Paisaje humano

0
124
Ventaniella Foto: Juanjo Arrojo
Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

En Ponga hay 22 pueblos, algunos de ellos ya abandonados. E incluso estos vale la pena ir a verlos. Las diferentes localidades ponguetas dibujan un paisaje único y apasionante, un mapa de experiencias para escapar de las prisas y disfrutar del turismo rural.

Llegando a Ponga desde Cangas de Onís y Amieva, vamos encontrando distintos pueblos. Llama la atención Mestas, con sus aguas termales, una casa de baños, una antigua hospedería y un área recreativa. Si entramos desde León, en cambio, atravesaremos el impresionante desfiladero de Los Beyos. En esa zona encontramos los hórreos beyuscos, de características únicas en Asturias. La lista de pueblos es larga, y todos tienen sus peculiaridades. Beleño, la capital, toma su nombre del dios celta del Sol, y allí encontramos unas imponentes vistas sobre el Tiatordos y demás montañas de la zona. En Sobrefoz se conservan antiguas costumbres, como el reparto de las adras: se trata de parcelas en las que se dividen las tierras comunales, son de explotación individual y se distribuyen rotativamente. En Viegu encontramos una quesería tradicional de queso de Los Beyos. En Arcenorio se celebra una famosa romería el 8 de septiembre. Taranes, Vivoli, Tolibia, ya abandonado, Biamón… cada pueblo pongueto es un mundo y una historia, que merece ser contada.

Ventaniella

Cuenta la leyenda que la hermana de Pelayo se refugió aquí, muy cerca de la frontera que separa Asturias de León, para huir de las tropas de Munuza. El casero de la venta del lugar hizo una valiente defensa y, ante la oferta de rendición, pronunció la frase que daría nombre a esta población: «Ni venta, ni ella». De ese modo se dio nombre a la alberguería, que todavía hoy se mantiene, junto a una ermita dedicada a la Santina. Allí hay todos los años una romería el primer sábado de septiembre.

Cazu. Foto: Fusión Asturias
Foto: Fusión Asturias

Cazu

La famosa torre de Cazu es probablemente la construcción civil más antigua de Asturias. Sobre ella hay muchas historias, entre ellas que aquí vivió la hija de Pelayo. La torre es de propiedad privada, pero el Ayuntamiento de Ponga se ha puesto en contacto con los actuales dueños, residentes en Chile, para recuperar este patrimonio. Una vez conseguido, se reconvertirá en un museo de historia, donde encontrar información sobre el origen de la torre y lo que significó a lo largo de los siglos. De este modo se ampliará la lista de atractivos turísticos en la zona.

Vallemoro. Foto: Carrio
Foto: Carrio

Vallemoro

Rodeado de peñas y bosques, Vallemoro simboliza perfectamente el espíritu de superación pongueto, y la capacidad de adaptarse al medio. Con buen tiempo el paisaje explota y enamora, pero no hay que ser muy imaginativo para elucubrar la dureza de la vida por estos parajes, cuando el invierno es crudo y la nieve cerca los caminos. No es de extrañar que este pueblo esté ya deshabitado y haya quedado para deleite de los viajantes, ofreciendo fotos espectaculares. Hay una ruta de senderismo, de dificultad alta, que parte de Taranes y nos lleva hasta aquí, disfrutando por el camino de espectaculares vistas de los Picos de Europa y el Pico Pierzu.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí