¿A quién le importa la España rural? Entre las guantadas y los besos comprometidos

1
246
¿A quién le importa la España rural? Entre las guantadas y los besos comprometidos. Artículo de Raúl Tanasio para Fusión Asturias
Fotos: Raúl Tanasio
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 5)

En un avance del programa “Viajando con Chester” Risto Mejide le pregunta a Cayetano Martínez de Irujo cuál es su sustento económico actual (y sin ningún tipo de rubor) éste le contesta que la agricultura ¡claro!… “no hay que estar sentado en un tractor para vivir del campo”… Sin duda alguna la sociedad española ha entrado en este 2023 en un estado de somnolencia participativa y un brilli-brilli preelectoral. Hasta no hace tanto tiempo la España rural (la que decíamos que estaba olvidada, desconectada y castigada) ya no ocupa líneas editoriales ni aparece en los espacios centrales de las televisiones nacionales, autonómicas o parroquiales. Las redes sociales generalistas ya apenas tratan los temas relacionados a la España agraria reconvertida en “moderna”. Algunos (no muchos, pero sí algunos, aunque sea en la periferia) nos lo olíamos… pero como siempre… volvemos a las andadas.

https://fusionasturias.com/opinion/reflexiones-desde-la-aldea/a-quien-le-importa-la-espana-rural-entre-las-guantadas-y-los-besos-comprometidos.htm ¿A quién le importa la España rural? Entre las guantadas y los besos comprometidos

La pregunta (tremendamente básica) que intentaré plantear es muy sintética y concreta (quizás lo complejo es poner nombre y apellidos a la misma). ¿A quién le importa la España-Asturias rural? Quizás algún lector o lectora me pueda exigir (y en su derecho está) de afinarla más. ¿A quién le importa garantizar un presente próspero para el rural y su gente? Y si rizamos más el rizo… ¿Quién está dispuesto o dispuesta a luchar por esa realidad? ¿Qué entendemos por gente? Vayamos por partes.

Desde un análisis objetivo de la realidad social la ruralidad no se encuentra en la misma fase de desarrollo y prosperidad que el mundo urbano. Por muchas cajas de fibra óptica que localicemos en los postes de la luz de nuestras aldeas y pueblos… el tan ansiado internet no ha logrado ni la digitalización social ni ha incrementado el número de personas que supuestamente se iban a convertir en “neorrurales colonos”. Esto parece indicar que las políticas públicas de modernización no atinan en las soluciones prácticas que el campo exige. El problema, a mi entender, reside desde un primer momento en la búsqueda de soluciones: al no contar con la ciudadanía rural se implementan medidas desde los despachos y así sucede lo que sucede… ¿A quién se le ocurre instalar fibra óptica en pueblos fantasma? ¿Por qué nos atajamos primero los problemas estructurales para luego añadir servicios complementarios?

“El tan ansiado internet no ha logrado la digitalización social ni ha incrementado el número de personas que supuestamente se iban a convertir en ‘neorrurales colonos’”

https://fusionasturias.com/opinion/reflexiones-desde-la-aldea/a-quien-le-importa-la-espana-rural-entre-las-guantadas-y-los-besos-comprometidos.htm ¿A quién le importa la España rural? Entre las guantadas y los besos comprometidos

Cada día muere más gente rural y, paralelamente, más gente joven y adulta marcha a la ciudad… ¿Cuándo nos daremos cuenta de que esto sigue igual y va a peor? La gente, bien sea rural o urbana, quiere o aspira a vivir cómodamente, sin penurias y con cierta paz y tranquilidad. Asumiendo las situaciones de precariedad que se viven en las ciudades, a causa de un sistema capitalista que influye en la supuesta democracia, la vida ciudadana rural (por muy natural y tranquila que se quiera promocionar) es de segunda o tercera categoría.
A partir de aquí… ¿Están nuestros/as políticos/as locales comprometidos con las zonas rurales? ¿Han promocionado -verdaderamente- la participación local y diversa? ¿Están nuestros/as representantes regionales interesados en resolver la histórica situación de atraso del mundo rural? Alejémonos de los mantras y que cada persona vea y juzgue. Según el último barómetro del CIS (correspondiente a diciembre de 2022) la población española encuestada se encuentra preocupada por la crisis económica, el paro, los problemas políticos en general, la sanidad, el mal comportamiento de los/as políticos/as, el Gobierno y los políticos/as concretos/as. Los problemas relacionados con la calidad del empleo y la pobreza (desigualdades sociales y de género) parecen residir en la base de los dolores de cabeza de la ciudadanía española, pero… ¿quién puede poner solución a esto? Las uniones sindicales “viejas” o nuevas (que podrían hacer algo) parecen no estar interesadas en estas cuestiones… ¿Por qué?

“La España vaciada, la despoblación” es un tema citado anecdóticamente como problema social (0,1% como segundo y tercer problema) por lo que tomando como referencia este estudio… ¡Qué le den a la España rural!

https://fusionasturias.com/opinion/reflexiones-desde-la-aldea/a-quien-le-importa-la-espana-rural-entre-las-guantadas-y-los-besos-comprometidos.htm ¿A quién le importa la España rural? Entre las guantadas y los besos comprometidos

No podemos esperar que la solución venga de las grandes empresas que se encuentran inmersas en las tendencias capitalistas y globalizadoras. Luego… ¿Donde vaya el asa que vaya el caldeiro? Pues no, queda una opción: que la ciudadanía rural se ponga “las pilas”.

No todos los/as ciudadanos/as son iguales, unos/as son más iguales que otros/as. No olvidemos que la gente de cuna sigue existiendo y los/as pobres/humildes también. Como no… el caciquismo y los clientelismos no ayudan a la modernización del país, limitando en la mayoría de las ocasiones a la acción humanizadora y democratizadora. Las personas que integramos la gleba del siglo XXI (llamémosla neoproletariado, neocampesinado o precariado) tenemos que darnos cuenta de que nadie nos aportará las soluciones que el campo necesita si no nos unimos verdaderamente en unidades de apoyo mutuo, huyendo de cualquier intento de control jerárquico. Aunque parezca mentira la España-Asturias rural sigue inmersa en los tiempos de la boina, sotana y tricornio (con respeto de la boina que mucho frío y calor me quita) usted ya me entiende…

“Aunque parezca mentira la España-Asturias rural sigue inmersa en los tiempos de la boina, sotana y tricornio (con respeto de la boina que mucho frío y calor me quita) usted ya me entiende…”

Cada persona es un mundo y cada uno/a sabe los problemas que tiene en su cabeza y en su familia. En ningún momento podemos olvidar que la unión nos hace más fuertes y que el esfuerzo colectivo de unos/as pocos/as bien avenidos/as puede resultar muy fructífero (tengamos en cuenta cómo las cooperativas agrarias consiguieron cambios en el mundo rural en la década de los ochenta y noventa del siglo pasado). Al final la participación no es una “tarea” más de la vida: es la base de nuestra existencia. Escuchar al otro/a, debatir, unirse y aspirar a nuevas realidades más justas.

https://fusionasturias.com/opinion/reflexiones-desde-la-aldea/a-quien-le-importa-la-espana-rural-entre-las-guantadas-y-los-besos-comprometidos.htm ¿A quién le importa la España rural? Entre las guantadas y los besos comprometidos

De pequeño mi madre me enseñó que a la gente adulta y mayor había que saludarla con dos besos. A la gente de mi edad también se le dijo eso, creo. Tras la pandemia esa costumbre social se está perdiendo, pero no la de callarse ante el poder y subyugarse… cosas de la vida… La ley del Talión no beneficia a nadie pero la de poner la mejilla sumisamente tampoco. No es cuestión de reacción violenta: el mundo rural necesita una nueva revolución democratizadora desde las bases populares y con un espíritu humanista que reivindique la dignidad humana, la realidad rural y la participación como epicentro social. Debemos aspirar a co-construir un proyecto de país para la Asturias y España rural entre todos y todas, sin obviar a nadie (que quiera aportar y no oprimir).

Volviendo al título del artículo… ¿A quién le importa la realidad rural? A pocas personas. ¿Podemos hacer algo para mejorar la realidad social? Sí. ¿Estamos dispuestos/as?

Ni amo, ni Dios, ni marido, ni partido.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí