Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Quién está en línea

Tenemos 375 invitados conectado(s)
Deportes Entrevistas De cero a cien. David Fernández Fernández. Campeón en halterofilia y atletismo adaptados.

De cero a cien. David Fernández Fernández. Campeón en halterofilia y atletismo adaptados.

Imprimir E-mail
(4 Votos)
Escrito por Isabel G. Muñiz   
Viernes, 30 de Enero de 2015 12:21
De cero a cien. David Fernández Fernández. Campeón en halterofilia y atletismo adaptados. 3.8 out of 5 based on 4 votes.
Hace tres años un accidente de coche le llevó al borde de la muerte y le dejó postrado durante varios meses. Tras su recuperación David Fernández es la demostración más evidente de que todo es posible. El joven de Tineo despidió 2014 con medallas de oro en los campeonatos nacionales de lanzamiento de peso y disco y en halterofilia adaptados. Y los que siguen su trayectoria dicen que lo mejor aún está por llegar.

David Fernández Fernández. Campeón en halterofilia y atletismo adaptados.

Quedarse dormido al volante puede desencadenar un giro absoluto en la vida de una persona. Eso es lo que le pasó a David Fernández: el 2 de febrero de 2012 chocó contra un árbol, y 43 días después se despertó con un brazo escayolado, varias costillas fracturadas, una pierna amputada y un intenso calendario de intervenciones en la otra pierna. Con ese punto de partida comenzó una historia de superación sorprendente, una de las muchas que ofrece el deporte adaptado.

-Con semejante panorama, ¿qué es lo más difícil de recuperar después de un accidente como éste?
-Lo más complicado es volver a ser como antes, incluso que los demás te vuelvan a ver igual, aunque en realidad tampoco lo eres porque tienes limitaciones. Pero gracias al deporte me siento muy útil y capaz de todo. Voy al gimnasio, quedo con los amigos, hago una vida absolutamente normal. El reconocimiento social también ayuda mucho, porque cambia la mirada de la gente, ya no es '¡pobre, mira lo que le pasó!' si no '¡caray, mira este chaval lo que hizo!'.
-Para que tu entorno asimile el cambio ¿has de hacerlo tú primero?
-Sí. Cuando desperté lo que más me asustó no fue que me faltara una pierna, sino estar en aquella cama y ver mi estado general. Por suerte, el accidente fue en febrero y unos meses después se celebraron los Juegos Olímpicos y Paralímpicos: ayuda mucho ver a personas que están como tú y compiten. Además en el hospital me visitó Andade, Asociación Nacional de Amputados, y de esta forma la amputación fue lo menos drástico. Asumí lo que me había pasado desde un primer momento, y además siempre me había gustado el deporte, así que tuve suerte.
-¿Por que elegiste la halterofilia cuando era una disciplina desconocida para ti?
-Al principio fue como un hobby para ponerme bien, porque después de pasar cinco meses en silla de ruedas empezaba a caminar con dificultad y me dolía la espalda. Estaba haciendo la rehabilitación en Oviedo y un amigo, Borja Rodríguez, me animó a ir al Palacio de los Deportes donde había personas que practicaban halterofilia adaptada. Allí me encontré con gente en silla de ruedas que llegaba a levantar 100 kilos de peso. Si lo hacían ellos, ¿por qué no yo? Al año siguiente ya participé en el campeonato de halterofilia adaptada, es una disciplina que cada día me gusta más.
-¿Cómo has conseguido tan buenos resultados en tan poco tiempo?
-Con una dedicación exclusiva y con un buen entrenador, Lodario Ramón, que me aprieta y me exige. Al principio pensaba que iba a acabar conmigo, pero me inculcó de tal manera el trabajo que llegaron los buenos resultados. Ahora entreno 5 o 6 horas al día, y el resto es para descansar.
-Después de la halterofilia llegó el lanzamiento de peso y de disco. ¿En qué se parecen estas disciplinas?
-Los entrenamientos son bastantes parecidos porque ambos son deportes de fuerza explosiva, en los que realizas la máxima fuerza en un instante corto de tiempo. Y, aunque son técnicas distintas, ambos conllevan muchas horas de pesas y de gimnasio. Desde luego, mientras pueda seguiré con los dos.
"Gracias al deporte me siento muy útil y capaz de todo. Voy al gimnasio, quedo con los amigos, hago una vida absolutamente normal"
-Perteneces al Club de Atletismo Tineo y al Club San Mateo de Halterofilia ¿Cómo compatibilizas ambos entrenamientos?
-Me muevo entre Oviedo y Tineo. En Tineo entreno en el polideportivo de San Roque y hago los lanzamientos en el recinto ferial, donde el Ayuntamiento ha construido una plataforma que me permite entrenar sin depender de la climatología. En Oviedo entreno halterofilia en el Palacio de los Deportes con Lodario Ramón, y los lanzamientos con Miguel Álvarez en las instalaciones de San Lázaro. Voy combinando los entrenamientos en función de los horarios de los entrenadores.
-¿Sorprendido por la rapidez de los acontecimientos?
-Sí, porque esto ha subido como la espuma. Me he reorientado profesionalmente, antes trabajaba de electricista en el mantenimiento de la central térmica del Narcea, pero la vida cambió y hay que adaptarse a las nuevas situaciones. Desde la Federación Española, vista la progresión que llevo, me han tramitado licencia internacional, algo impensable para mí. Cuando me lo comunicaron me llevé una gran alegría y aunque todavía estoy lejos de las mínimas para un mundial espero dar saltos cualitativos en poco tiempo y poder presentarme a alguna competición internacional. Este año hay un Europeo de Halterofilia y un Mundial de Atletismo, y voy a intentarlo.
-Acabas de empezar, tienes mucho por delante...
-Así me siento. Acabo de cumplir 28 años y el número uno en lanzamiento de peso del mundo tiene 39, así que me quedan 11 o 12 años muy buenos. Todavía tengo mucho por andar.
-¿La fortaleza mental que has conseguido a raíz de esta experiencia es un extra que llevas en tu mochila?
-Esta claro que esto nadie lo desea, no sólo por las limitaciones que tienes ahora sino por lo mal que lo ha pasado la familia. Al principio las previsiones eran que de 1.000 casos, 790 no lo cuentan; mi madre siempre me recuerda que de las primeras 24 horas estuve 19 en quirófano. Pero ahora, después de todo lo que pasé, veo las cosas de otra manera. Antes del accidente le daba muchas vueltas en mi cabeza a pequeñas cosas insignificantes, y ahora no me preocupo por tonterías. No puedo decir que la experiencia fuera para bien, pero sí es verdad que en cuanto a mis pensamientos he cambiado mucho; y a nivel de esfuerzo y sacrificio, también.
-Tu vida deportiva antes del accidente siempre giró en torno al fútbol, entrenando a equipos de categorías infantiles. Y el año pasado entrenaste a uno en Oviedo, el Vallobín.
-Cuando estaba en plena recuperación me llamaron para que entrenase al equipo. Al principio la idea no me hizo mucha gracia porque aún me costaba mucho caminar, pero me convencieron y fue muy bien. Ascendimos a final de temporada, pero después gané el Campeonato de España de halterofilia adaptada y decidí no renovar. El fútbol me gusta mucho, pero lo he dejado este año para entrenarme con más exigencia.
-¿Hay un buen nivel de deporte adaptado en Asturias?
-Creo que desde Fedema, Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias, están haciendo las cosas bastante bien. Pero somos una comunidad pequeña y aunque a nivel competitivo tenemos a gente muy buena, como Alberto Suárez Laso en atletismo o Loida Zabala en halterofilia, falta que la gente se anime. En general no hay mucha participación.


El salto a la competición internacionalDavid Fernández consiguió la marca de 8,08 metros en lanzamiento de peso, cuando el récord de España es de 8,52 m.Desde su aparición en la escena deportiva David está consiguiendo muy buenos resultados. En el campeonato del pasado mes de junio consiguió la marca de 8,08 metros, cuando el récord de España es de 8,52, una distancia que espera superar este año. Pero la meta que realmente tiene el tinetense en mente es conseguir la mínima necesaria para participar en un Mundial, que en esta disciplina es de 10,50 m.
En lanzamiento de disco también espera dar un salto importante: de momento tiene la marca de 27,89 metros, y necesitará llegar hasta los 35 metros. Respecto a la halterofilia, David consiguió el oro con un levantamiento de 115 kilos, mientras que la mínima del Europeo es 147.
Ante las buenas marcas conseguidas, la Federación Española le ha tramitado la licencia internacional que le permitirá competir fuera de España. David Fernández continúa trabajando para hacer realidad sus próximos objetivos.
scroll back to top
 

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p