Las playas Top 10 de Asturias

0
132
Playa del Silencio (Cudillero)
Playa del Silencio (Cudillero) / Imagen de Iris Vallejo en Pixabay
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Empieza el verano y hay ganas de playa. Y con calor, nada mejor que un buen chapuzón. Estos meses estivales atraen a miles de visitantes a Asturias que quieren disfrutar de la amplia variedad de playas que tenemos en la región con una calidad de agua excelente: 9 de cada 10 cuentan con la máxima calificación sanitaria que se concede en la UE ante el inicio de esta temporada.

Los resultados obtenidos el año pasado por la Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo, y que estarán vigentes esta temporada, ratifican que todas las zonas de baño presentan una calidad adecuada. De ellas, la mayoría son excelentes, el 9.3% buenas y el 4.1% suficientes.

Como novedad, los arenales de Navia, Porcía (El Franco) y San Antolín (Llanes) han conseguido la calificación de excelente, mientras que San Pedro de Bocamar (Cudillero) desciende a la calificación de buena.

Nueve de cada diez playas asturianas cuentan con una calidad del agua excelente, la máxima calificación sanitaria que se concede en la UE ante el inicio de esta temporada.

El Laboratorio de Salud Pública de la Consejería de Salud se encarga de recoger las muestras y analiza semanalmente los datos relacionados con el estado sanitario de los arenales sobre la base del programa de vigilancia que se lleva a cabo anualmente durante la temporada estival. La sucesión de mediciones determina la calificación final anual que se otorga a cada zona. Las calificaciones se calculan con base en la normativa comunitaria, de manera que todas las playas europeas se evalúan de igual forma, lo que permite comparar los datos.

La calidad del agua en las playas asturianas no ha dejado de mejorar año tras año y eso hace que su litoral sea uno de los más deseados, porque a la excelencia de sus aguas se une también la belleza del entorno, espacios paradisíacos donde se funde el verde del paisaje con el azul del mar Cantábrico. El encanto de este paraíso natural no atrae sólo a autóctonos si no a visitantes de nivel nacional e internacional, y eso no lo decimos sólo nosotros, lo reconoce la prestigiosa revista National Geographic. Entre la selección que realiza de las veinticinco playas más deseadas del verano en España, se encuentran tres arenales asturianos. Son estos.

Playa del Silencio (Cudillero)

Esta concha protegida por acantilados e islotes de distintos tamaños que aplacan la fuerza del mar, hacen de este lugar uno de los más bellos de Asturias. Se encuentra a 14 kilómetros de Cudillero, dentro de una zona de especial protección para aves y forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Occidental de Asturias.
Para llegar a las inmediaciones de la playa del Silencio, deberás ir hasta el pueblo de Castañeras; luego hay que hacer un pequeño recorrido a pie. La escalera que se encuentra en el acantilado, de unos 500 metros, te llevará a la ensenada de cantos rodados, un paraje casi virgen, rodeado de una naturaleza espectacular, aunque muy visitado. En bajamar, desde la playa del Silencio se puede caminar hasta la cala de El Riego, otro lugar que merece ser visitado.

Playa de Gulpiyuri (Llanes)

Es la segunda playa destacada en la lista. Una curiosa cala interior, sin salida directa al mar, formada por arena blanca y agua salada que se cuela por debajo de los acantilados que la rodean cuando sube la marea. Está considerada Monumento Natural.
Gulpiyury no tiene servicios y no es accesible en coche, está rodeada de prados y el acceso se realiza desde la población cercana de Naves a través de un camino agrícola; también se puede llegar a pie desde la vecina playa de San Antolín o desde Villahormes a través de la senda costera.

Playa de Gulpiyuri (Llanes)
Playa de Gulpiyuri (Llanes) / Foto: Turismo Asturias

Playa de Poo (Llanes)

El tercer tesoro de la costa asturiana, según la selección del National Geographic. Este maravilloso arenal se encuentra junto a la desembocadura del Río Vallina y es una de las playas más concurridas de la zona.
Este arenal tiene una curiosa forma de embudo, de manera que cuando sube la marea entra el agua por el canal y se crea una inmensa piscina de agua remansada y poca profundidad, ideal para el baño. Eso la ha convertido en una playa muy familiar y además segura. Se puede acceder hasta ella en coche, aunque dispone de un aparcamiento bastante pequeño para la afluencia que tiene.

Playa de Poo (Llanes)
Playa de Poo (Llanes) / Foto: Turismo Asturias

A esta particular selección hemos de añadir otro reconocimiento, el que acaba de hacer la revista The Times eligiendo al Principado como la región norte con las mejores playas de España, con la playa de Barayo a la cabeza. Galicia, Costa Brava, Menorca o Formentera le siguen en la lista.

En concreto, la publicación describe este paraíso asturiano: “Dentro de la reserva local y de dos kilómetros cuadrados reservados para la protección de las aves, Barayo es salvaje, sin trabas. Un río -el Barayo- donde vagan las nutrias, fluye a través de un profundo valle con acantilados y bosques a ambos lados, luego da paso a marismas, dunas de arena y una franja azotada por grandes olas del Cantábrico”. Recomiendan a sus lectores llevar comida y bebida para pasar allí el día porque al ser un espacio protegido, no tiene cerca locales de restauración.

Playa de Barayo (concejos de Navia y Valdés)
Playa de Barayo / Foto: Turismo Asturias-Mampiris

La playa de Barayo, salvaje y sin trabas, ha sido elegida la mejor playa de España por la revista The Times.

Esta playa, compartida por los concejos de Navia y Valdés, además de por su belleza, es motivo de estudio y ordenación debido a su rico ecosistema, sus espectaculares dunas y su variada fauna. Sus aguas son bastante apropiadas para el baño, poco peligrosas y no tienen corrientes submarinas. Es ideal para disfrutar en familia.

El acceso hasta la playa de Barayo es peatonal, a través de una pista forestal o descendiendo por unas escaleras naturales excavadas en el propio acantilado. Hay amplios aparcamientos donde dejar el coche a ambos extremos de la playa. Al ser un espacio protegido no llega hasta allí ningún camino asfaltado, de ahí que siga conservando su carácter aislado.

Sólo queda ponerse protector solar, coger la toalla y el bañador y sumergirse en las aguas del Cantábrico asturiano. Con tantas joyas costeras va a ser difícil elegir, pero ¡ahí está el reto!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí