Casquita, ¿Camino de la Costa o Primitivo?

0
34
Mari Paz Campa y su ‘Faunino’ acompañados de Rodrigo Cuevas en Casquita, Villaviciosa
Mari Paz Campa y su ‘Faunino’ acompañados de Rodrigo Cuevas / Foto cedida por M. Paz Campa
[Total:0    Promedio:0/5]

En el kilómetro 3,7 de esta etapa que pasa por Villaviciosa está Casquita, la pequeña aldea maliaya donde se encuentra la gran bifurcación del Camino de la Costa. Se puede seguir hacia Gijón para continuar dicho itinerario o bien hacia Oviedo por el Camino Primitivo. Difícil elección.

Los vecinos de Casquita están acostumbrados a escenas de despedida y de abrazos. En la ruta jacobea se hacen amigos, se generan sentimientos, se intercambian experiencias pero cuando se bifurcan los caminos, toca decir adiós. Justo en el cruce, al lado de la capilla de San Blas se encuentra la casa de Mari Paz Campa y su ‘Faunino’, un peculiar personaje que recuerda al dios Fauno, protector de la agricultura, ataviado con montera picona, chaleco y madreñas que da la bienvenida al peregrino: “Faunino te desea Buen Camino”, reza el cartel.

Peregrinas disfrutando de la mesa que prepara cada día Mari Paz frente a su casa en Casquita, Villaviciosa
Peregrinas disfrutando de la mesa que prepara cada día Mari Paz / Foto cedida por M. Paz Campa

Desde hace más de dos años, Mari Paz se levanta a las siete de la mañana e instala a la puerta de su casa una mesa con avituallamiento para el caminante. “A partir de aquí los peregrinos van a tener unos doce kilómetros sin ningún tipo de servicios donde aprovisionarse, ni agua ni luz y pensé que cualquiera de estas cosas les podrían venir bien. Fruta, zumos, agua, frutos secos e incluso café en un termo, son cosas sencillas pero energéticas que creo les pueden ayudar. Es algo solidario, quien quiera deja la voluntad. Retiro la mesa sobre las once de la mañana”, comenta. Esta jubilada con necesidad de ayudar a los demás confiesa que hace esto de corazón, por ayudar y sobre todo porque se lo pasa muy bien hablando con la gente. “La pena es que la mayoría son extranjeros y no les entiendo mucho”.

Miles de peregrinos de todos los rincones del mundo atraviesan estas tierras y llegados a este punto deben de tomar una decisión: Camino Primitivo o de la Costa. “Por lo general todos vienen muy bien informados, traen mucha documentación en los móviles, vienen con guías… pero si veo alguno despistado y puedo ayudarle, lo hago. La autopista en su día cortó el Camino de la Costa, que es el más demandado, así que les informo que pueden seguir el trazado marcado o hacer un tramo por carretera -más peligroso-, con el que se pueden ahorrar tres kilómetros”.

Mari Paz Campa recibe las palabras de agradecimiento por boca de los peregrinos pero también quedan recogidas en el libro de visitas que hay en la capilla. “Algunos me los tienen que traducir, otros son dibujos pero todos son muy respetuosos”.

En junio recibió el premio Horru 2019 concedido por la Asociación maliaya de Vecinos de Niévares en reconocimiento a su labor de apoyo y ayuda al caminante. “Para mí ha sido una gran alegría a pesar de que haya gente que critique esta iniciativa. Los peregrinos me lo agradecen, y eso para mí es suficiente”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí