Navia por descubrir

0
69
Playa de Navia, vista desde el Monumento al Emigrante
Playa de Navia / Foto: Valvanera
[Total:0    Promedio:0/5]

Los secretos de Navia se ocultan tras los velos de la primera impresión. Levantando uno a uno, se revela una villa unida al mar, con grandes atractivos comerciales y culturales. Su actual remodelación le devuelve su lugar en el trono de occidente.

El río Navia, tras atravesar varios concejos, llega aquí para encontrarse con el mar. El paseo marítimo que discurre junto a la ría permite asistir permanentemente a la fusión entre el río Navia y el mar Cantábrico, y además de ser uno de los puntos preferidos de los naviegos para caminar a todas horas, es también el lugar donde muchos pescadores prueban suerte con sus cañas en armonía con la marea. A simple vista, de Navia llama la atención su comercio y sus bellas casas indianas, pero los que la conocen bien y comparten con ella el día a día, saben que su gran tesoro es el agua. Las playas no son sólo visitadas en verano, sino que durante todo el año los naviegos se acercan a relajarse mirando al mar, a pasear por la arena, o a probar suerte con la caña o la pesca submarina.

La costa naviega guarda muchos secretos, como los acantilados de Vigo o pequeñas calas de difícil acceso.

Las playas de Navia, del Moro, el Fabal, Coedo, Frejulfe, Soirana o Barayo -compartida con Valdés- son las más emblemáticas, pero la costa guarda muchos otros secretos como los acantilados de Vigo o pequeñas calas de difícil acceso. Son muchos los que se acercan a diario a conocer el estado de la mar asomándose a lo que se conoce comúnmente como el “monolito”, un elevado mirador en el que comienza la senda naviega que serpentea por la costa y que ofrece una vista del Cantábrico. La naturaleza se ha aliado aquí para formar bellos rincones, como Pico el Can, en la Sierra de Panondres.

La villa crece

Navia, considerada centro comercial de la zona, se encuentra en pleno proceso de remodelación de infraestructuras que den respuesta al turismo y a sus necesidades diarias. El centro urbano luce nueva cara, con calles peatonales que animan al paseo y a las compras por el casco antiguo. Los jardines más emblemáticos se han remodelado, manteniendo sus señas de identidad. El Parque Ramón de Campoamor se ha convertido en punto de encuentro cultural y en él se celebran a menudo eventos como la pasada Feria del Libro. Los Jardinillos siguen siendo la carta de presentación para el visitante, con su nuevo enlosado, y a la vez es el lugar en el que se dan cita muchos naviegos. Así lo atestigua la instalación de un banco en forma de U, bautizado como “Tertulia El Banquín” en honor a un grupo de vecinos que se reúnen allí para conversar desde hace más de veinte años. Además de nuevas y amplias aceras en la calle principal, el punto más esperado de las obras es lo que se conoce como el Polígono del Ribazo, que no es un área industrial sino una zona urbana que traerá novedades a Navia: múltiples aparcamientos -que incluyen 180 plazas subterráneas-, una estación de autobuses, viviendas de protección oficial y la Casa de las Artes, que permitirá reactivar todavía más la cultura.
Paralelamente se está gestionando la instalación de una silla anfibia en la playa de Navia, lo cual la convertirá en la tercera en occidente que permitirá bañarse sin riesgos a las personas discapacitadas.
Otra de las más antiguas demandas de los naviegos es la descongestión del tráfico general de su calle principal, que satura la entrada y salida a los vecinos. Actualmente los camiones no pueden circular por el centro de la villa y la N-634 sin autorización, pero se prevé que a final de año esté lista la circunvalación de Navia. Se ha tramitado de urgencia, discurrirá en paralelo a la vía del tren, y unirá la calle Campoamor con Carlos Peláez.

Servicios renovados

En Navia se encuentran múltiples servicios administrativos, lo que permite realizar gestiones con Hacienda o el INEM en tiempos reducidos. La comodidad de estas gestiones se completa actualmente con la posibilidad de concertar cita médica en el centro sanitario a través de internet, en la página www.asturias.es
La oferta educativa busca también adaptarse a la potencial demanda de trabajo del concejo, y por ello el Servicio Público de Empleo y el Fondo Social Europeo han recomendado que se impartan nuevos estudios en Navia.

Los naviegos disfrutan del mar durante todo el año: pasean por la arena, pescan con caña o practican pesca submarina.

El informe propone convertir el edificio de la Fundación Manuel Suárez en un centro formativo multisectorial donde impartan idiomas, informática y estudios relacionados con la construcción. Además señala que los sectores con más futuro en el concejo son las energías renovables, la agricultura ecológica, el sector forestal y la asistencia a personas dependientes. De momento, lo que es casi seguro es que durante el mes de octubre llegará a la villa de Navia fibra óptica similar a la que emplean en Japón o los países nórdicos, lo cual permitirá mejor conexión a internet -con velocidad de hasta cien megas- y precios más competitivos. Todo esto pone de manifiesto que el occidente combina entornos cuidados con servicios de gran calidad y poca masificación.

Navia JacobeaDesde Otur, en el concejo de Valdés, el peregrino que ha elegido el Camino de la Costa llega a la impresionante playa de Barayo, que le da la bienvenida al municipio naviego tras cruzar el río del mismo nombre. Este humedal formado por la playa, el río, dunas, marismas y un pequeño bosque de ribera está considerado Reserva Natural Parcial y premia a los más silenciosos y observadores con la contemplación de ejemplares de garza real y ánade azulón. El caminante debe seguir su viaje en dirección a Villapedre, donde su iglesia parroquial dedicada a Santiago demuestra la importancia que tiene aquí el Camino. A continuación entramos en el pueblo de Piñera, donde se encuentra un albergue de peregrinos en la antigua escuela. El monumento más destacado del lugar es el Palacio de Camposorio, del siglo XVIII, que además fue el hogar donde pasó su infancia el poeta Ramón de Campoamor. La senda vadea ahora el río Frejulfe y se dirige hacia la villa de Navia, donde los palacetes indianos muestran su historia señorial. Tras cruzar el puente sobre la ría, el peregrino continúa viaje por el concejo de Coaña.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí