San Martín del Rey Aurelio. La Cuenca sabe a otoño

0
144
Nabos con carne
Nabos con carne. /Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Tras la explosión de colores y sabores del verano, llega el otoño y con él la cocina reposada, los platos elaborados con paciencia al calor de la lumbre. La naturaleza en esta época regala una gran variedad de productos que pueden convertirse en auténticos placeres gastronómicos. En San Martín del Rey Aurelio lo saben y por ello organizan cada año tres citas para no perderse: la Fiesta de los Nabos, de Les Cebolles Rellenes y los Pimientos Rellenos.

1- Empezamos por Los Nabos, en Sotrondio

El nabo es un alimento excepcional que durante miles de años ha formado parte de la alimentación de muchos pueblos. En Asturias se comía casi a diario, preparado con cebolla, algo de tocino o alguna berza. Aunque tiene un escaso aporte energético, una de las muchas propiedades de esta hortaliza es que sirve como fuente importante de vitamina C, justo en la época en la que más lo necesita el organismo. Con la llegada de la patata, el nabo fue tristemente desbancado como guarnición habitual, a pesar de superar con creces al tubérculo en cantidad y calidad de vitaminas. En los últimos años muchos han luchado por que vuelvan los nabos a la mesa y ocupen el lugar que les corresponde por mérito propio; entre ellos se encuentran los sotrondinos, que convierten a esta hortaliza en protagonista de la Fiesta de los Nabos, del 11 al 13 de noviembre. Estas Jornadas Gastronómicas nacieron en los años setenta y hoy están declaradas de Interés General.
En estas fechas los hosteleros de la zona adquieren los mejores nabos y compangos, para cocinarlos a fuego lento según la receta tradicional, y ofrecer a los visitantes un menú compuesto por pote de nabos (con chorizo, morcilla, tocino y carne de cerdo), callos y casadielles, regado todo ello con un buen vino. Acompañando al evento gastronómico se celebran diversas actividades culturales.

Cebollas rellenas
Foto: Turismo Asturias


2- Seguimos con Les Cebolles Rellenes, en El Entrego

La ‘sencilla’ cebolla adquiere carácter propio gracias a las sabrosas combinaciones que se pueden degustar el último fin de semana de noviembre en la Fiesta de Les Cebolles Rellenes en El Entrego. Estas jornadas gastronómicas celebran este año su 44ª edición.
Dicen que la receta original nació en los años cuarenta, cuando dos cocineras locales del restaurante La Conda prepararon el popular plato para festejar al patrón, aprovechando los ingredientes que tenían a mano y poniendo así una nota de alegría en aquellos años de posguerra. Poco a poco la costumbre se extendió por todo el pueblo hasta la actualidad. Hoy es una Fiesta de Interés del Principado de Asturias.
Les Cebolles Rellenes es una de las recetas que más veces ha representado a la gastronomía asturiana a nivel internacional, combinando a la perfección la humilde cebolla con los maravillosos pescados del Cantábrico, los mariscos o distintos tipos de carne.
Elegir bien la cebolla es fundamental y para ello nada mejor que la asturiana, blanca o morada, de tamaño medio: si es muy pequeña no cabe casi relleno y si es muy grande puede desmoronarse al cocer. El relleno puede variar, aunque el más popular es el de bonito, seguido de la carne picada. A partir de ahí son muchas las opciones: gulas, pixín, zamburiñas, carrilleras, picadillo, carne con queso, pollo y champiñones, pitu caleya

Sotrondio con los nabos, El Entrego con les cebolles y Blimea con los pimientos rellenos: cada localidad se ha especializado en un delicioso plato.

Uno de los secretos de este plato está en no sobrecocer las cebollas, porque si quedan muy blandas se desmoronan, así que es preferible dejarlas un poco al dente. Y a la hora de servirlas hay que disponer de un buen pan, ya que la salsa está exquisita.
Restaurantes, bares y sidrerías ofrecen durante estos días raciones de cebollas rellenas de distintas variantes, y preparan un menú que se completa con callos de segundo y casadielles de postre. En la pasada edición se despacharon cerca de diez mil kilos de cebollas en chigres y restaurantes de la zona.
Las actividades comienzan el primer día en el Centro Comercial Valle del Nalón, con el popular Concurso Gastronómico de Cebolles Rellenes. Todos los que deseen participar han de llevar allí su plato cocinado al modo tradicional en cazuela de barro. Al concurso se pueden presentar tanto cocineros/as profesionales -prácticamente participa la totalidad de la hostelería local- como no profesionales. Dentro de esta última categoría habrá también premio para la mejor presentación y la receta más innovadora. Después de la entrega de premios tendrá lugar una degustación gratuita de Cebolles Rellenes para todos los visitantes al acto.
Este evento gastronómico coincide con la festividad de San Andrés, por tanto los que se acerquen hasta El Entrego en estos días también podrán también disfrutar de otras actividades lúdicas y culturales.

La importancia de la materia primaCocineros y grandes restauradores asturianos coinciden en señalar que les cebolles rellenes son un plato limpio y sencillo, donde el sabor es el auténtico protagonista. Por eso ha de ser elaborado con las mejores materias primas: cebolla, bonito, pimiento, aceite de oliva y por supuesto, siguiendo las pautas del recetario tradicional. Las mejores cebollas son las de la huerta asturiana, tiernas y jugosas, de tamaño mediano para que cuezan bien. El bonito en aceite de la mejor calidad, el tomate natural, los pimientos morrones bien picados y el aceite de oliva. Para la salsa algunos añaden caldo, otros vino blanco, sidra o simplemente lo dejan cocer en el propio jugo que suelta la cebolla. El resto… mucha paciencia y experimentar.


Un olor que inunda las calles

Pasear estos días por El Entrego es hacerlo en medio de un olor que trae recuerdos de antaño. A la cocina de las madres y abuelas hecha con paciencia, mimo y a fuego lento que inundaba de olor toda la casa. Y es que les cebolles rellenes es un plato obligado el fin de semana del Patrón tanto en restaurantes como en casas particulares: «Cebolles como las de aquí, en ningún sitio», defienden los lugareños. Benedicta Fernández, de setenta y dos años y natural de El Entrego puede dar fe de ello. Ha ganado de forma consecutiva tres primeros premios -el último el pasado año- del Concurso de Cebolles Rellenes, más un segundo. «Hago cebolles dos veces al año, cuando me apetece. Todos los años participo en el apartado de cocineros no profesionales, siempre con la misma receta: las relleno de bonito, uno que sea de calidad, pimientos morrones, huevo cocido y luego, a cocer con cuidado de que no se pegue. Pueden estar entre tres y cuatro horas cociendo y hay que mover la pota cada poco. Algunos echan caldo para la salsa o vino blanco, yo en cambio dejo que se hagan en su propio jugo, con el agua que suelta la misma cebolla. Aprendí yo sola a hacerlas porque me crié sin madre y tuve que valerme por mí misma». Al concurso se presenta gente mayor pero también muchos jóvenes. ¿Hay gente en la familia que quiera seguir esta tradición? «Mi hija, en la pasada edición, consiguió el premio a la receta más innovadora con unas cebollas rellenas de fabada, con chorizo y tocino. Ella aprendió de mí y las hace con rellenos variados». ¿Cuál de las dos cocineras las prepara mejor? «No sabría decirte», responde con una sonrisa Benedicta.

Pimientos rellenos
Foto: Fusión Asturias

3- Y para rematar… Pimientos Rellenos, en Blimea

Y llegamos a la guinda: Las Jornadas Gastronómicas de los Pimientos Rellenos en Blimea, la primera semana de diciembre, coincidiendo con el puente de la Constitución.
Nada mejor para combatir el frío del invierno que degustar este plato en los distintos restaurantes y sidrerías de la zona, que llevan años preparando esta hortaliza de un sinfín de formas. En estas jornadas se servirá el menú tradicional compuesto por callos, pimientos -asados o al horno- rellenos de carne o bonito y todo ello regado con vino o sidra, acompañado de postre con frisuelos caseros. Como en otras ocasiones, se puede tomar el menú completo o también los platos por separado.

Gracias a estas tres recetas tradicionales, SMRA se convierte en referencia de la gastronomía otoñal.

Complementando las jornadas gastronómicas, la Sociedad Cultural Plaza San Roque y el Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio promocionan este plato organizando un concurso que determina cuál es la mejor receta de pimientos rellenos. Cualquiera puede demostrar sus dotes culinarias en el certamen. Se valorará la originalidad del plato, la presentación y el sabor.
El programa festivo que acompaña a este evento es de lo más variado y se extiende a lo largo del 8, 9, 10 y 11 de diciembre.
Los organizadores de las jornadas han solicitado el respaldo del ayuntamiento para pedir que esta fiesta sea declarada de Interés Turístico Regional como las Jornadas de Les Cebolles y Los Nabos. Se llevan celebrando desde 1975 de forma ininterrumpida, gozan del apoyo de vecinos y de público y «contribuyen a dinamizar la economía de la zona», argumentan sus organizadores.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí