Gijón. Innovar es sobre(vivir)

0
50
La Milla del Conocimiento desde la Laboral
La Milla del Conocimiento desde la Laboral. / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Es un modelo de trabajo basado en la colaboración: en la Milla del Conocimiento se dan la mano administración, universidad y empresa, en un sistema local de innovación que sirve como modelo de desarrollo económico. La respuesta de la ciudad de Gijón a los vaivenes de la economía es una nueva forma de trabajar. Y funciona.

El concepto es Ecosistema de Innovación. Poco más de una milla geográfica, al este de la ciudad de Gijón, que aloja a integrantes con características muy diferentes pero con determinados rasgos en común: la cooperación, la búsqueda de sinergias, el trabajo en red. Según un informe de la Fundación Cotec para la Innovación Tecnológica realizado en 2012, todos los integrantes de la Milla del Conocimiento han colaborado con alguno de sus vecinos, y la tendencia es establecer acuerdos duraderos y recurrentes. De este modo, afirma el informe, los agentes de la MCG forman una red densa, donde todos los agentes del sistema cumplen con su función.

Según un informe de la Fundación Cotec, todos los integrantes de la Milla del Conocimiento han colaborado con alguno de sus vecinos, y la tendencia es establecer acuerdos duraderos y recurrentes.

Aquí se ubican empresas de alto componente tecnológico, que cuentan con la ventaja de ser literalmente vecinas de hasta cuarenta y cinco grupos de investigación (la mayor parte de la Universidad de Oviedo, el resto del Hospital de Cabueñes, todos dentro de un sistema público de I+D). La presencia municipal está representada en el Parque Científico Tecnológico, de titularidad pública, que se complementa con una serie de infraestructuras y organismos de apoyo a la innovación (AENOR, Club Asturiano de la Innovación, Cluster TIC, FADE, Fundación CTIC, Fundación Prodintec y la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación). Por último, la presencia de catorce centros formativos pone el acento en la necesidad de formar personal altamente cualificado y potenciar el talento de las más de siete mil personas que trabajan en las empresas privadas o administraciones públicas que conforman la Milla.
El entorno aporta un componente cultural y creativo, gracias a una serie de recursos turísticos y de ocio (Jardín Botánico, Laboral Ciudad de la Cultura, Centro de Arte y Creación Industrial, RTPA…), a los que se añade una completa agenda de conferencias, congresos, jornadas temáticas y un largo etcétera que reflejan y potencian la cultura del conocimiento y la innovación.
Con el modelo denominado de Triple Hélice, en el que administración, universidad y empresa se complementan como puntos de apoyo, la Milla del Conocimiento se ha convertido en uno de los motores de la economía local y regional, generando empleo y actividad económica. La MCG sirve además como centro de referencia para el encuentro de emprendedores e inversores, tanto de carácter público como privado.

Gijón es necesarioEs la mayor ciudad de Asturias, con un tejido empresarial que es referencia evidente a la hora de hablar de la economía regional. La tradición industrial de Gijón es de sobra conocida, ha forjado su paisaje urbano y ha marcado la historia asturiana en más de un aspecto. Hoy en día, como ya ocurrió otras veces, la coyuntura aboca a la economía gijonesa a una nueva «reconversión»: hace falta reinventarse, buscar una vía de salida de una crisis que, no por venir impuesta por el contexto internacional, nos es menos ajena.
El caso es que la ciudad lleva tiempo trabajando en esta línea, con iniciativas consolidadas como la Milla del Conocimiento. Una apuesta por la innovación que ha conseguido diversos reconocimientos, y que gana cada vez más peso en las finanzas locales. En otra línea, la miríada de polígonos que envuelven la ciudad sigue creciendo, y aumentan también los servicios municipales a empresas, que buena falta hacen en estos tiempos. Turismo y servicios, otro de los puntales económicos de Gijón, buscan la profesionalización como bandera, y exploran continuamente nuevas formas de venderse y mejorar.
Para todo esto se ha dotado a la ciudad de una herramienta básica: el acuerdo Gijón mÁs es fruto del consenso social y recoge el testigo de otros pactos anteriores, pero ha buscado adaptarse a las circunstancias concretas del concejo, centrándose especialmente en potenciar la actividad económica y el empleo. Una serie de medidas de las que ya se empiezan a ver resultados, pero que son en sí mismas una buena noticia. Porque ante las dificultades hay que movilizarse, buscar salidas, tener cintura para cambiar lo que no vale y no perder nunca el impulso y las ganas de salir adelante. Eso, independientemente de las circunstancias concretas, está en el ADN de la ciudad. Y tiene mucho que decir en el horizonte regional.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí