Toño Villarejo, el alma del CD Riosa

0
213
Presidentes que han pasado por el CD Riosa. A la izda., Toño Villarejo.
Presidentes que han pasado por el CD Riosa. A la izquierda, Toño Villarejo. /Foto: Fusión Asturias
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Lleva dos décadas al frente del CD Riosa, haciendo lo posible y lo imposible por sacar adelante una cantera que haga brillar al Club.

Tiene el ánimo incombustible, como corresponde a quienes deben sortear las dificultades de un proyecto que se alimenta de mucha ilusión, mucho trabajo y escasos fondos. Aún así, confía en un relevo generacional que dé continuidad al Club.


Y es que son muchos años, nada menos que veinte, en la presidencia del Club. Y casi otros tantos como jugador y haciendo diferentes labores dentro de la directiva. Pero mientras llega y no el ansiado relevo generacional, hay mucho que agradecer a la labor de Antonio Villarejo, Toño, en lo que ha sido una labor incansable para que año tras año el fútbol tenga presencia en el concejo.

-Con tantos años en el Club ha sido testigo de todas las etapas y ha tenido que superar muchas dificultades para mantenerlo a flote.
-Sí, yo conocí el Club cuando prácticamente teníamos todas las categorías, y ahora tenemos sólo el equipo regional y uno infantil. Este último nos cuesta muchísimo porque no somos capaces de conseguir suficientes críos para formarlo. Notamos muchísimo que la población envejece o simplemente se marcha a vivir fuera del concejo, de modo que es probable que este equipo que estamos entrenando ahora no tenga continuidad. Es una pena. Ahora tenemos diecinueve jugadores en la plantilla regional y quince en infantiles, con lo que tendríamos que traer dos de fuera para intentar completar el equipo.
-¿Qué momentos recuerda con especial cariño?
-Pues cuando subimos a preferente, por supuesto. Estuvimos un año y para mí fue un referente histórico. Y fueron muy agradables los años que tuvimos todas las categorías, a pesar del ajetreo. Teníamos hasta diez equipos: benjamín de fútbol sala, alevín de campo, infantil, cadetes, juveniles y el regional.
-La evolución de las instalaciones ha sido notable. El césped artificial que se ha colocado recientemente en el campo habrá mejorado mucho las cosas, ¿no?
-Claro. Antes, cuando teníamos el campo de arena y jugábamos el domingo, había que venir el sábado a rastrillar y pintar. Nos poníamos la «funda» y trabajábamos antes de ver el partido. Ahora, como digo yo, ¡somos directivos de corbata! Ya no tenemos que cambiarnos de ropa.
-¿Qué es lo primero que le pide a la plantilla, en este caso la de primera regional?
-Pues independientemente de la calidad de los jugadores, que por supuesto es importante, creo que la base de todo es el compañerismo, que ellos hagan equipo, que exista camaradería. Con ese equipo uno va contento a todas partes, se gane o se pierda. Si ellos se llevan bien y son jugadores comprometidos, no hay nada que decir.
-¿Y cómo está el CD Riosa de presupuesto?
-Cada año más corto y llegamos al final con más dificultades. No hay dinero. Así que por nuestra parte si un jugador no está a gusto con nosotros sólo tiene que pedir la baja, porque no le podemos prometer lo que no hay. Pero a cambio intentamos que estén contentos, dar todas las facilidades, que la ropa esté limpia y que las instalaciones sean las adecuadas.
-¿Y la afición? En general es un problema mantenerla en los clubes pequeños.
-Hombre, ya se sabía hace años que el fútbol modesto iba a ir hacia abajo. La televisión ha hecho mucho, porque hay fútbol a la carta durante todo el fin de semana. Así que imagínate: un partido a las 5 de la tarde, en invierno, cuando están televisando fútbol en cualquier cafetería… ¿quién va a querer venir al campo a pasar frío? Yo me acuerdo, hace años, sacar de taquilla cuarenta mil pesetas, de las cuales le pagaba tres mil al árbitro. Ahora el 80% de las taquillas no alcanzan los ciento sesenta euros que pagamos por derechos de arbitraje. También los patrocinadores han bajado. En época de crisis, la gente recorta de lo que no es vital para el negocio.
-Ser directivo de un club modesto necesita tener espíritu de sacrificio.
-Yo le digo a la gente que el que viene aquí de directivo viene a trabajar, a recibir críticas, y en el peor de los casos a poner dinero de su bolsillo. No nos llevamos ni los aplausos ni los honores. Pero bueno, yo ya aviso a mis directivos de que tenemos que estar vacunados.
De todos modos, cuando uno se mete en algo como esto y durante tanto tiempo, está claro que es por gusto. Aunque ahora la verdad es que se nota el paso del tiempo, cada año las temporadas se hacen más largas.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí