Imágenes de Asturias

descargar


Suscríbete

Recibe cada mes el sumario en tu correo

Opinión Firmas Xaviel Vilareyo La Rexenta. Leopoldo Alas 'Clarín'

La Rexenta. Leopoldo Alas 'Clarín'

Imprimir E-mail
(1 Voto)
Escrito por Xaviel Vilareyo   
Jueves, 30 de Diciembre de 2010 10:42
La Rexenta. Leopoldo Alas 'Clarín' 5.0 out of 5 based on 1 votes.

Traducción inédita y novedosa del principiu de La Rexenta de Clarín.


Una hora menos en Miranda. La Rexenta. Leopoldo Alas “Clarín”La heroica ciudá apigazaba. L’Escarión, caldu y galbaniegu, puxaba les ñubes esblanquiñaes que s’esgarraben al entainar pal Norte.Nes cais nun había más ruíu que’l runfíu rinchante de los tremolinos de povisa, farrapos, paya y papelos que diben d’un regueru pa otru, d’un empedráu pa otru, d’un requexu pa otru esnalopiando y escorrexando, como caparines que van guetándose y afuxendo y que l’aire endolca nes sos dobleces invisibles. Como canayes de pillastrinos, aquelles migayes de la basoria, aquelles sobres de too axuntábense nun amaciñu, parábense como dormíes un momentu y rebizcaben otra vez asuraes, espardiéndose, esguilando unes peles muries hasta los cristales trembolantes de los faroles, otres hasta los cartelos de papel mal pegao nos cantos, y había pluma qu’algamaba a un tercer pisu, y sable fino que s’espetaba pa díes, o pa años, na vidriera d’un escaparate, garrada a un chombu. La torre la catedral, poema románticu de piedra, delicáu himnu, de dulces llinies de guapura silencioso ya inamostiable, yera obra del sieglu selce, anque antes entamada, d’estilu góticu.

Vetusta, la mui noble y lleal ciudá, Corte en llonxanu sieglu, facía la dixestión del pote y de la fabada, y aselaba oyendo ente dormideres el monótonu y familiar rumbíu de la campana de coru, que retrañía allá no alto de la espigada torre na Santa Basílica. La torre la catedral, poema románticu de piedra, delicáu himnu, de dulces llinies de guapura silencioso ya inamostiable, yera obra del sieglu selce, anque antes entamada, d’estilu góticu, pero, hai que lo dicir, moderáu por un instintu de prudencia y harmonía que camudaba les simplayes esaxeraciones d’esa arquitectura. La güeyada nun cansaba acollumbrando hores y hores aquel índiz de piedra qu’apuntaba pal cielu; nun yera una d’eses torres que tien aguya que s’esfelpeya polo delicada, más esmirriaes qu’esbeltes, amaraxaes, como señorites refines qu’aprieten demasiao’l cinchu; yera fornida ensin perder un res de la so espiritual grandura, y hasta los segundos corredores suyos, elegante barandiella, xubía como fuerte castiellu, aventándose dende ellí en pirámide d’angulu célebre, inimitable nes midides y proporciones suyes. Como fexe de freba y ñervios la piedra endolcándose na piedra esguilaba pa lo alto, faciendo equilibrios d’acróbata nel cielu; y como prodixu de xuegos malabares, nuna punta de caliza sofitábase, como imantada, una bola grande de bronce dorao, y enriba otra más pequena y so ésta, una cruz de fierru qu’acababa en para-rayos.

Cuando nes grandes solemnidaes el cabildriu mandaba allumar la torre con llumeres de papel y vasos de collores, semeyaba guapo, destacando na tiñebla, aquella romántica cosona; pero perdía con estes gales la indesplicable elegancia del perfil y pañaba les figures d’una descomanada botiella de sidra-xampán. Meyor yera collumbrala en clara nueche de lluna, destacando nun cielu puru, arrodiada d’estrelles que semeyaben la so aureola, abangándose en dobleces de lluz y solombra, pantasma xigante que xixilaba pola ciudá pequena y abuxada que dormía ante los sos pies.

Bismarck, un pillastru ilustre de Vetusta, nomáu con talu alcuñu entre los de la so clas, nun se sabe por qué, enroñaba’l sobáu cordel arreyáu al mayuelu descomanáu de la Wamba, la campanona qu’apellidaba a coru a los mui venerables callóndrigos, cabildriu catedraliciu de supremes ventayes y privilexos. Bismarck yera d’oficiu alantreru de dilixencia, yera de la tralla, como en Vetusta llamaben a los de la so castra; pero les aficiones suyes llevábenlu a los campanarios; y por delegación de Celedonio, home d’ilesia, acólitu en funciones de campaneru, anque tampoco en propiedá, l’ilustre diplomáticu de la tralla esfrutaba dalgunos díes la honra d’espertar al venerable cabildriu del santificador pigazu, llamándolu pa los rezos y cánticos del so propiu mester. L’alantreru, davezo chancieru, folixeru y regolvín, manexaba’l mayuelu la Wamba con una seriedá de bruxu de bona fe. Cuando posaba pa la hora del coru, asina dicíase, Bismarck sentía él dalgo de la dignidá y la responsabilidá d’un reló.

La Rexenta. Leopoldo Alas “Clarín”Celedonio, mangada pel cuerpu la sotana negra, puerca y esfarrapada, taba asomáu nuna ventana, como un marqués, y cuspía fachendosu y pel dentame pa la plazuca; y si-y petaba aventaba grih.o sobre dalgún raru pasante que-y paecía del tamañu y de la importancia d’un murín. Aquel altor subíase-yos a la tiesta a los pillastrinos ya inspirába-yos un fondu despreciu de les coses terrenes.

- ¡Mía tu Chiripa, que diz que pue más que yo!- dixo’l monanciellu, cuasi cuspiendo les pallabres; y aventó media pataca asada y podre pa la cai puntiando pa un callóndrigu, pero seguru de nun cincalu.

- ¡Qué va poer, ho!- arrespondió Bismarck, que nel campanariu combayaba a Celedonio y pela cai tratábalu a patades y arrincába-y a pura fuercia les llaves pa xubir a tocar les oraciones.

scroll back to top
 

Una hora menos en Miranda

Entre 2008 y 2014, Xaviel Vilareyo escribió en Fusión Asturias un artículo mensual bajo el nombre Una hora menos en Miranda. Aquí se puede encontrar la recopilación completa de estos trabajos.

Directorio de empresas

silvota_trabajador

Directorio de  Guía de Asturias

Números publicados

portadas

Concejos

mapa_asturias_p