Cudillero. Con otros ojos

0
10
Vista del litoral pixueto
Vista del litoral pixueto / Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

La cara más visible es un precioso pueblo costero, inmortalizado en películas y postales, gracias a la característica estampa de su ‘anfiteatro’. La más desconocida es un concejo lleno de rincones para visitar.

La villa de Cudillero recibe, en su parte más antigua, el nombre de anfiteatro: al estar dispuesta en empinadas calles, las casas parecen palcos del hemiciclo romano, mientras que la Plaza de la Marina hace las veces de escenario. El conjunto arquitectónico, catalogado como Conjunto Histórico Artístico, es un despliegue de casas arracimadas, que entre todas crean un conjunto de colores vivos y armónicos. En ese aparente desorden se encuentran propuestas tan sorprendentes como la Ruta de los Miradores, que recorre las callejuelas de la villa siguiendo una barandilla azul, que facilita el acceso a los diferentes miradores del casco antiguo.
Esta imagen típica es clara muestra de cómo se ha vivido siempre aquí: de cara al mar. En la antigua lonja de pescados, uno de los edificios emblemáticos de la villa, se encuentra el Aula Didáctica “Los Pixuetos y la Mar”. En ella se hace un recorrido histórico y etnográfico para conocer los aspectos más importantes y característicos de los pixuetos (gentilicio de Cudillero), que desde siempre han estado unidos al mar y han hecho de la pesca su modo de vida. La cultura y las manifestaciones artísticas siguen estando influenciadas por este entorno, como se puede apreciar en la ya tradicional Fiesta Literaria de la Mar. Este año, el día 26 de mayo, estará presentada por Sandra Ibarra y tendrá la presencia de Juan Ramón Lucas, en la línea ya habitual de contar con personalidades literarias y culturales.
Visitar Cudillero es dejarse sorprender por una agenda que siempre ofrece atractivos: desde jornadas gastronómicas a eventos culturales e iniciativas turísticas variadas. Como reconocimiento a estas últimas, el colectivo Cudillero Turismo ha recibido el premio a la mejor asociación empresarial SICTED 2011, un proyecto de ámbito nacional para la mejora de la calidad en los destinos turísticos. En el galardón se valoró especialmente el compromiso asumido por este colectivo pixueto, junto al impulso y la mejora de la calidad turística de las empresas y servicios asociados.

Un concejo con recursos

Cudillero es más que su capital: el concejo cuenta con preciosas playas que van desde las más concurridas, como la Concha de Artedo, hasta las más vírgenes, como la Playa del Silencio, rodeada de acantilados. También hay espacios naturales de interior, como el Valle de Faedo y pequeños pueblos con encanto; para recorrerlos se pueden hacer rutas de senderismo, a caballo o en BTT.
Hay muchos lugares de interés, como la iglesia de San Martín de Luiña, en Escalada, considerada una de las muestras más prototípicas de iglesia costera. Está considerada Bien de Interés Cultural, y en su interior se encuentran curiosidades como una inscripción que reza: “No pasen de aquí a oír misa los vaqueiros”, que marcaba el límite para los trashumantes vaqueiros de alzada, que no debían mezclarse con el resto de la población.
En Soto de Luiña se encuentra la Iglesia de Santa María, convertida en parroquia en el siglo XVII y hoy considerada Monumento Histórico Artístico. Además, en esta localidad se encuentra una de las playas más turísticas del concejo: San Pedro de la Ribera, que cuenta con la Q de calidad, la bandera azul y el compromiso de calidad turística.

La belleza del concejo de Cudillero no desentona de sus pintorescos pueblos, ofreciendo una experiencia de turismo tranquilo y natural.

Otra localidad de interés es El Pito, desde donde se accede a las playas de Campofrío y Aguilar, dotadas con todos los servicios y con gran afluencia turística. En El Pito se puede visitar el interesante conjunto palaciego de los Selgas-Fagalde. Se trata de un un conjunto formado por varios edificios y jardines, que cuenta con una importante colección de arte, con obras de Goya, Tiziano y El Greco, entre otros.
Los parajes naturales son uno de los grandes patrimonios del concejo, con playas como Gueirúa, en la localidad de Santa Marina (Ballota). Es una playa casi virgen con acceso a pie (unos veinte minutos de camino). Más grande es la de Vallina, en Oviñana (Valdredo), un kilómetro de playa mixta de arena clara y cantos rodados. En Oviñana también se encuentra Cabo Vidio, junto al faro del mismo nombre. Toda esta zona, en dirección al vecino concejo de Valdés, está declarada Paisaje protegido de la Costa Occidental. Las puestas de sol desde aquí son un atractivo turístico más, así como las vistas desde el acantilado, de más de cien metros de altura. Gracias a lugares como estos, la belleza del concejo de Cudillero no desentona de sus pintorescos pueblos, ofreciendo una experiencia de turismo tranquilo y natural. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí