Josefa Vega Suárez. Premio Mujer Rural 2019. Guardiana del territorio

0
117
Josefa Vega Suárez. Premio Mujer Rural 2019
Josefa Vega con el galardón, obra del artista asturiano Kiko Urrusti / Foto cedida por Josefa Vega
[Total:0    Promedio:0/5]

Para Josefa es imposible recordar la infancia y no verse en el campo, rodeada de animales. Viendo el ritmo que marca la naturaleza. Vital y fuerte como la tierra de la que vive, ha sido elegida por la Red Asturiana de Desarrollo Rural (READER) como Mujer Rural 2019.

Trabajó durante unos años en el mundo de la moda pero el nacimiento de su hijo le hizo replantearse la vida y volver al lugar del que había partido. Está literalmente enamorada del medio rural y su compromiso va más allá de regentar una ganadería de la raza Holstein o de gestionar varias casas rurales en la modalidad de agroturismo. Su amor se traduce en un empeño por el mantenimiento del medio rural y un compromiso firme de apoyar a la gente joven para que vean en el campo una posibilidad de futuro.

-¿Qué supone para ti recibir este reconocimiento?
-Es un gran orgullo porque, aunque es un reconocimiento que ha recaído en mi persona, podría haber sido cualquier otra mujer del medio rural. Creo que hay muchas tan válidas como yo, este es un reconocimiento al trabajo y al esfuerzo. Yo lo recojo físicamente pero se lo dedico a todas ellas. Significa mucha felicidad, orgullo, satisfacción y también responsabilidad.

“En este sector se necesitan personas enamoradas del medio rural y apasionadas”

-¿En qué sentido orientas esa responsabilidad?
-Cuando recibes un premio es porque alguien ha considerado que eres una buena candidata. Te han elegido y eso conlleva una responsabilidad con el medio rural, y una forma de corresponder es siendo comunicadora e implicando a la gente joven para que se sume. Hay mucho por hacer, en este sector hay calidad de vida si buscas un trabajo, ayudas económicas para poder crear un negocio o una empresa, así que si no me implico y no me siento responsable de ello me sentiría vacía. Tengo que defender esos valores de los que hablaron cuando me entregaron el premio. Los tengo que vivir y demostrar. En el medio rural hace falta gente que crea en él y en sus posibilidades.

-¿Qué te hace abandonar el mundo de la moda para irte al campo?
-Fue al revés. Yo viví en el campo cuando era niña, colaboraba a nivel familiar y cuando me casé adopté otras expectativas y me tocó buscarme un trabajo. Como tenía conocimientos en corte y confección y un manejo en la alta costura, me ofrecí en una tienda y ahí mismo me cogieron. Empecé como ayudanta, después dependienta y antes del año estaba de encargada. Si eres responsable y haces bien tu trabajo la gente lo ve y lo valora. A los cinco años llegó mi hijo y eso me trastocó todo. Para mí la vida familiar va siempre por delante de la laboral, busqué una manera de conciliar ambas cosas y volví otra vez al campo porque te ofrece la posibilidad de organizar tu tiempo. En el otro trabajo tenía un horario estricto, no veía a mi hijo en diez horas y me negué. La verdad es que no me ha ido nada mal y mis empresas han tenido éxito.

-¿Existen herramientas que ayuden en la actualidad al emprendimiento femenino en el medio rural?
-Hay muchas ayudas pero también hay mucha burocracia, lamentablemente van ligadas. A veces es desesperante, tenemos que aprender a convivir con ella pero lo que necesitamos es la figura del medio. Esa persona o esa asesoría que nos ayude con esa intermediación para poder conseguir un buen proyecto, un buen plan de viabilidad, una buena gestión económica de nuestra explotación. Nunca podemos olvidar que se necesita esa ayuda para poder consensuar la iniciativa del joven con las obligaciones del cumplimiento, para luego recibir esas subvenciones.

“La mujer es muy responsable y constante cuando emprende un proyecto. No se plantea grandes retos sino pequeños logros, y esto ayuda a engrandecer a la persona”

-Se habla de la necesidad de la supervivencia del medio rural. ¿Por qué es tan importante el papel de la mujer?
-Creo que todas y todos jugamos un buen papel. Está claro que donde hay mujeres se fija más población, pero siempre digo que lo bueno es el conjunto, crear un equipo. Lo ideal es sumar y hay muchas maneras de tener una ayuda y un apoyo a la hora de hacer actividades, distribuir tareas, organizar el planning del trabajo, gestionar la burocracia… En este sector se necesitan personas enamoradas del medio rural y apasionadas. ¿Que van a llegar traspiés? Por supuesto, porque nada es de color de rosa, siempre hay espinas, pero al final es gratificante cuando se consiguen los objetivos. Con un poquito de esfuerzo se pueden conseguir cosas, así que yo le pediría a la Administración que haga un guiño a las personas jóvenes, que no solo les dé una ayuda de iniciación a la actividad y luego ‘ahí te quedas’.

-¿Qué ha supuesto la llegada de las nuevas tecnologías?
-Lo bueno sería poder tener una buena banda ancha y que las tecnologías lleguen a todos los rincones, porque con ello se podría acceder a mucha formación, tramitar con más rapidez la burocracia y podrías vender tu producto. Porque al final es un escaparate al mundo y no puedes pensar hacer solo una venta local y directa. Nos estamos quedando obsoletos, necesitamos una segunda vuelta para ser más efectivos. En el medio rural no podemos estar con un mega porque eso da risa. Nosotros ayudamos a cuidar el medio ambiente, somos los guardianes del territorio de Asturias con lo cual, por lo menos, tenemos que estar igualados al resto de empresas ubicadas en otros sitios.

Josefa Vega Suárez. Premio Mujer Rural 2019
Foto cedida por Josefa Vega

-¿Qué significa para ti haber materializado los proyectos que te habías propuesto?
-Soy muy cabezona y muy constante. Desde un principio dije que lo iba a conseguir, no sabía el tiempo que iba a necesitar y lo bueno que hice es que no me puse una meta a corto plazo sino a largo plazo y fui disfrutando de cada pasito que iba consiguiendo. Si alguna vez di para atrás porque había cosas que no me salían como quería, no me desencantaba. Me volvía a plantear el objetivo pero por otro camino. Esto no es una cosa de un día, siempre estoy planteándome diferentes metas, formándome, enterándome y escuchando, porque he llegado a la conclusión que haciéndolo es de donde más saco.

-¿Qué es lo que más te enamora del medio rural?
-Me enamora todo: el trato con los animales, el ver lo fácil que es el trabajo del día a día a poco que te organices. Lo gratificante que es ir al huerto, plantar, quitar malas hierbas y al poco tiempo recoger los frutos para comer. No siempre salen las cosas como uno quiere, pero vas dando pasos y avanzando. Sabes que tienes que madrugar y organizarte muy bien pero es un trabajo en el que no tienes que fichar al entrar y al salir.

-¿Quieres añadir algo más?
-Me gustaría dar las gracias por el premio y a todos los que apostaron por mi propuesta. También mi agradecimiento a las personas del grupo READER que me han elegido porque es muy importante que cuenten con la figura de la mujer para darnos visualización como eje del medio rural y como un punto para apoyarse en muchos sectores. Me gustaría que se tuviera en cuenta esto a la hora de valorar los proyectos gestionados o propuestos por las mujeres. Que los miren con mimo, porque seguro que detrás de esa apuesta hay esfuerzo y cariño. Además la mujer es muy responsable y constante cuando emprende un proyecto de estas características. No se plantea grandes retos sino pequeños logros, y esto ayuda a engrandecer a la persona.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí