Mucho más que un Camino

0
18
Playa de Cadavedo (Valdés)
Playa de Cadavedo / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Algunos peregrinos en su tránsito a Santiago eligen la ruta de la costa por su gran belleza, aunque nada tiene que envidiar el Camino Primitivo. Por suerte, desde ambos itinerarios se llega al concejo de Valdés.

El antropólogo gallego Manuel Mandianes decía en su libro “El camino del Peregrino”, que la peregrinación nace de la propia naturaleza viajera del ser humano. Tras recoger más de 300 testimonios sobre el Camino, Mandianes explica que el principal motivo que hoy impulsa a miles de personas a recorrer este camino es una necesidad de buscar lo absoluto y una conexión con el más allá. Los peregrinos no entienden de estaciones. A lo largo de todo el año son muchos los que mochila a la espalda y bastón en mano se lanzan a la aventura que supone el periplo hasta Santiago de Compostela, pero sin duda alguna es el verano la fecha más benigna para peregrinar, más si nos centramos en los caminos de la costa. El camino oficial de Santiago entra en Valdés a través de la Sierra de las Palancas, un trazado de bellos paisajes pero de cierta dificultad que ha propiciado el auge de otra ruta alternativa, también documentada como parte del Camino. Esta es la que llega al municipio tras cruzar el puente de piedra sobre el río Cabo y al que los peregrinos franceses conocían como ‘el puente que tiembla’ ya que antaño su estructura era de madera. El recorrido pasa por Tablizo y Ribón atravesando una zona boscosa y campos de labor para continuar en dirección a Cadavedo. Este pueblo costero bañado por el Cantábrico regala al caminante bellos rincones en los que poder descansar y disfrutar de las vistas como son la playa de La Ribeirona o la Ermita de La Regalina situada en un promontorio. La ruta muestra una gran parte de la cultura indiana del municipio y también numerosas casonas y casas de labor. Villademoros y Quintana son algunos de los puntos que hay antes de llegar a Querúas, perteneciente a la parroquia de Canero y donde es posible refrescarse los días de calor en algunas de sus playas: Cutín, Santa Ana, Punxeo y Choureo. Aunque si lo prefiere podrá hacerlo más adelante, al llegar a Cueva donde se halla una de las playas más conocidas del concejo.

Peregrinas alemanas con un hospitalero del albergue municipal de Almuña (Valdés)
Peregrinas alemanas con un hospitalero del albergue municipal de Almuña / Foto: Fusión Asturias

El siguiente alto en el Camino lo podemos hacer en Barcia. Aquí nos encontramos con un lugar único: el Cementerio Moro. Se construyó durante la Guerra Civil Española y es conocido por albergar el único cementerio musulmán del norte de España.
Para relajarse un poco del peso de la mochila, nada mejor que sentarse en uno de los acantilados y disfrutar de las vistas o de una bella puesta de sol. Los siguientes pasos nos conducen a entrar en la villa de Luarca por La Carril hasta la conocida puerta que daba entrada al lugar hasta el siglo XIX y, tras recorrer diferentes calles y atravesar el río Negro, salir de la población para encaminarse hacia El Chano. La parroquia de Otur será uno de los últimos tramos antes de abandonar el Camino en Valdés al llegar al río Barayo, donde se sitúa una antigua malatería.

El Camino también va por Concilleiro

Existe otra ruta jacobea, hoy en desuso pero antaño muy frecuentada, que conecta el Camino Primitivo con la llamada ruta de la costa y que llega al concejo a través del vecino concejo de Salas. El grupo de montaña Estoupo de Luarca trabaja desde hace un tiempo para que se limpie y señalice esta vía histórica conocida como el Camino Real de Concilleiro. El principal escoyo radica en que el tramo de cinco kilómetros que pasa por Salas permanece cerrado con lo cual los peregrinos no pueden tomar esta ruta alternativa en dirección a la costa. Desde el colectivo señalan que este camino es muy conocido en Alemania, ya que en el siglo XIX un grupo de teutones realizaron esta ruta hacia Compostela y describieron con todo detalle el recorrido que hoy sirve de guía a muchos turistas de ese país.
La ruta, de gran atractivo natural, se inicia en Venta de Cruces y tras pasar por aldeas como Biescas, Muñás, Brieves y Trevías conduce a Concilleiro, que significa ‘sitio de paso’ y que fue muy transitado por caminantes y arrieros que utilizaban el Camino Real para sus desplazamientos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí