Coaña, al otro lado de la Ría

0
207
Vista de El Espín (Coaña)
Vista de El Espín / Foto: Miguel Loza
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Las aguas de la Ría marcan el límite natural del concejo por su flanco este. Tras pasar el puente sobre el Navia, el visitante se adentra en el territorio de Coaña. Inmerso en la tranquilidad del medio rural, este pequeño concejo asturiano guarda bazas poderosas para ser conocido fuera de sus fronteras.


A pesar de que Coaña es la capital del concejo, y donde se encuentra emplazado el edificio consistorial, a la hora de hablar de un núcleo muy frecuentado la referencia obligada es Jarrio, un centro de operaciones vital para todos los habitantes del Occidente asturiano. La causa reside en el Hospital Comarcal, inaugurado hace veinticinco años, que ha puesto el nombre del concejo en el mapa y en las mentes de todos los asturianos. Este proyecto sanitario se ha convertido en toda una referencia en el Principado y ha impulsado fuertemente a esta zona del concejo, donde también se halla ubicado un tanatorio. En el entorno de Jarrio, Rio Pinto, es otro de los nombres destacados del concejo. En este caso, alude al movimiento industrial y comercial que prospera en el municipio, pues Río Pinto es el área empresarial más importante del Occidente y gracias a sus buenas comunicaciones goza de buena salud.
En Coaña todo está cerca. A escasos kilómetros de Jarrio se halla también Ortiguera, el pueblo marinero por excelencia del concejo, aunque ahora son pocas las familias que viven todavía de la pesca. Las ruinas de una antigua conservera y las historias de los pescadores de mayor edad sirven para recordar que el mar fue tradicionalmente el motor de esta localidad que actualmente gira hacia lo residencial.

El Castelón de Coaña es el más popular de los castros asturianos.

Pero ahora el Cantábrico ofrece principalmente turismo. Alternándose con majestuosos acantilados, su costa combina playas y pequeñas calas. Arnelles, Foxos y Torbas son las más frecuentadas y cuentan con buenos accesos, mientras que las restantes aseguran paisajes menos humanizados, desprovistos de algunas comodidades pero auténticos parajes paradisiacos. El paisaje que determinan se puede apreciar recorriendo el tramo de senda costera (G.R.E-9) que acompaña el litoral en su zona más occidental. El Cabo de San Agustín es la referencia visual de su costa. En las proximidades de Ortiguera, sus dos faros, el moderno y el más antiguo, se han transformado en un bello parque y en un mirador al Cantábrico. Sin duda, es uno de los puntos de mayor afluencia turística, que sólo rivaliza con el Castro en afluencia de visitantes. Porque si se habla de Coaña hay que mencionar el recurso que más ha hecho por este concejo, el que ha dado a conocer su nombre en toda la península: el Castelón de Coaña, en Villacondide. El conjunto arqueológico, Bien de Interés Cultural, es uno de los asentamientos más populares de Asturias debido a su temprana excavación y a la gran superficie de ruinas exhumadas que transportan al visitante en un viaje en el tiempo. El yacimiento ubicado en territorio de los albiones, fue ocupado, cuando menos, en momentos tempranos del siglo IV a.C. y conoció su época de mayor esplendor durante la dominación romana en los siglos I y II d.C. No es el único yacimiento conocido en el concejo. El de Mohías se ha unido recientemente a la lista de bienes de interés cultural. Catalogado como zona arqueológica, se encuentra en una plataforma de la rasa costera y cuenta con más de veinte espacios construidos.
Para conocer la suma de recursos que ofrece el concejo, lo mejor es visitar la Oficina de Turismo, ubicada en el edificio consistorial, donde informan al visitante con detalle de todo lo que se puede hacer en el municipio. Es posible apuntarse a alguna de las rutas que permiten conocer la estela discoidea, así como lavaderos, hórreos y colecciones privadas del concejo, o concertar visitas a las instalaciones de productores agroalimentarios de renombre en el concejo, como la Quesería Abredo y Fabas la Estela.
En sus 65 kilómetros cuadrados Coaña ofrece numerosos espacios naturales para el senderismo, con cimas sencillas en su altura ideales
también para la práctica del ciclismo. O la pesca deportiva, no sólo de litoral, ya que las aguas del río Navia flanquean el límite este del concejo hasta configurar el embalse de Arbón, y en su trayectoria dejan innumerables parajes muy frecuentados por los pescadores locales de trucha.

 

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí