Parque Empresarial de Argame (Morcín). Argame en 5 pasos

0
157
Parque Empresarial de Argame
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Es la niña bonita del concejo, una apuesta por la diversificación en una zona que tradicionalmente ha dependido de la mina, y que hace ya tiempo decidió buscar nuevos horizontes. Éstos pasan por la vertiente residencial, por el turismo rural y gastronómico… pero sobre todo por el aprovechamiento del terreno para un parque empresarial nuevo y lleno de ventajas. En un concejo tradicionalmente montañero, veamos este parque paso a paso.

Paso 1: La ubicación

Buenas comunicaciones y la cercanía a las grandes urbes, dos bazas fundamentales para el parque empresarial.
Sea cual sea el tipo de negocio, la ubicación es algo a estudiar detenidamente. El empresario mira con lupa las comunicaciones externas e internas, el acceso a las carreteras y la calidad de éstas, la cercanía a grandes ciudades o a poblaciones de servicios, la posibilidad de ampliar el terreno disponible…
En el caso de Argame, el parque empresarial se encuentra en la zona central de Asturias, una de las más valoradas por densidad de población y posibilidad de comunicaciones.
Siguiendo el curso del río Caudal, a menos de diez kilómetros de Oviedo, varias rotondas posibilitan el acceso a la A-66, que termina formando la famosa Y que une las tres ciudades principales asturianas y, en sentido contrario, cruza las montañas que hacen de frontera con León. En realidad forma parte de un trazado mucho más ambicioso, ya que esta Autovía lleva el nombre de Ruta de la Plata, retomando una histórica ruta romana que une Gijón con Sevilla. De hecho, el concejo de Morcín se engloba dentro de una Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta Vía de la Plata, que une esfuerzos para la promoción turística de un recurso literalmente milenario.
Sin salir del concejo, el polígono toma el nombre de la población de Argame, una pequeña parroquia morciniega al pie de la carretera; sin embargo, al salir de la vía principal aún es posible encontrarse un cierto ritmo rural y tranquilo, que contrasta con la modernidad del parque empresarial. A un paso está Santolaya, la capital del concejo, de vocación residencial y de servicios.

Paso 2: Un parque verde

El factor medioambiental se contempla tanto en el entorno como en la instalación de empresas no contaminantes.
Es extraño para los foráneos, que vienen probablemente esperando encontrar la cuenca minera más difícil y degradada, pero lo cierto es que el entorno del parque empresarial es deliberadamente verde, y el factor medioambiental se ha contemplado desde el primer momento. A las zonas verdes mantenidas dentro del perímetro se une un pequeño punto de reciclaje; suficiente, ya que en la adjudicación de parcelas se priorizó a las empresas no contaminantes. De ahí que el nombre utilizado sea parque empresarial, en contraste con otros polígonos industriales cercanos, que albergan actividades más agresivas para el entorno.

El contraste entre la naturaleza abrupta y las líneas modernas y limpias de las naves industriales es uno de los rasgos que más llaman la atención a los visitantes de este parque empresarial.

Además, y siguiendo una política de kilómetro cero, se ha dado preferencia a las empresas previamente ubicadas en la Cuenca Minera, con raíces en la zona y generadoras de empleo local, lo que disminuye los desplazamientos, fija población y aumenta la calidad de vida en la zona en general. Un sector de negocio recurrente es la agroalimentación, en la línea de aprovechar el entorno de forma no agresiva.
Desde luego, es un entorno que merece ser cuidado. El macizo del Monsacro domina la vista en casi todo el concejo, junto al Paisaje Protegido de la Sierra del Aramo; ambos son recursos turísticos y atraen un goteo de montañeros, ciclistas y turistas, que aumentan en los meses de buen tiempo. Este contraste entre la naturaleza abrupta y las líneas modernas y limpias de las naves industriales es uno de los rasgos que más llaman la atención a los visitantes.

Paso 3: La apuesta económica

La diversificación es uno de los principales objetivos del parque, en una zona tradicionalmente minera.
En Morcín aún funciona un pozo minero, con el omnipresente nombre de Monsacro, que comparte galerías con los territorios del concejo vecino. La actividad ha ido descendiendo paulatinamente en los últimos años, y el cierre de este pozo emblemático parece claro, aún sin fecha, dentro del anunciado y polémico fin de la minería subvencionada en todo el país.
Con este panorama, hace ya años que se planteó diversificar el tejido económico, aprovechando además un terreno amplio y plano, tan valioso como escaso en una zona de montaña. El parque empresarial se dibujó pensando en la creación de empleo y la generación de riqueza para la zona, con la implicación de Ayuntamiento, Principado de Asturias y SEPES, Entidad Pública Empresarial del Suelo, dependiente del Ministerio de Vivienda. Gran parte de la financiación hay que agradecerla también a los Fondos Mineros.
Tras años de gestiones administrativas y una ambiciosa fase de urbanización, las primeras empresas comenzaron su actividad en el parque a finales de 2008 y, si bien no se han podido cumplir todas las expectativas de ocupación, existe el proyecto para una ampliación: Argame II estaría situado al otro lado de la carretera, aprovechando las infraestructuras ya existentes para sacar partido a todo el espacio disponible. Lógicamente, el proyecto está paralizado por la coyuntura económica, pero a cambio está planteado para cuando las condiciones mejoren.

Parque Empresarial de Argame (Morcín)
Foto: Fusión Asturias


Paso 4: Organización interna

Una Entidad de Conservación vela por el buen funcionamiento del parque y plantea proyectos de mejora en la medida de sus posibilidades.
Ahora es algo habitual, pero en su momento fue una fórmula muy discutida por novedosa, ya que había poca implantación en Asturias. El parque empresarial se gestiona desde una Entidad de Conservación, una especie de «comunidad de vecinos» a la que los propietarios de las parcelas han de pertenecer obligatoriamente, así como el Ayuntamiento de Morcín. A través de determinados convenios y de reuniones periódicas se hace un seguimiento del mantenimiento de las instalaciones, se plantean proyectos de mejora o conservación… en definitiva, se cuida para que todo esté correcto y en buen estado, facilitando la labor de empresarios y trabajadores y paliando en la medida de lo posible la degradación lógica del uso intensivo y el paso del tiempo.

El trabajo de la Entidad de Conservación se plantea en un doble plano: a corto y largo plazo, cuidando la gestión del día a día pero sin olvidar los proyectos de futuro.

De este modo, el trabajo de la Entidad se plantea en un doble plano: a corto y largo plazo, cuidando la gestión del día a día pero sin olvidar los proyectos de futuro. La crisis, lógicamente, ha afectado a los planes de expansión de muchos empresarios y del propio polígono, pero se trata de cuidar y potenciar lo ya existente, manteniendo la actividad en espera de una futura mejoría.
En el parque existe un edificio polivalente para uso tanto de la propia Entidad de Conservación como de las empresas que lo soliciten. Allí hay una sala de reuniones, un aula para formación, la oficina del conserje del parque y un área de almacén. Contar con una infraestructura comunitaria mejora la imagen de todo el conjunto, y permite jugar con sus diferentes funcionalidades.

Paso 5: la actividad empresarial

Un parque moderno y dotado de todos los servicios permite el funcionamiento de un amplio abanico de empresas.
Con el metro cuadrado a un precio competitivo y todos los servicios garantizados -abastecimiento de agua, alumbrado, red eléctrica, gas, riego, hidrantes, fibra óptica, transporte público…-, el interés por establecerse en el parque empresarial fue importante desde el primer momento. No todas las empresas han podido cumplir con el calendario inicial, pero lo cierto es que frente a las dificultades se ha conseguido mantener un nivel de actividad razonable. A las ya mencionadas empresas de agroalimentación se une un rango diverso de actividades: una productora audiovisual, una empresa de mudanzas, negocios relacionados con la construcción, servicios para el automóvil, gasolinera, comunicación y tecnología, merchandising… Dentro del complejo hay incluso un moderno restaurante, con buena calificación en Trip Advisor.
Argame es, por tanto, uno de los polígonos más modernos de Asturias, con un trazado amplio y bien distribuido, sin problemas de aparcamiento. Todo ello está repartido en 98 parcelas, que ocupan la mayor parte de los más de 300.000 metros cuadrados existentes. Las primeras previsiones, en un contexto más optimista, hablaban de que el parque en su conjunto podría albergar a hasta 700 trabajadores. Hoy esta cifra se ha reducido drásticamente, pero es innegable que Argame sigue funcionando como un foco económico, que ha resultado fundamental tanto para el concejo como para su zona de influencia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí