Asociación Candás Marinero

0
289
Tito Aramendi (izda.) y José Antonio González (dcha.)
Tito Aramendi (izda.) y José Antonio González (dcha.). /Foto: Fusión Asturias
[Total: 0   Promedio: 0/5]

La I Exposición Candás y sus gentes, una recopilación de fotografías antiguas, ha servido para visibilizar aún más el trabajo de la Asociación Candás Marinero en la recuperación de la memoria y las tradiciones del concejo.


Son presidente y vicepresidente de la Asociación, miembros de la peña Santolaya y, para más señas, primos. «Es que en Candás las familias eran muy numerosas, y por todas partes encuentras parientes, aunque sean lejanos. Conclusión: no puedes hablar mal de nadie», se ríe José Antonio. También se le puede llamar Macana 113, ya que así firma los vídeos que edita sobre Candás y luego cuelga en un canal de YouTube. Algunos superan las 5.000 visualizaciones.

Hay un hilo conductor en todas las actividades de la Asociación: reivindicar y recuperar la memoria de Candás, para que en su momento los más jóvenes puedan echar mano de ella.

Al otro lado de la mesa, a Tito Aramendi le ha dado por entrevistar a los mayores del concejo. «Son entrevistas grabadas en vídeo, de una hora aproximadamente, donde gente de más de ochenta años cuenta la verdadera historia de Candás: cómo era la vida, las necesidades que se pasaban… Lo cuentan como lo vivieron, y es muy emocionante oírlo de primera mano». Y, aunque no están presentes en esta entrevista, es de recibo nombrar a Javier Méndez y Saturno Prendes, que son también el alma de este Candás Marinero. Una asociación que se creó en enero de 2014, nacida de un grupo de amigos que ya llevaban años realizando actividades relacionadas con la historia del concejo. Hoy en día tienen, además del canal de vídeos, una página en Facebook, un blog en Tumblr, una revista digital mensual que cuelgan en slipp.it, y una creciente biblioteca en youpublisher, donde digitalizan todos los documentos que caen en sus manos.
Hay un hilo conductor en todas las actividades de la Asociación: reivindicar y recuperar la memoria de Candás, para que en su momento los más jóvenes puedan echar mano de ella, sin que se haya perdido nada. De ahí el encuentro entre Candás y Puerto de Vega el pasado 21 de febrero, dentro de una iniciativa que busca poner en contacto a localidades donde hubiera fábricas de conservas. De ahí también la exposición de fotografías antiguas que acaba de verse en la Casa de Cultura, y que ha supuesto unos tres meses de trabajo. «Conseguir las fotos no fue difícil, porque la gente nos las fue dando y nos hemos juntado con unas tres mil. Lo más complicado ha sido organizar todo eso, intentar que esté equilibrado, que no se repitan las mismas familias, que haya el mismo número de mujeres que de hombres, reflejar las distintas épocas…». Más de uno se ha llevado alguna sorpresa con estas imágenes, el primero José Antonio: «Mi padre murió en la mar cuando yo tenía once meses, así que no le conocí. Sólo tenía de él una foto y una carta. Y un día me mandan una foto desde Gijón y me dicen ‘me parece que ahí está tu padre’. Así que ahora ya tengo dos». La selección hecha va desde 1928 hasta 1970, y sirve como recorrido por las diferentes familias de Candás, pero también por la historia que se ve en los paisajes de fondo: el puerto, las calles, los coches, las fábricas…

Archivo vitalEn Candás la historia se mide a partir de un punto de inflexión: antes de Ensidesa y después de Ensidesa. Antes, que es lo que nos ocupa, prácticamente todo dependía del mar. Los hombres a la pesca, las mujeres a la fábrica de conservas. Y aquí hay muchísimo que contar: la Sociedad de Mareantes como núcleo de la vida tradicional, funcionando a modo de banco, de compañía de seguros y de mecenas, gestionando un un hospital, una escuela… De su mano se crea la banda de música de Candás, y los estatutos obligaban a que los hijos de los socios aprendiesen música. La Asociación maneja cantidad de datos curiosos como éste. Otro ejemplo: en 1720 había siete cofradías de pescadores activas. ¿Tiene eso que ver con que hoy Carreño tenga un impresionante nivel de asociacionismo? «Probablemente, porque aquí la gente siempre ha sido de juntarse para las cosas, con inquietud por saber más y que la cultura llegue a todo el mundo. Cada uno en su faceta, porque hay una banda de música, una de gaitas, grupos corales, asociaciones culturales, de mujeres…», opinan Tito y José Antonio.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí