Castropol. Un mar de tesoros

0
116
Ría del Eo con Castropol al fondo
Ría del Eo con Castropol al fondo. Foto: Valvanera
[Total:0    Promedio:0/5]

Asomado a la ría del Eo, este concejo cobija secretos bajo el mar y también en los pueblos que lo conforman. La belleza de un atardecer o de un bosque dorado puede silenciarlos, pero no eliminarlos. Es hora de descubrirlos.

El azul de las aguas de la ría crea imágenes de gran encanto, como sucede en La Linera, y además tiene la propiedad de relajarnos. No sólo por el paisaje que muestra y las aves que acoge, sino porque en este lugar se pueden practicar deportes náuticos como el remo o la vela. Recogidos en este recodo donde el Eo se entrelaza con el Cantábrico, son muchos los que sacan su pequeño barco de vela y se regalan un atardecer sobre aguas tranquilas. Sin embargo, debajo de este oasis de calma, descansan vestigios de un pasado defensivo, como atestiguan los cañones y barcos hundidos que se cree que pertenecen a dos fragatas españolas que defendían la costa del ataque de los ingleses.
Otro de los tesoros que esconde la ría del Eo es el cultivo de ostras, cuyas estructuras sólo pueden verse cuando baja la marea.
Si entramos tierra adentro para conocer Castropol y Figueras observaremos pequeñas villas de gran encanto, que concentran en sus calles el saber de las gentes pacientes que viven asomadas al mar. Pero ante lo evidente, merece la pena señalar lo que está escondido, aquellos lugares que se conservan debido al esfuerzo que requiere llegar hasta ellos. Sin ir más lejos, en Sestelo, al cobijo de los árboles se levanta un enigmático edificio de piedra construido en el siglo XIX bajo indicaciones del indiano Ángel Pérez. En su día fue fábrica de papel, orfanato en la guerra civil y escuela-taller en los años 90. Hoy un particular pretende terminar su rehabilitación para que sea un complejo cultural y turístico de referencia en Occidente. El proyecto contempla un hotel de cuatro estrellas de 25 habitaciones y espacio para la cultura del cine, exposiciones, charlas…
Y ahora otros tesoros, esta vez agazapados en las cercanías de la Sierra de la Bobia: la Cascada del Cioyo y un castro cerca del pueblo de Obanza. Estas pequeñas sugerencias pondrán en funcionamiento nuestra personal búsqueda de tesoros, que abarca también la gastronomía con platos como patatas con cabeza de merluza, y empanadas de agüillolos o de arenques. Pinche aquí para ver más reportajes de esta comarca

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí