Polígono de Recta de Lleu. Hablan los empresarios

0
230
Una de las calles del Polígono de Recta de LLeu en Piloña
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Hace años que el polígono Recta de Lleu se ha consolidado como una referencia empresarial en el oriente de Asturias. Sus más de 30.000 metros cuadrados acogen a empresas de sectores tan diversos como carpintería, distribución de bebidas, construcción, muebles, servicios, maderas, ortopedia o hielo. Nadie mejor que sus empresarios para dibujar el día a día de este polígono.

Francisco Javier de Diego. Distribuciones Pancho
Foto: Fusión Asturias

Francisco Javier de Diego
Distribuciones Pancho

Francisco Javier de Diego, de Distribuciones Pancho, llegó al polígono hace dieciséis años. En aquel momento su negocio crecía a buen ritmo e incorporaba marcas punteras, así que su local muy pronto se quedó pequeño. Fue entonces cuando decidió instalarse en una nave del Polígono de Recta de Lleu en Infiesto. Viendo su experiencia, Francisco anima a más empresarios a que hagan lo mismo. “Veo negocios que están en la villa y me parece que estarían mucho mejor si estuviesen en el polígono -reconoce-. Sobre todo por el tema de carga y descarga porque es más cómodo”. Uno de las cuestiones que más preocupa a los empresarios es el de la seguridad y Lleu no es una excepción. Tras una temporada con bastantes robos, ahora están tranquilos, pero habría que poner en marcha planes de cara al futuro. “Deberíamos asociarnos y poner cámaras porque es importante tener un poco de control -reflexiona Francisco-. Lo interesante sería instalarlas y poner la base en la Policía Municipal de Infiesto, si el polígono creciese y se instalaran más naves se podría poner una barrera y un vigilante. Habría que estudiarlo y solicitar subvenciones”. En cuanto a la relación con el Ayuntamiento, el empresario reconoce que están contentos con el alcalde ya que se interesa por todo y les pregunta por sus necesidades. “Cuando les llamas para mejorar o arreglar alguna cosa, responden muy bien -comenta-. Independientemente del signo político es un chaval joven y está trabajando con muchas ganas”. Antiguamente el polígono contaba con una asociación de empresarios pero con la crisis desapareció. “Sería el momento de volver a ponerla en marcha porque el polígono ha crecido y se han instalado empresas importantes”.

José Luis Cossío. Maderas Cossío
Foto: Fusión Asturias

José Luis Cossío
Maderas Cossío

Tiene más de ochenta años y dice que desde que llegaron los ordenadores a él ya no lo necesitan. Ahora son sus hijos los que llevan el negocio pero se nota que José Luis Cossío sigue siendo el alma y el corazón. Siempre perteneció al sector bancario, pero hace unos sesenta años en Infiesto había unas veinte fábricas de muebles y él vio la oportunidad de abrir un pequeño negocio de maderas sin abandonar en ningún momento su verdadera pasión, que era la banca. “Antes estábamos en Oviedo, después en Infiesto y por último en el polígono estamos desde hace unos dieciocho años -comenta José Luis-. En la villa empezaba a haber problemas para aparcar con lo cual venía muy bien que pudiese existir este espacio”. Con el paso del tiempo muchas de las fábricas de muebles fueron cerrando y Galicia también redujo la compra de madera, pero los hijos de José Luis comenzaron a gestionar la venta de madera a particulares para no depender solamente de las fábricas, y esa fue una de las claves del éxito. “Cuando estábamos en Infiesto inutilizábamos la mitad de la carretera con los camiones y siempre teníamos el riesgo de que el Ayuntamiento nos dijese que estábamos molestando -comenta-.
Nos ofrecieron este solar y fue todo un acierto porque la nave tiene mil metros cuadrados y yo compré otros mil seiscientos con lo cual tenemos mucho espacio”. Lo mejor de un polígono como Recta de Lleu es la proyección de futuro que tiene. Posee muy buenas comunicaciones y posibilidad de seguir creciendo. “Infiesto es un pueblo pequeño pero el polígono le está permitiendo ciertas holguras porque a mi juicio la villa ha crecido a lo largo, los coches no tienen donde aparcar y siempre está saturada -reflexiona José Luis-. En el polígono todavía queda sitio para que se asienten empresas, así que todavía crecerá más”.

Mª del Pilar Onís. Restaurante La Parada
Foto: Fusión Asturias

Mª del Pilar Onís
Restaurante La Parada

María del Pilar Onís abre su restaurante a las siete de la mañana y no echa el cierre hasta las diez de la noche. Lleva un año en el polígono y reconoce que está contenta porque la gente está respondiendo muy bien. “Yo soy de Nava y los dueños del local me llamaron para preguntarme si me interesaba cogerlo. Vine a verlo, vi que había unas cuantas naves en activo y decidí probar”. Hasta hoy ha sido un año de mucho trabajo y jornadas laborales muy largas, pero satisfactorio porque el volumen de personas que atiende va creciendo poco a poco. En el Restaurante La Parada lo primero que sirven nada más abrir son desayunos con pinchos calientes hechos en el momento. El día hay que comenzarlo con energía y Pilar es consciente de que muchos de los trabajadores que se incorporan pronto a sus puestos de trabajo necesitan esa energía. Al mediodía sirven menús diarios por nueve euros. A este precio Pilar añade un regalo que quiere hacer a sus clientes: por cada diez menús, regala uno. Aunque principalmente los clientes del restaurante son gente del polígono, los lunes que hay mercado en Infiesto el bar se llena de gente. “También tengo muchos clientes que son cazadores a los que les preparo cenas por encargo -comenta Pilar-. Esto lo suelo hacer los fines de semana y el año pasado hice algunas pero este año quiero hacer bastantes más. Si me lo piden también organizo comidas de empresa o de Navidad. El único día que descanso es el domingo pero si me encargan algo también abro”.

Mari Paz Sierra. Garmat Ortopedia y Ayudas Técnicas
Foto: Fusión Asturias

Mari Paz Sierra
Garmat Ortopedia y Ayudas Técnicas

El local que tenían en Infiesto se les quedó pequeño y decidieron construir una nave en una parcela que habían comprado en el polígono. Tras once años reconocen que el cambio fue un acierto. “El negocio creció y el volumen también ya que pusimos un departamento de eliminación de barreras arquitectónicas y estos productos son más grandes. Todos los que formamos la empresa somos de la zona y decidimos instalarnos aquí”. La que habla es Mari Paz Sierra, una de las personas que integran el equipo de esta empresa dedicada a la ortopedia y las ayudas técnicas. Cuando estaban ubicados en la villa mucha gente entraba en la tienda a informarse o a charlar, mientras que ahora la gente que llega al polígono va directamente a comprar lo que necesita o a informarse, con lo cual el trabajo es mucho más rentable. “Esto se suma a que el polígono aporta mucha más comodidad y amplitud a la hora de la carga y descarga de camiones y también de los propios usuarios” -reconoce-. Una de las carencias que reflejan muchos de los clientes que acceden a los negocios es el tema de la señalización. “Para empezar, no están indicados los accesos -comenta Mari Paz-. Y después, dentro del propio polígono, las nomenclaturas de las naves en cada parcela están todas mal, con lo cual el transporte que viene de fuera se vuelve loco”. Otra de las cosas que desde Garmat consideran importante es el de la seguridad. Reconocen que ahora es una época tranquila pero que con una pequeña inversión se podrían instalar cámaras o alarmas. “Por último está el tema del wifi y la fibra óptica, que tendría que mejorar. A día de hoy todas las empresas dependemos de estos medios y necesitaríamos algo que nos diera más agilidad y rapidez”.

Ángel Alonso. Hielokeay
Foto cedida por Ángel Alonso

Ángel Alonso
Hielokeay

“Yo era transportista y conocí todo el tema del hielo haciendo transportes para otras empresas. Vi el mercado, vi las toneladas semanales que se traían desde Andalucía para una empresa de Asturias y me di cuenta de que ahí podíamos competir porque había mercado”. El que habla es Ángel Alonso, gerente de Hielokeay. Abrió su negocio en el polígono de Recta de Lleu en noviembre del 2017 y de momento reconoce que le va bien y que de manera lenta pero productiva se va abriendo negocio. “Estábamos buscando una nave que nos encajase en una zona geográfica distinta al centro de Asturias porque ahí el mercado está más acotado -comenta Ángel-. La zona del oriente no estaba ocupada por nadie y decidimos ponernos aquí de forma un poco estratégica. Yo creo que el sitio es acertado, pero todavía es pronto para decirlo”.
En cuanto al área industrial reconoce que es muy tranquilo y que es bastante seguro porque puedes dejar los coches fuera y no pasa nada. Si hablamos de su posible crecimiento la cosa ya la ve un poco más complicada ya que aunque hay parcelas que todavía no están ocupadas, el polígono no tiene hacia donde expandirse ya que no hay terreno.

Carlos Toraño. Ferretería Toraño
Foto cedida por Carlos Toraño

Carlos Toraño
Ferretería Toraño

Hace más de treinta años que su padre fundó la Ferretería Toraño y desde hace aproximadamente cuatro o cinco se trasladaron desde Infiesto al polígono. Carlos Toraño García es actualmente quien se está haciendo cargo del negocio y reconoce que trasladarse supuso un avance vital para la empresa. “Se mejoró mucho a nivel de calidad y de condiciones de trabajo -reconoce-. Antes estábamos metidos en una tienda en la que no entraba un alfiler y ahora estamos en una nave grande en la que hay una mayor exposición del producto ya que el sistema de venta es de autoservicio y los clientes tienen más facilidad para aparcar”. Esta mejora también la han notado en el incremento de la facturación y también de clientela. A la hora de hablar de posibles mejoras la demanda se centra por un lado en pedir una línea de telefonía en condiciones ya que ellos, además de la nave, tienen una tienda y ambas están comunicadas por una red virtual que no siempre funciona. A nivel de administraciones la demanda es clara: “Necesitamos que tanto las licencias de apertura como los permisos se gestionen con más rapidez. Nosotros estuvimos veintidós meses esperando por la licencia de apertura y esto es demasiado tiempo”.


Parque de Bomberos de Piloña
Parque de Bomberos de Piloña. / Foto: Fusión Asturias

Piloña 112

En este polígono industrial se encuentra ubicado el Parque de Bomberos de Piloña. Está cercano a la localidad de Infiesto y da cobertura a toda la zona centro interior. Fue construido en 1994, dispone de una superficie edificada de 711 m² y tiene dos plantas. Está de servicio las 24 horas del día, atento a cualquier contingencia que pueda tener lugar. Cuentan con vehículos de autobomba, patrullaje y autosocorro y trabajan aquí doce efectivos.
Este acuartelamiento trabaja en coordinación con el de Llanes y Cangas de Onís para todas las eventualidades que puedan tener lugar en la comarca oriental asturiana, y en casos de necesidad cuentan con el apoyo del helicóptero con base en La Morgal.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí