Grado. Haciendo camino

0
96
Grado
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Gracias a sendas históricas como el Camín Real de la Mesa y el Camino de Santiago, Grado es un concejo abierto al mundo, donde la hospitalidad y los recursos para atender al visitante son la norma.

El epicentro de este carácter abierto se encuentra en la misma villa de Grado, cuya creación está directamente ligada al propio Camino de Santiago. La historia se remonta al siglo XIII cuando se vio la necesidad de contar con una primera etapa en la ruta entre Oviedo y Compostela. De ahí que las conocidas vegas de Prámaro (antiguo nombre del concejo) dieran lugar a Grado, ciudad amurallada con licencia para realizar unos mercados cuya fama ha llegado hasta hoy día.
La capital moscona es centro de servicios comarcal, gracias a la concentración de servicios e infraestructuras públicas. Aquí está, lógicamente, el Ayuntamiento, así como varios equipamientos deportivos y culturales, ambos ámbitos con una sorprendente concentración de asociaciones y clubes activos. Aquí se localizan, también, la mayor parte de las tiendas y comercios, que complementan a los mercados periódicos; así como una alta concentración de hostelería, con una gastronomía típicamente asturiana, basada en las materias primas locales.

Grado es parada oficial del llamado Camino Primitivo o Camino Interior, uno de los más frecuentados tradicionalmente.

Turísticamente, Grado es una villa de paseo agradable. La alta concentración de casonas indianas, herencia emigrante, es una de sus curiosidades, así como la posibilidad de recorrer los límites de la población original buscando los restos de la muralla medieval. Los lugares de interés están marcados con paneles turísticos, como la Capilla de los Dolores y el Palacio de Miranda-Valdecarzana, ambos elementos protegidos como Bien de Interés Cultural junto a la muralla.
La cercanía con Oviedo, muy mejorada por carretera en los últimos años, ha supuesto un pequeño repunte poblacional en Grado. La posibilidad de vivir en una villa tranquila, bien equipada y con mejores precios que la ciudad es algo que se valora, y esto se ha notado en el censo de manera discreta, siempre manteniendo ese espíritu tranquilo y vecinal. La aglomeración viene, eso sí, de la mano de los mercados, que especialmente los domingos abarrotan las calles y llenan de ambiente las terrazas y parques.

Un Camino con historia

El Camino de Santiago nunca ha dejado de ser utilizado, y los romeros han atravesado Grado desde hace siglos. Sin embargo, la declaración de los Caminos del Norte como Patrimonio de la Humanidad ha supuesto un importante impulso que sin duda se nota en el número de peregrinos. El consenso es claro: cada vez son más.
Grado es parada oficial del llamado Camino Primitivo o Camino Interior, uno de los más frecuentados tradicionalmente, ya que permite, además de dirigirse a Compostela, visitar la Cámara Santa de Oviedo. Tras el auge del Camino Francés en los últimos años, esta variante asturiana está ganando de nuevo usuarios, convencidos por la importancia histórica y por los muchos atractivos de la ruta.
Ésta entra en Grado por el Puente de Peñaflor, vado sobre el río Nalón y una de las construcciones más antiguas documentalmente, ya que hay referencias cartográficas que se remontan a la Edad Media. Después se continúa por San Pelayo para entrar en la villa de Grado, pensada para caminar cómodamente. En el moscón barrio de La Cruz se encuentra un crucero similar a los gallegos, una curiosidad poco habitual por estas tierras. Además de abastecerse, muy pronto los peregrinos podrán quedarse a descansar en la villa, ya que a corto plazo se inaugurará un albergue que viene a sumarse a los otros dos existentes en el concejo. El Camino deja la zona urbana dirección San Juan de Villapañada y continúa por El Fresno, hasta abandonar tierras mosconas.
El Camino de Santiago es probablemente el más popular, pero no la única ruta disponible en el concejo. Imposible obviar el Camín Real de la Mesa, vía de unión entre León y Asturias gracias a una calzada romana, que reutilizaba a su vez un camino más antiguo. Existen también rutas más pequeñas que permiten conocer el concejo en profundidad, como la de la Escanda, la del Río Cubia, la de las Ayalgas… hasta diez propuestas señalizadas de las que ofrecen puntual información en la Oficina de Turismo situada en la villa de Grado.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí