Polígono Industrial de Barres (Castropol). Localización estratégica

0
85
poligono industrial de Barres (Castropol)
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

A pesar de la crisis, que se ha notado especialmente en el sector de la construcción, esta área industrial cuenta con la baza de la localización estratégica en el occidente asturiano. Todavía hay espacio disponible en la tercera fase, dispuesto para épocas de crecimiento económico.

A principios de los años noventa, la necesidad de suelo industrial en la zona era evidente, de modo que se buscó habilitar la zona de Barres para albergar a las empresas interesadas. En 1991 se comenzó el estudio de viabilidad, y poco a poco se fueron dando los pasos necesarios para dinamizar el proyecto. El polígono de Barres se incluyó en el Plan de Promoción del Suelo Industrial del Principado de Asturias como actuación de interés comarcal, y sus dos primeras fases (inauguradas en 2002 y 2004, respectivamente) se ocuparon sin problemas. Más tarde se planteó una tercera, ya finalizada, que se ha visto afectada por la recesión económica y todavía tiene plazas disponibles, gestionadas a través de Sogepsa (Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo de Asturias).

Recientemente se ha trasladado la gestión del sistema de vídeo-vigilancia a la policía local de Castropol, que recibe la señal de las cámaras en las dependencias municipales mediante fibra óptica.

Con la llegada de los primeros empresarios nació también la necesidad de organizarse para administrar el nuevo espacio. De ahí surgió, en el año 2003, la Asociación de Empresarios del Polígono de Barres (ASPOBA), que a lo largo de su andadura ha ido consiguiendo diferentes objetivos, como la señalización de calles, la ordenación de la circulación, o la instalación de un directorio de empresas. Uno de sus mayores éxitos fue la instalación de un sistema de vídeo-vigilancia, dando así respuesta a una preocupación común a la mayoría de las zonas industriales, especialmente en los últimos tiempos, ya que los robos han aumentado de forma evidente. Según informa el presidente de ASPOBA, el empresario Francisco José García, recientemente se ha trasladado la gestión de este sistema de vigilancia a la policía local de Castropol, que recibe la señal de las cámaras en las dependencias municipales mediante fibra óptica.

La queja principal de los empresarios es que el prometido acceso a la autovía A-8 no termina de materializarse. A pesar de que los terrenos están expropiados, parece que el tema se ha paralizado.

Pese a estos pequeños logros, el panorama se presenta difícil, o así lo creen desde ASPOBA: «Yo siempre he pensado que este polígono está muy bien situado, crear una área industrial en esta zona fue una apuesta de la administración, esto iba a ser un referente, las posibilidades de crecimiento eran muchas… pero ahora mismo la situación es complicada», opina García. La queja principal es que el prometido acceso a la autovía A-8 no termina de materializarse. A pesar de que los terrenos están expropiados, parece que el tema está paralizado, cuando unas buenas comunicaciones son condición ineludible para que las empresas funcionen con normalidad. «Quizá lo hemos visto tarde, pero la realidad es que se gastaron millones de euros en la tercera fase y ahora no hay dinero para el acceso -se lamenta el Presidente de la Asociación-. Y la salida que tenemos ahora, que da a una carretera comarcal, es directamente mala, más cuando tiene que asumir mucho tráfico pesado. No lo entiendo, porque era una obra que estaba comprometida, parecía que iba a hacerse ya. Sabemos que la situación es difícil, pero también que las empresas, sobre todo las pequeñas, estamos muy castigadas y necesitamos ayuda. Y los políticos deberían pensar que si se acaba el pequeño empresario, que es la base del país, no va a haber nadie para mantenerlos».

Desde la Asociación de Empresarios y el Ayuntamiento de Castropol se plantea crear una Entidad de Conservación.

La crisis se ha notado en el polígono de Barres, explica García, ya que el perfil de empresa de la zona está compuesto de PYMES y abundan las empresas relacionadas con la construcción. En este contexto, el mantenimiento de las zonas comunes del polígono se resiente, y hay que buscar soluciones. Desde la Asociación de Empresarios y el Ayuntamiento de Castropol se plantea crear una Entidad de Conservación, como organismo autónomo con capacidad para acceder a ayudas, gestionar presupuestos mayores, y de este modo mantener las instalaciones actuales y plantear mejoras y vías de crecimiento. De momento, la Asociación y el Ayuntamiento tienen vigentes diferentes acuerdos, en los que ambas partes aportan en la medida de sus posibilidades.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí