Belén Delgado Pulgar: “Para mí, la cocina asturiana es la mejor”

0
1185
Belén Delgado Pulgar, del blog El toque de Belén
Belén Delgado Pulgar / Fotos: El toque de Belén
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4)

Sus recetas hablan por sí solas. Sin duda, son la mejor carta de presentación de esta bloguera culinaria que lleva enriqueciendo nuestras mesas desde hace varios años desde su página El toque de Belén.

A la avilesina Belén Delgado Pulgar le encanta cocinar, de eso no hay duda. Lo suyo es auténtica pasión y lo transmite con cada palabra, con cada sonrisa y cada imagen que presenta. Su blog ‘El toque de Belén’ muestra más de doscientas creaciones gastronómicas que entran directamente por los ojos y obnubilan el resto de sentidos. Sus familiares cercanos son los afortunados ‘conejillos de indias’ encargados de probar las nuevas recetas antes de subirlas a sus redes sociales, una responsabilidad que ejercen con sumo gusto.

-¿Cuándo descubriste que lo tuyo eran los fogones?
-A mí la cocina me encantó siempre, desde pequeña. Recuerdo que mi abuela me llevaba a hacer pan, tenía una casita donde había un horno de leña antiguo y todavía tengo metido el olor del pan recién hecho y el de la masa madre. Me hacía unos bollos preñaos que eran para morir. Ahí empezó todo, yo la admiraba porque con pocas cosas que tenía en su casa ella hacía mucho. Hacía una hogaza con chorizo riquísima.
A mi madre también le gusta la cocina, pero yo tardé bastante en meterme a esto porque no tenía tiempo, tuve que trabajar bastante en mi vida, estuve en una guardería, en una tienda de modas y luego me dediqué a la decoración. Decoraba interiores, hacía cortinas, estores, edredones, todo este tipo de cosas; también los colocaba, pero mi espalda se resintió muchísimo y con varias hernias discales tuve que dejar de trabajar porque no podía hacer ese tipo de esfuerzos. No podía estar sin hacer nada y fue cuando descubrí en Internet los blogs de cocina. Al verlos pensé ‘jolín, pero si yo lo hago mejor’, a esto se sumó que una amiga mía de Sevilla que tenía su propio blog me animó a que yo hiciera uno. Así empecé, tenía tiempo y nada que perder.

“Cocinar me vuelve loca y cuando una disfruta con lo que hace te sale mejor”

-¿Acertaste de pleno con la elección?
-Sí, además a la gente le gustó lo que hacía, les caí bien. A mí cocinar me vuelve loca y cuando una disfruta con lo que hace te sale mejor. Me encanta también decorar los platos y hacer las fotos; es algo que me chifla. Tengo la cocina llena, mejor dicho, la casa llena de los dichosos atrezos que utilizo para hacer las fotos, mi marido cualquier día me echa. Al principio las hacía con el móvil, no tenía ni idea de cámaras así que cuando mi marido y mi hijo me regalaron una cámara de fotos, pensé en ir a clases de fotografía; y es lo que estoy haciendo ahora, lo disfruto mucho.

Pizza de queso azul y moras. Blog El toque de Belén
Pizza de queso azul y moras

-Te han dado un montón de premios por tu blog y por tu trabajo en cuestión de cocina. ¿Cuál te ha hecho más ilusión?
-Ilusión me hacen todos, todos los que me dan me encantan, pero yo esto lo hago porque me gusta hacerlo. El premio del Blog de Recetas del Principado de Asturias estuvo muy bien; ahí votaba la gente y fue importante para mí. Además, como premio tuve la suerte de ir a comer al restaurante de Nacho Manzano. Me enamoró su cocina, él y su hermana son un amor.
También fui finalista en los Premios a las mejores iniciativas en la red en Asturias. Quedé en el segundo puesto pero me hizo mucha ilusión, porque era gente especialista en el tema la que votaba.
He salido en la tele y he ganados otros premios pero no los pongo en el blog porque tampoco me gusta alardear de ello.

-Dices que tu cocina es sana, fácil y divertida, esto parece ciencia ficción… ¿cómo es posible?
-Mi cocina es muy fácil, hay alguna excepción pero son pocas, porque intento hacer recetas para la gente que tiene ganas de cocinar, pero tiene poco tiempo. Por ejemplo, entre las últimas propuestas están los higos rellenos de queso y nueces, prepararlos lleva cinco minutos y luego otros diez más en el horno.
Intento no usar grasas malas, tampoco muchas natas y mis postres son poco dulces, por eso en algunas recetas ya indico que se puede añadir más azúcar. Y ahora estoy encantada porque encontré el eritritol, un endulzante natural que me recomendó el médico. Para lo que yo tengo en el tema de los huesos debo mantener una dieta alta en grasas y baja en azúcares que me está yendo muy bien; he bajado de peso pero lo importante es lo bien que me encuentro.

Higos rellenos de queso y nueces. Blog El toque de Belén
Higos rellenos de queso y nueces

-He oído mencionar el eritritol en alguna otra ocasión, pero todavía no es muy conocido.
-Yo tampoco lo conocía porque nunca quise usar edulcorantes, son malísimos. Cuando el médico me habló de este producto lo compré con mucho miedo, pero luego me gustó. Es igual que el azúcar, incluso en su aspecto. Yo lo pulverizo y queda como azúcar glas; estoy muy contenta con él. Las últimas galletas de almendra que publiqué llevan solo almendra, huevo y eritritol y están buenísimas, son las que yo desayuno ahora. Estas sí que tuvieron mucho éxito pero no siempre es así. La gente dice que quiere ponerse a dieta, pero el problema es que cuando en mi página pongo una receta de este tipo tengo pocos ‘me gusta’, mientras que si pongo una más dulce, tengo muchísimos. Esto no vale.

Galletas de almendra y limón keto. Blog El toque de Belén
Galletas de almendra y limón keto

“La gente dice que quiere ponerse a dieta, pero cuando en mi página pongo una receta de este tipo tengo pocos ‘me gusta’, mientras que si pongo una más dulce, tengo muchísimos. Esto no vale”

-Has probado recetas de diferentes partes del mundo, pero sigues dedicando una sección exclusiva para la cocina asturiana. ¿Cómo valoras nuestra gastronomía?
-La asturiana es una cocina de diez, yo creo que de las mejores. De hecho, las mayores visitas al blog son de nuestra cocina; los borrachinos los vieron miles de personas, la fabada, también. Me gustaría hacer más recetas asturianas pero a veces es difícil encontrar recetas buenas. Hace poco hice una del Queso de almendra de Avilés que tuvo mucho éxito, era una receta antigua de la Confitería Galé. Para encontrarla me las vi y me las deseé porque ya no existe la confitería y la gente no te quiere dar la receta.
Para mí la cocina asturiana es la mejor y tengo recetas pendientes de hacer pero se necesita tiempo y últimamente tengo menos. Cuando puedo, hago mis propios inventos como la pizza de queso de La Peral y moras que está impresionante y también una empanada de queso de La Peral y dulce de manzana y nueces que está para morir.

-¿Cómo salen adelante estas combinaciones? ¿A base de ensayo y error?
-Voy experimentando pero la verdad es que casi todas las recetas salen a la primera. Tampoco es difícil, porque como en el caso de la empanada que ya los ingredientes están buenos, si luego los juntas, el resultado solo puede estar bien.

“Las mayores visitas al blog son de nuestra cocina; los borrachinos los vieron miles de personas, la fabada, también”

-Hay productos que no tienen tanta aceptación como otros. ¿Es cuestión de encontrar la preparación adecuada para ellos?
-Sí, es verdad. El brócoli, por ejemplo, no le gusta a la mayoría de la gente pero si lo haces con unos langostinos al horno y con un poco de queso, está buenísimo. Yo hacía veinte años que no comía acelgas porque me parecía que no sabían a nada, pero hace poco las cociné, las puse al vino a gratinar y estaban riquísimas. A partir de ahora van a formar parte de mi vida.
Y, por ejemplo, los garbanzos no hay que hacerlos con grasa, con tocino y morcilla. También se pueden hacer con pulpo, con langostinos, con vieiras y están para morir. A veces el problema está en la combinación de alimentos, y engordan si los mezclas mal.

-Hay una parte que todavía no hemos comentado, pero creo que eres un poco ‘torturadora’ con tus probadores oficiales. Que haces platos riquísimos que no se pueden comer hasta el día siguiente.
-A veces cocinas algo por la noche y las fotos tienes que hacerlas por la mañana. Y claro, eso duele. Lo peor es cuando me comen las cosas y luego tengo que volver a prepararlas. Antes pasaba con más frecuencia, ahora pongo notas de aviso y ya no ocurre, porque si no mato a alguien, je, je.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí