalidad del certificador. En cualquier caso, una visita al inmueble es siempre imprescindible.
Cuantos más datos se recojan mejor será la certificación. Eso es así porque, aunque el programa informático para edificios existentes está preparado para asignar por defecto los valores de los datos que no hayan podido conseguirse, teniendo en cuenta el año de construcción, la tipología del edificio, la zona climática, etc., no es conveniente abusar de esta posibilidad, porque "esos valores generados por defecto tienden a ser conservadores y por tanto resultará una calificación más baja que la que podría obtenerse si el técnico hace bien su trabajo". Por tanto, es imprescindible contar con un buen asesoramiento profesional para obtener resultados óptimos.

La construcción de una casa eficiente, día a día

Semana 22. 15 de abril:"...aprovechando el relativo buen tiempo, hemos salido al exterior, se ha ejecutado el encofrado y hormigonado de la cochera y la visera de la terraza, hemos echado la solera exterior de la acera perimetral de la vivienda y preparado las escaleras de la cara norte, y hemos pulido la solera interior para facilitar la colocación del suelo porcelánico..." Podemos seguir los avances de esta edificación leyendo las entradas que se publican en el blog proyectonehogar.comCasa eficiente en el concejo de Mieres La idea es construir una vivienda unifamiliar de consumo energético casi nulo (NZEB en sus siglas en inglés), una iniciativa privada puesta en marcha por el Consorcio Tecnológico de la Energía de Asturias, en colaboración con la Fundación Asturiana de la Energía, FAEN y un grupo de empresas, que deciden cooperar para llevar a cabo un proyecto que parece necesario en nuestra situación actual de incremento continuo de los costes de la energía. Se trata de una casa eficiente, dotada además de los últimos avances en domótica y ubicada en las cuencas asturianas, en Villaestremeri, Mieres.
La vivienda ha sido calificada energéticamente por la Fundación Asturiana de la Energía mediante el programa de simulación CALENER VYP, que es la herramienta informática reconocida oficialmente para realizar este proceso con mayor exactitud. Así, se ha comprobado que obtiene la calificación A. Las monitorizaciones permitirán más adelante comprobar que la calificación coincide con la realidad en su funcionamiento diario.


FAEN, nuestra agencia de la energía
Es uno de los organismos más importantes de Asturias en materia energética. Actúa como agencia regional de la energía, y su actividad abarca prácticamente todo el abanico de lo relacionado con el ahorro, la eficiencia energética y las energías renovables.
¿Cómo ahorrar energía? No hay una única respuesta ni la misma fórmula es la buena para todos los casos. La Fundación Asturiana de la Energía realiza una importante labor informativa, concienciando a la sociedad asturiana de la importancia de hacer un gasto razonable de la energía. La divulgación es esencial para FAEN. La energía es un bien muy escaso, por lo que tratan de aportar soluciones para un consumo lo más eficiente posible, conscientes de que promover el cambio de hábitos es un trabajo a largo plazo. Investigación, desarrollo tecnológico y formación, son otros campos de actividad. La labor de FAEN se centra fundamentalmente en el ahorro y la eficiencia energética, y las energías renovables, desarrollando en colaboración con otras entidades proyectos relacionados con diversos ámbitos, como la edificación y la movilidad sostenible o la movilidad eléctrica. Desarrolla también proyectos para la mejora de la competitividad a través de la reducción de sus costes energéticos. Así, la Fundación participa en proyectos como neHogar, o la construcción de un hogar energéticamente eficiente y sostenible; Pelet-in, consistente en el desarrollo de un pellet para aplicaciones industriales; Probiogas, dedicado al desarrollo de sistemas sostenibles de producción y uso de biogás agroindustrial en España, entre otros. También a nivel europeo es socio en el programa Life+ The Autonomous Office; participa en el proyecto Batterie, para establecer métodos de transporte accesibles y sostenibles; el Atlantic Power Cluster, sobre energías marinas; o el proyecto LoCare, para reducir las emisiones de CO2. FAEN impulsa la investigación y el desarrollo de tecnologías que ayudan a mejorar la competitividad y sostenibilidad de los diferentes sectores de actividad asturianos.

Rehabilitación, Regeneración, RenovaciónEl Anteproyecto de Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación urbanas, aprobado en Consejo de Ministros el 5 de abril de 2013, se estructura en tres apartados.
1.- Regulación del deber legal de conservación y el Informe de Evaluación de Edificios (IEE), que tendrá una periodicidad de 15 años y que contendrá: la evaluación del estado de conservación, la evaluación de las condiciones de accesibilidad, y la certificación de la Eficiencia Energética..
2.- Regulación de las actuaciones de rehabilitación edificativa y regeneración y renovación urbanas.
3.- Modificación del normativas (Ley de Suelo Estatal, LOE, Código Técnico de la Edificación y Ley de Propiedad Horizontal).

Certificación Energética de Edificios Existentes (venta y alquiler)
Los compradores y usuarios tendrán información objetiva sobre las características energéticas del edificio, permitiendo valorar y compara sus prestaciones. Para los edificios existentes, hay unas herramientas reconocidas por los Ministerios para realizar este procedimiento: los programas CE3 y CE3X
Se establece un grado de eficiencia energética basado en las emisiones de CO2 derivadas de los consumos asociados a las necesidades de calefacción, refrigeración, calentamiento de agua, ventilación e iluminación.
La etiqueta energética clasifica los edificios dentro de una escala de siete letras que parte de la letra G (edificio menos eficiente) a la letra A (edificio más eficiente).
El certificador aportará "Medidas de mejora de la eficiencia energética" y un análisis económico de estas medidas.

Por José Antonio Fernández Laborda, presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias.
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p