Pasión por los cómics. Carol Medina, ilustradora y creadora

2
177
Arckham Assylum (izda.) y Jack Torrance (dcha.)
Arckham Assylum (izda.) y Jack Torrance (dcha.) / Ilustraciones y fotos cedidas por C.M.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4.6)

A Carol Medina le encanta narrar historias a través de sus viñetas y, recientemente, su talento ha sido reconocido con el primer premio del concurso ‘Un valle de cómic Luis Molina’. Y aunque no es fácil salir adelante en este sector, la creadora gijonesa mantiene el rumbo firme hacia todos sus sueños.

Cuando eligió estudiar Historia del Arte y luego un máster en Mercado del Arte, Antigüedades y Tasaciones nada parecía indicar que se vería a sí misma dibujando por encargo y dando clases de cómic y narrativa gráfica. En realidad, era algo que estaba gestándose desde hacía mucho tiempo porque lo suyo con los lápices venía de muy atrás, desde muy pequeña. Sus padres tienen dibujos suyos de cuando apenas tenía cinco años, y también con muy poca edad se había aficionado a los tebeos que le dejaba su abuelo. El cóctel ha dado sus frutos en una ilustración autodidacta.

Carol Medina, ilustradora y creadora de comics
Carol Medina en su escritorio de trabajo

-¿Qué es lo que te hizo orientarte hacia el género del comic?
-La verdad es que soy de esas chicas raras que empezaron a leer cómics muy temprano. Ahora tengo 46 años, ya estoy fuera de moda, pero empecé desde muy chiquitina. Leía Mortadelo y Filemón y de ahí pasé a las historias de superhéroes y ya me metí en este mundo. Llevo enamorada de los cómics toda la vida.

-¿Recuerdas algún trabajo importante que te haya dado el pistoletazo de salida?
-Todo comenzó cuando empezaron a encargarme cosas, y hace diez años me encargaron un cuento infantil que era para hacer un regalo. Yo me tiré a la piscina y fue de lo primero que hice más grande y mejor pagado porque era mucho trabajo. Y este año gané el premio Un valle de cómic Luis Molina, que me afianza en mi esperanza de dedicarme totalmente a esto.

“Cómo cuentas una historia, cómo la narras, qué tempo le das, dónde haces hincapié (…) pueden ser cosas más importantes que la propia historia”

-Ganaste el concurso de cómic en Murcia con la obra El Escritor ¿De qué trata?
-Es una historia muy sencilla: la de un escritor que se queda viudo y se retira a escribir a una cabaña alejada que tiene en las montañas. Aunque ya pasó algo de tiempo él todavía está pasando su duelo, y en un momento dado empieza a oír ruidos raros en la casa. Al final, aparece un mapache que le entiende, y que es como si fuera el espíritu de su mujer. En realidad es un canto a la esperanza, a mantener lo que queremos en nuestro corazón.

-Como profesora de narrativa gráfica, ¿qué es más importante, lo que se cuenta o cómo se cuenta?
-Una historia puede ser muy sencilla, como esta de El Escritor, pero el cómo la cuentas, cómo la narras, qué tempo le das, dónde haces hincapié, en qué ideas te paras más, lo fluida que puede ser la forma de contarla y cómo intentes mantener el interés del lector, al final, son más importantes que la propia historia en sí. E incluso estas cosas pueden ser más importantes que el dibujo, porque podemos dibujar algo feo pero que cuente bien una historia y, sin embargo, tener uno maravilloso que la narre mal.

“Yo creo que para dedicarse a esto hay que tener una vocación muy fuerte; cualquier labor artística o creativa es imposible si no estás de alguna manera obsesionado con ello”

-¿Qué tipo de herramientas le aportas a alguien que se quiere introducir en el mundo del comic?
-Digamos que las clases que imparto no son lineales y mucho de lo que ocurre es sobre la marcha. Desde luego, la parte del dibujo es muy importante y suele ser la principal razón por la que la gente acude a mí, pero hay otra parte que tiene que ver solo con cómo contar historias. Igual que se hace en el cine, hay que ver el tipo de plano que usamos, de qué manera te acercas a una escena, desde qué ángulo, si es desde arriba o desde abajo, si es a nivel de los ojos, todo esto influye en cómo absorbemos la historia o en cómo la entendemos.
Luego hay maneras de acelerar una narración o, al contrario, ralentizarla. Son muchas cosas las que hay que aprender, aunque en el fondo es bastante intuitivo porque todo el mundo ve películas y aunque no se dé cuenta están absorbiendo distintas maneras de contar cosas. A través de cómo eligen contar historias dirigen nuestra forma de entenderlas, para que lo hagamos de una manera concreta. Y esto mismo ocurre con el cómic, que también narra historias.

-El sector del cómic sigue siendo bastante complicado, ¿sois supervivientes los que os dedicáis a esto?
-Sí, totalmente. No conozco a nadie, incluso gente que se dedica a ello profesionalmente, que no haya pasado por etapas de dar clases, de hacer encargos o de realizar todo tipo de dibujos. Y en mi caso también incluyo otros trabajos que no tienen nada que ver, aunque utilizo todo el tiempo que puedo para dibujar. Yo creo que para dedicarse a esto hay que tener una vocación muy fuerte; cualquier labor artística o creativa es imposible si no estás de alguna manera obsesionado con ello.

“Mi mayor influencia viene del cine, la literatura y los cómics, un lenguaje visual porque yo soy muy visual”

Imperator Furiosa, ilustración de Carol Medina
Imperator Furiosa. “Me gusta esta ilustración porque fue de esas veces que supe que había dado en el clavo: la composición y los colores resumen la idea del personaje y la película a la que se refiere (Mad Max). No le cambiaría nada. Si me preguntas si es mi favorita, te respondería que no, pero estoy muy satisfecha con ella”

-¿Qué temas son los que más te atraen reflejar?
-Todo lo relacionado con la cultura popular, principalmente la muy americana, porque es la que tenemos todo el día ante nuestros ojos. Mi mayor influencia viene del cine, la literatura y los cómics, un lenguaje visual porque yo soy muy visual. Hay personajes que me encantan y de alguna manera siempre te quedan dentro y te apetece dar tu versión de ellos. También tengo influencias de lo que estudié, Historia del Arte, pero sobre todo son las tres anteriores.

-Recientemente, en el Celsius 232, (el Festival de terror, fantasía y ciencia ficción de Avilés) pudiste conectar con el guionista de la Patrulla X. ¿Qué supuso esta experiencia?
-Chris Claremont es el guionista que estuvo más tiempo en una colección seguida, estuvo catorce años dibujando la Patrulla X, lo que ahora todo el mundo conoce como los X-Men. A mí esa etapa me pilló de chavalina y fue una de las cosas que más me enganchó del mundo. Conocerlo para mí fue un momentazo, y eso que yo no soy una persona especialmente fan de pedir autógrafos. Estas cosas no me van mucho pero sí que fue especial conocerlo porque charlamos y pude darle uno de mis dibujos. Era la imagen clásica de uno de mis personajes favoritos que sé que también es uno de sus favoritos, él la vio en mi móvil, le gustó y luego yo se la regalé. Fue emocionante poder darle un dibujo mío al creador del personaje.

-¿Qué tiene que tener una ilustración para que te satisfaga?
-Para mí es importante la composición, que haya sensación de profundidad. Eso es lo primero, que no sea plano, que puedas ver muy lejos sin que sea necesariamente un paisaje lejano, y luego el color, que es algo que me llama mucho la atención. Me gusta mucho que el colorido sea armónico y que exprese algo, que cause emoción de alguna manera.

“Para mí dibujar es más el camino que a dónde llegas, y no todos los dibujos tienen final feliz. Digamos que muchos acaban en la papelera pero yo siempre disfruto de hacerlo”

-¿Tienes alguna ilustración que sea tu preferida?
-Tengo alguna que me gustó mucho porque realmente plasmé lo que quería plasmar, pero es verdad que, a veces, las ilustraciones que más han gustado a la gente no son necesariamente las que más me gustan a mí. Algunas que gustan mucho incluso no terminan de convencerme, y cuando esto ocurre me sorprende, me deja un espacio un poco desequilibrado porque no sé por dónde tengo que tirar. Pero yo tengo que ser completamente fiel a mi visión, porque esto es tan azaroso como los ojos del que mira. Si a la gente le gusta, maravilloso, y si no, tampoco pasa nada.

-Cuando acometes un proyecto complejo y realizas todo el proceso completo, desde tener la idea hasta terminarlo ¿cuál es el momento más emocionante?
-Para mí dibujar es más el camino que a dónde llegas, y no todos los dibujos tienen final feliz. Digamos que muchos acaban en la papelera pero yo siempre disfruto de hacerlos. Disfruto mucho y me siento orgullosa de lo que hice cuando realmente salió lo que quise; a base de trabajarlo terminas consiguiéndolo, porque siempre tienes la posibilidad de borrar y volver a hacerlo. Puedes dar marcha atrás, hacer bocetos y planificar, pero lo importante es el camino, el rato que paso dibujando para mí es siempre satisfactorio, aunque haga garabatos delante de la tele.

“En el ordenador siempre tienes el Ctrl Z para dar hacia atrás las veces que haga falta en los dibujos, algo que echas mucho de menos en la vida real”

Carol Medina, ilustradora y creadora de comics-La mayor parte de tus trabajos son digitales, ¿por qué eliges este medio?
-Todo lo que puedo hacer en el ordenador es lo que podría hacer en el papel con muchas herramientas, con acuarelas, con lápices, con rotuladores… lo que pasa es que en el ordenador lo tengo todo. Me gusta mucho dibujar a lápiz, pero suelen ser dibujos para mí, son bocetos o simplemente que me apetece estar dibujando. El formato digital es mucho más cómodo y de cara a entregar los trabajos es todo más sencillo. Tiene la inmediatez, es mucho más fácil para colgar en redes, para enviar a un cliente o para hacer mil pruebas distintas de color, algo que en papel me daría más pereza. Además el papel se estropea a base de borrar, mientras que en el ordenador siempre tienes el Ctrl Z para dar hacia atrás las veces que haga falta, algo que echas mucho de menos en la vida real. Lo digital es más eficaz para trabajar, pero sin desdeñar la técnica tradicional que es preciosa y que es un proceso necesario también.

-¿En qué proyectos estás metida ahora mismo?
-En la línea del cómic tengo varios encargos privados, estoy preparando uno de una historia que está escribiendo mi padre, algo que me hace mucha ilusión, y también estoy en charlas con un guionista uruguayo para hacer algo con él.
Por otro lado, acabo de terminar un videoclip del grupo Primas Hermanas, para una canción de su último disco, y también hice un storyboard para un cortometraje. Y como acabo de exponer en Metrópolis, también estoy intentando descansar un poco el verano porque son muchas cosas.

-¿Hay algún sueño que tengas en mente?
-Mi sueño sería dedicarme única y exclusivamente a dibujar tebeos. Me gusta mucho hacer ilustraciones, pero más todavía la secuencia de imágenes que unidas cuentan algo. Mi sueño sería ese, aunque es verdad que me encanta dar clase, me lo paso muy bien y me gusta poder enseñar lo que sé. Cuando doy clases a chavales de catorce años, pienso que a mí, a su edad, me hubiera encantado que alguien me enseñase lo poco que yo sé ahora. Lo disfruto mucho, pero si pudiera elegir hacer una sola cosa sería dibujar tebeos.

“Cuando doy clases a chavales de catorce años, pienso que a su edad me hubiera encantado que alguien me hubiera enseñado lo poco que yo sé ahora”

.

-¿Cómo superas los momentos de dificultad en lo creativo?
-Intentándolo más porque al final tiene que salir. Hay días en los que se me ocurren ideas simplemente dando un paseo y hay otros en los que no tengo ninguna y lo paso mal, pero sigo pensando en ello, pruebo cosas. A veces lo dejo reposar un poco para que se me ocurra algo, pero cuando tengo muy poco tiempo para hacer la entrega y se te tiene que ocurrir algo, lo mejor es que me pille trabajando.

-¿Dibujar es tan difícil como parece?
-Te diré que, al contrario que otras cosas, dibujar es algo que puede hacer todo el mundo. No hablo de que nazcas con dedos de Dios y tengas un talento especial, pero una vez que empiezas a conocer los principios de las cosas luego es la práctica, que es básica, como el que quiere tocar la guitarra o jugar al fútbol. Es una habilidad que creo que tenemos todos, se puede aprender y no hay nadie que sea inútil, todo el mundo puede aprender.

2 COMENTARIOS

  1. Me ha encantado la publicación. Ojalá tenga suerte y pueda ver realizado su sueño de dedicarse plenamente a la creación de cómics; sin duda se lo merece.
    Quisiera mencionar que por error intenté votar con una puntuación de 5 estrellas y por un dedazo marqué 4, no dejándome corregirlo luego. Si alguien pudiese corregirlo, lo agradecería.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí