Un paseo con cuatro paradas

0
49
Cabo Blanco. El Franco. Asturias
Cabo Blanco / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Descubrimos varios de los tesoros de El Franco, que esconden historia en cada una de sus piedras. La mayoría son una combinación de naturaleza y la mano del hombre, que dan lugar a espacios sorprendentes.

Cabo Blanco

Podemos llegar partiendo de Valdepares por un camino, o a través de la Senda Costera. Sin duda es fundamental elegir un día soleado para acercarse, puesto que la visión que ofrece Cabo Blanco de la costa cantábrica es de quitar la respiración. Los acantilados son abruptos, coronados por una alfombra de verde hierba en la que sentarse a contemplar las vistas. Este fue el lugar elegido por antiguos pobladores para instalarse, como dejan patente los cuatro recintos castreños que se conservan, cada uno de ellos defendido por un gran foso excavado en la roca que se aprecia a simple vista.

Monumento Natural de As Covas da Andía

Este monumento natural procede de la acción conjunta de la naturaleza y las labores mineras sobre roca caliza que los romanos efectuaron en los siglos I y II d.C. en busca de oro. Actualmente los socavones han sido invadidos por una exuberante flora, y al lugar sólo se puede acceder mediante visita guiada. Hasta el 30 de septiembre hay rutas organizadas de martes a domingo en los siguientes horarios: 11 h., 12.30 h., 16 h. y 17.30 h. Para información y reservas hay que llamar al 985 478 601 ó 619 368 169.

Iglesia de Miudes

La sobriedad de este edificio coronado con una bella espadaña, esconde una gran historia. Es parte de una iglesia románica tardía (s. XIII) de la que sólo se conserva el ábside semicircular cubierto con bóveda de horno. El cuerpo de la iglesia se reedificó en 1707, dando lugar a una planta basilical de tres naves, la central más ancha y culminada por un arco de triunfo de medio punto y el altar mayor. Destaca la talla en madera policromada de origen gótico e influencias nórdicas, en la que la Virgen María enseña a leer al Niño.

La Fuente de La Braña es un manantial con propiedades curativas, en cuyo entorno se celebran comidas y meriendas familiares

Fuente de La Braña

El núcleo rural de La Braña cobija la iglesia del siglo XVIII dedicada a Nuestra Señora de La Braña, que atrae a muchos fieles en toda la comarca debido a la fama de sus milagros. La romería tiene lugar el 15 de agosto y es costumbre que los romeros vayan caminando y pasen por el manto de la Virgen un ramo de tejo adornado con rosquillas y caramelos. Pero lo que más destaca es la Fuente de La Braña, un manantial con propiedades curativas situado a 200 metros del santuario en cuyo entorno se celebran comidas y meriendas familiares.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí