2021, interesante travesía

0
73
2021, interesante travesía
[Total: 1   Promedio: 1/5]

Solo faltan unas horas para cerrar el año. A todos nos hubiera gustado despedir un 2020 muy distinto al que hemos vivido, pero puestos a ser prácticos y sobre todo realistas, no tenemos más opción que mirar al frente con valentía -porque esto aún no ha terminado-, encarar con fuerza el nuevo año, porque nos hará falta, y pedir salud para realizar la travesía.

A todas las cosas que han pasado en el planeta, se suma el cielo de este mes de diciembre que ha estado de lo más movido. La noche del 12 y 13 teníamos sobre nuestras cabezas el máximo de la lluvia de estrellas de las gemínidas (Géminis), que suelen despedir tradicionalmente el año, pero esta vez superando los cien meteoros por hora y colocándose en el primer puesto del ranking anual de lluvias de estrellas por encima de las Perseidas.

El 14 se producía un espectacular eclipse de sol que solo pudieron contemplar en directo entre Argentina y Chile mientras el resto de los mortales nos tuvimos que conformar con verlo a través de las imágenes de la NASA. Y el 21 tenía lugar el esperado ‘encuentro entre gigantes’, la superconjunción de Júpiter y Saturno, planetas que no habían estado juntos desde hace 400 años y que no volverán a encontrarse hasta dentro de 80. ¿Por qué podría ser importante este acontecimiento que han recogido todos los medios de comunicación? ¿En qué nos influiría?
Era de AcuarioNo hace falta ser expertos en astrología para interesarnos por un hecho histórico ante el que no deberíamos de ser ajenos, o por lo menos ante el que sentir curiosidad. Todas las civilizaciones antes que nosotros han visto, cuando no una causa, sí al menos un correlato de su vida en los movimientos de los astros. Miraron al cielo en busca de respuestas y vieron que las correspondencias son impresionantes y esta, por lo que anuncian, podría ser una de ellas.

Júpiter y Saturno, nos explican los expertos, inician una secuencia cada 800 años y cambian de elemento cada 200, en este caso pasan del elemento tierra al aire. Un evento que, según previsiones, no solo marcaría nuevos paradigmas sociales, culturales y políticos, sino que consolidaría definitivamente la Era de Acuario, llamada también el “Despertador de la humanidad”.

El Covid-19 ha visibilizado y acelerado las carencias que tenemos como sociedad y ha mostrado, aún más si cabe, la creciente desigualdad social entre los más desprotegidos y las clases más altas. Ha generado una profunda crisis que no solo afecta a la economía sino también a nuestros modos de vida, trabajo y pensamiento. Nada ni nadie se está librando de ello. Los desafíos están encima de la mesa.

El primero al que nos enfrentaremos este 2021 es seguir combatiendo la emergencia sanitaria. Pepita, de 80 años, Alberto de 92, Alegría de 84 y Domingo de 69 han sido los primeros en Asturias en recibir las primeras dosis para inmunizarse contra el coronavirus. A ellos les han seguido varios trabajadores de la Residencia Mixta de Gijón, el lugar donde unos residen y otros trabajan. Tras los residentes y profesionales de residencias en Asturias se pretende llegar a unas 150.000 personas vacunadas a lo largo del primer trimestre de 2021. Pero esto llevará su tiempo, no es pulsar un interruptor y de repente todos a salvo y vacunados. Del resultado de este proceso dependerá la duración y profundidad de la actual crisis económica que estamos padeciendo.

Segundo desafío: ¿qué pasará cuando desaparezcan las medidas sociales en sectores tan golpeados como la hostelería, transporte, turismo, comercio, ocio…? Tenemos en este momento en Asturias a 28.891 trabajadores en ERTE, acabamos de superar la barrera de los 81.000 desempleados y muchas empresas están al borde de la insolvencia. Cifras que se pueden incrementar en los próximos meses.

Como consecuencia de la situación, a lo largo de este año hemos visto cómo aumentaban las colas del hambre en la región. La Cocina Económica de Gijón, por ejemplo, cierra el 2020 habiendo entregado más de 300.000 servicios, lo que supone un incremento del 40% respecto al año anterior solo en comidas y cenas.

Crisis del Coronavirus

El coronavirus ha dejado también en evidencia la descoordinación entre administraciones. No se mira hacia el mismo sitio, falta diálogo y se intenta sacar rédito electoral casi de cualquier situación. Esto ha provocado un gran desgaste del espacio público que ha de frenarse de forma urgente para atacar las necesarias transformaciones que reclama la UE y también exige la ciudadanía.

En 2021 jugará un importante papel la llegada de los fondos europeos y su correcta gestión. De cómo responda el Gobierno y escuche a los agentes sociales, de la reducción de trámites, controles e informes innecesarios o plazos a la hora de acceder a esas ayudas, dependerá el número de negocios y empresas que sobrevivan y en que aumenten o no las actuales desigualdades sociales. Asturias debe negociar y necesita buenos proyectos para acceder a estos fondos y, además, será preciso el consenso de las fuerzas económicas, políticas y sociales. Todo un reto.

Aún nos queda mucho trayecto por recorrer y será duro, pero si hay algo que está quedando patente en este 2020 que termina, es la capacidad de supervivencia, de renacer, de reinventarse y de crear que está demostrando el ser humano. Así que, si esta conjunción planetaria, como dicen, aproxima la oportunidad de aterrizar ideas innovadoras para construir cosas nuevas, tenemos todos los ingredientes para que 2021 pueda ser un año interesante. ¡Feliz travesía!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí