Espacio cultural Nave 6, escaparate para el talento

0
471
Patricia Laruelo y Borja Villa creadores del centro cultural alternativo Nave 6 en Siero
Patricia Laruelo y Borja Villa creadores del centro cultural alternativo Nave 6 en Siero / Fotos: Nave 6
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4)

El bailarín internacional Borja Villa y la profesora de danza moderna Patricia Laruelo han puesto en marcha el centro cultural alternativo Nave 6, un proyecto novedoso que muestra que no hay fronteras ni etiquetas para el arte.

La pandemia trajo a Borja Villa de vuelta a casa. El joven bailarín llevaba varios años fuera de Asturias y poco podía imaginar que a su regreso pondría en marcha una aventura cultural tan arriesgada como bonita. Su camino se cruzó con el de Patricia Laruelo, la directora de una escuela de danza que necesitaba ampliar horizontes y crecer en un espacio más adecuado. A menudo la vida da giros inesperados y las crisis se convierten en repentinas oportunidades. Por eso, cuando el coronavirus llevó al cierre a un conocido local de ocio para niños, la Jirafa Loca, a Patricia se le abrieron los ojos ante un espacio tan increíble. El resultado no se hizo esperar, y ahora, además de acoger a su escuela de baile, la nave de La Tejera es sede de un nuevo espacio cultural que ofrece todo tipo de espectáculos.

Patricia Laruelo fue durante cuatro años coreógrafa de Teresa Rabal en su programa Veo Veo, en el que también participaron bailarines de su escuela de danza.

“Llevaba veintiún años en la antigua escuela, se había quedado un poco pequeña, y decidí ampliar -explica la profesora de baile-. Cuando Borja Villa me planteó el proyecto de Nave 6 me pareció complicado porque veníamos de un tiempo difícil con la pandemia, pero al final, pensamos que debíamos arriesgarnos”

En la mente del bailarín poleso estaba la creación de un espacio escénico alternativo abierto a todos los artistas. Sería algo diferente y novedoso en el Principado, ya que solo Gijón cuenta con un centro de estas características. “Todo esto comienza al plantearse Patricia el cambio de la escuela a este lugar tan maravilloso como es esta nave en el polígono de La Tejera -explica Villa-. Según la vi pensé que aquí podríamos hacer actividades de teatro, música y danza independientemente del trabajo de la escuela. Cualquier persona que tenga un proyecto artístico puede presentarlo aquí”.

Interior de Nave 6
Interior de Nave 6

Los primeros pasos de esta iniciativa cultural se dieron en la Semana Santa de 2021 con un primer workshop de danza en el que participó Marina Miguélez, bailarina que durante muchos años formó parte de la compañía de Núremberg, en Alemania. Paralelamente, el nuevo centro acogió también un laboratorio de teatro con dos funciones que se llenaron. Tras el éxito de la primera convocatoria llegaron algunas veladas de danza y música con artistas nacionales e internacionales. “Tuvimos con nosotros a Mariano Cardano, que vino desde Italia, y a la violonchelista cubana Cary Rosa Varona, una de las músicas que acompaña a Pablo Milanés en su gira por España. También la danza de Aleix Mañé y Virginia Valero y la interpretación de Santi Senso”, añade el artista.

Los primeros pasos de esta iniciativa cultural se dieron en la semana santa de 2021 con un primer workshop de danza en el que participó Marina Miguélez, ex-bailarina de la compañía de Nuremberg, en Alemania.

La programación que están desarrollando en los últimos meses muestra que, a pesar de las dificultades, el espacio cultural viene pisando fuerte. La nave ha acogido una jornada intensiva de danza urbana con un elenco de maestras, una masterclass de defensa personal, un taller de teatro para niñas y niños, así como un laboratorio de artes escénicas para adultos. También se pudo disfrutar del monólogo en clave de comedia Orgullo SOS con temática LGTBI, representado por Alberto Rojas, y los talleres de Gospel a cargo de la cantante Ana Santa, y la invitación a cantar con El Ñeru de Ra.

Funciones programadas para el Espacio de creación Nave 6

Como responsable de la gestión del espacio, Borja ya está inmerso en las actividades del primer trimestre de 2022. En cartelera se encuentran un Dance Workshop a cargo del bailarín Mario González (15 y 16 de enero) y un taller de interpretación y creación corporal con Alberto Velasco para el mes de febrero.
Si las circunstancias lo permiten, el artista se plantea ofrecer un festival de danza en el mes de abril, con el que festejar el Día Internacional de la Danza.

La buena acogida del público impulsa a estos emprendedores a continuar con este proyecto cultural. “Estamos notando mucho calor por parte de la gente, hay artistas importantes que ya se han hecho eco del espacio y que les gustaría hacer cosas aquí, el problema es la barrera económica. Todavía no podemos tener una programación estable porque estamos trabajando sin una base económica, vamos un poco sobre la marcha -explica Villa-. Dado que es un espacio privado y no tenemos subvenciones, necesitamos autofinanciarnos. Nosotros queremos hacerlo todo bien, pero en materia legislativa este es un territorio desconocido”.

De lo que no hay duda es que comenzar una aventura de estas características en unos momentos como el actual, en los que todavía estamos bajo la incertidumbre sanitaria, es de valientes, algo que define tanto a Patricia como a Borja. Por el momento, además de ofrecer buenos espectáculos y actividades al público, el espacio también está abriendo nuevas expectativas a sus creadores. “La experiencia está siendo muy enriquecedora porque soy la primera que estoy creciendo y aprendiendo -explica la profesora de baile-. Para empezar, había estilos como el de la danza clásica que desconocía y el tener a gente tan importante aquí está siendo increíble”.

La programación que está desarrollando Nave 6 en estos últimos meses muestra que, a pesar de las dificultades, el espacio cultural viene pisando fuerte.

Workshop de danza contemporánea y danza clásica a cargo de Marina Miguélez, el pasado mes de marzo.
Workshop de danza contemporánea y danza clásica a cargo de Marina Miguélez, el pasado mes de marzo.

Patricia Laruelo es monitora titulada de baile urbano y baile latino, los estilos con más alumnos en su escuela. Desde que, con ocho años, empezó a recibir sus primeras clases en Pola de Siero de su primera profesora, Eugenia, supo que lo suyo era el baile. Tras un recorrido formativo por varias ciudades españolas decidió emprender y crear su propia escuela en su concejo natal. La sierense de San Martín de Vega de Poja reconoce que la experiencia que la catapultó profesionalmente “fueron los cuatro años en los que trabajé como coreógrafa para Teresa Rabal en su programa Veo Veo y en el que también participaron varios de mis alumnos como bailarines del programa”.

Borja Villa también está viviendo un momento ilusionante. A su regreso al Principado decidió afincarse temporalmente, “estoy conectando con la tierra y con los artistas asturianos, porque a pesar de que aquí todo lo referente a la cultura cuesta sacarlo adelante, hay muchos artistas, muchas corrientes culturales. Asturias está en un momento muy dulce, muy bonito en lo cultural, todos los fines de semana hay cosas que ver, sobre todo en teatro y música, aunque un poco menos en la danza”. Villa ya no baila de manera profesional, pero sigue muy involucrado en proyectos relacionados con la danza, como la Gala Internacional que organizó en octubre en Pola de Siero o las citas puntuales con los workshops. Durante estos últimos años combina la danza con otras experiencias; en 2019 ejerció como programador cultural en cruceros fluviales en el país germano y ahora está haciendo sus pinitos en el mundo de la escena teatral y apunta a que “si todo va bien, en el mes de marzo estrenamos en Madrid una obra de teatro en la que soy protagonista y que está a cargo de una directora asturiana”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí