Tratantes de ganado, oficio de ayer y de hoy

0
91
Marcelino García, tratante de ganado de Siero.
Marcelino García, a la derecha, cerrando un trato / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

A falta de año y medio para jubilarse, Marcelino García continúa desarrollando la misma labor que comenzó cuando tenía 18 años: comprar y vender ganado.

El oficio de tratante es antiguo y hasta hace unos años era bien conocido en los pueblos. El negocio requería un trato directo, se visitaban dos o tres pueblos y se compraba una veintena de cabezas de ganado. Hoy las proporciones se han invertido. La despoblación de los núcleos rurales y el cambio de sociedad ha hecho que para comprar unas pocas reses haya que recorrer una veintena de pueblos. Por eso ha habido un cambio de costumbres importante que ha llevado a los tratantes como Marcelino a comerciar casi exclusivamente en ferias, donde se hacen en una mañana las gestiones que de otra forma llevarían más tiempo y más dinero. “En las ferias es donde mejor se hace negocio”. Se compra en Cangas del Narcea, Allande o Tineo. Se vende en Oviedo, Lugones, Posada, Lugo de Llanera y también en Madrid.
Siero continúa siendo punto de encuentro de las mejores reses de Asturias y donde se hacen transacciones importantes. Siempre ganado menor de un año, culón, tierno, siempre asturiana de los valles, con la IGP Ternera Asturiana para garantizar la calidad. Los sellos y las certificaciones son sin duda una garantía, pero no hay nada como el buen ojo del profesional, que sabe ver lo que nadie más ve. Y eso lo dan los años y la experiencia que se gana sólo después de llevar muchas ferias sobre las espaldas. “Un profesional ve enseguida si una ternera sale buena y con rendimiento o sale mala –explica Marcelino García-. En un vistazo ya calibra el peso en canal con muy poco margen de error. La construcción de la ternera revela cuál es la que pesa bien y la que no. La ternera que da una canal buena es la que tiene volumen atrás y adelante es más estrecha, poco vientre, fina de hueso. Pero depende, a veces una ternera con poca trasera puede que muerta sea más culona que viva. Hay que saber”. Fundamental es el aspecto y el tono: “Se ve enseguida la calidad de la carne: la que tiene brillo, la que va a salir dura, la que está de buen pienso y buen mamar. Es difícil equivocarse”.
Un arte. Y ¿vale cualquiera para esto? “Hay que darle a esta profesión el valor que tiene. Para aprender bien hay que estar viendo esto desde pequeño, que el niño acompañe al padre y lo vea hacer”. Un oficio que, como tantos otros, debería continuar adelante de la mano de profesionales como Marcelino García. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí