Algaire, el sonido de la mujer asturiana

0
296
Algaire
Presentación de "Coral y Maera" / Foto: Lucía Garó
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Tres pandereteras orgullosas de este instrumento y acompañadas del sonido de una guitarra. Esta es la base de Algaire, y es más que suficiente para liarla parda y conquistar escenarios allá por donde van, demostrando a todos que la tradición asturiana marida a la perfección con otros géneros.

Llevan por bandera el nombre de un felino salvaje que todavía es posible encontrar en Asturias: el gato montés. Comparten con él su carácter fuerte e indómito, pero sin duda no se parecen en lo sigiloso de sus pasos, pues si algo está haciendo esta banda es hacerse escuchar. Con su primer disco bajo el brazo, llevan un año de fábula logrando premios como el Meyor Cantar en asturiano y el trofeo Loïc Raison del Festival Intercéltico de Lorient.

Loreto Suárez nos comparte el tiovivo de sensaciones que el grupo ha vivido durante estos últimos meses. La gaitera y pandereta es junto a Carla Miranda e Iratxe Espina la voz y percusión tradicional asturiana del grupo. Juan Yagüe, con su guitarra, es el complemento perfecto.

-Loreto, ¿cómo y por qué nació Algaire?
-Algaire se formó en un primer momento como un grupo de pandereteres al uso; es más, la primera vez que tocamos juntas fue sin ser premeditado, en el Lorient del año 2019. Coincidió que cada una fuimos con otros grupos para representar a Asturias y allí nos juntamos. A la vuelta empezamos a trabajar juntas y un poco más adelante se nos unió Juan, que fue el que aportó una parte más melódica al grupo.

Carla Miranda, Iratxe Espina, Loreto Suárez y Juan Yagüe, componentes del grupo de música Algaire
De izda. a dcha., Carla Miranda, Iratxe Espina, Loreto Suárez y Juan Yagüe / Foto: Lucía Garó

-Cuando os juntasteis las tres y visteis que había buenos mimbres, ¿teníais ya en mente crear música tradicional enriquecida con otros géneros o fue algo que surgió sobre la marcha?
-Sí, y no. Sí, porque es fruto de mucho trabajo, no salió de un día para otro, pero sí es verdad que es algo que ya teníamos en mente y que a las tres nos apetecía. Yo, por ejemplo, venía de otros grupos de pandereteres tradicionales y quería hacer cosas nuevas, llevar a la modernidad lo que lleva haciéndose toda la vida. Aunque también sigo como panderetera tradicional, eso no lo dejo de lado.

-¿Conseguir el crowdfunding de la gente os dio pistas de que vuestro sonido iba a funcionar?
-Sí, porque al principio el crowdfunding da un poco de miedo. Tú lo planteas, lo expones, pero no sabes cómo va a reaccionar la gente, si vas a tener o no apoyo. Conseguirlo y, no solo eso, si no superarlo te hace pensar que hay gente que cree en nosotros.

“Nos presentamos de casualidad al concurso Trofeo Loïc Raison del Festival Internacional de Lorient porque nos coincidía bien por fechas, no esperábamos pasar a la final, así que imagina lo que fue ganarlo”

-Este año no tuvisteis tiempo para aburriros, ¿cómo fue la experiencia en el Festival de Lorient?
-Fue impresionante, todos habíamos estado allí con otras formaciones, bandas de baile y de gaitas, pero no con nuestro grupo, con Algaire. Las actuaciones oficiales fueron impresionantes porque el feedback con el público era muy bueno, la gente estaba muy receptiva a lo que estaba escuchando, pero la parte del concurso fue ya totalmente inexplicable. Nosotros nos presentamos de casualidad porque nos coincidía bien por fechas, y no esperábamos pasar a la final, así que imagínate ganarla luego. La recompensa más inmediata era dar un concierto completo en una de las carpas más prestigiosas del Festival: la carpa Bretaña. Estaba llena hasta los topes y todo el mundo estaba arriba, es una experiencia que te pone los pelos de punta.

-¿Por qué ves necesario renovar la tradición?
-Por una parte, es necesario que se mantenga pura la tradición como tal, porque al final es de lo que aprendimos nosotros y de lo que tiene que aprender más gente, pero también es necesario llevarla a otras sonoridades, a otros estilos, hacerla un poco más escuchable. Para la gente que no está metida en el mundo de la música tradicional de esta manera pueda mostrar un interés.

“La mayor parte de las letras, algunas tradicionales y otras de composición, están planteadas desde el punto de vista de la mujer. Incluso Coral y Maera, que está escrita por un hombre, habla desde el punto de vista femenino”

-¿Coral y Maera es representativo de esas distintas sonoridades? ¿Cómo fue la producción de este primer disco?
-Sí es representativo, tenemos versiones más rock, versiones más pop, músicas urbanas, ritmos latinos… Hicimos un poco lo que nos apetece y eso es gratificante y sano, sobre todo cuando después de hacerlo gusta. Fue complicado porque nos pilló la pandemia por el medio, pero al mismo tiempo esto también nos ayudó a trabajar en melodías, en letras, en otras cosas en las que a lo mejor en otro momento no te puedes parar. Gracias a este tiempo pudimos trabajar y preparar el disco.

-¿Por qué elegisteis el tema Coral y Maera para concursar en el premio Camaretá al Meyor Cantar en asturiano?
-Porque nos daba pie a hacer una versión especial para el directo. Es un tema de composición, tanto melodía como letra, que es algo que también nos apetecía. Y el tema, que es de Luis Ángel Fernández, aunque se toca lento la base es una jota tradicional y tiene un poco de trasfondo especial.

Algaire, premio Camaretá al Meyor Cantar en asturiano
Algaire en el Premio Camaretá al Meyor Cantar en asturiano

-La canción Rondo Fem destaca por ser un tema reivindicativo ¿tienen las demás también ese punto?
-La mayor parte de las letras, algunas tradicionales y otras de composición, están planteadas desde el punto de vista de la mujer. Incluso Coral y Maera, que está escrita por un hombre, habla desde el punto de vista femenino. Es la mujer la que se expresa, reivindica y habla, pero quizá Rondo Fem es la que dice las cosas claras y sin tapujos.

-Todo esto que me estás contando sumado al premio el Meyor Cantar y llegar a la final del Folkez Blai 2022 ¿marca un antes y un después?
-Lo hace en el sentido de que hay un reconocimiento a tu trabajo, pero luego hay que poner los pies en la tierra. Nosotros llegamos de Lorient un domingo y el lunes tocamos en un pueblo chiquitín en Langreo, en un escenario chiquitín, y todo es música. Está muy bien lo conseguido, pero hay que vivir con los pies en el suelo y el trabajo es de continuo porque las cosas no llegan solas.

“Llegamos de Lorient un domingo y el lunes tocamos en un pueblo chiquitín en Langreo, y todo es música. Está muy bien lo conseguido, pero hay que vivir con los pies en el suelo y el trabajo es de continuo porque las cosas no llegan solas”

-Habéis participado en un festival de los más grandes, pero frecuentáis auditorios mucho más pequeños. ¿En que se parecen las sensaciones?
-Cada vez que subes a un escenario tienes que disfrutar, tanto si es grande como si es pequeño. Si es grande te impresiona de otra manera, pero tú al público le tienes que llegar igual, sean 100, 200 o 10.000 personas. Tienes que dar lo mismo, sentir la música, disfrutarla e interpretarla y tienes que hacerlo en todos los ámbitos.

-Imagino que todo este tiempo y experiencias os han hecho uniros como formación.
-Tanto cuando estamos cuatro, como cuando vamos con bailarines y estamos seis u ocho en el escenario, somos todos una piña. Somos grupo para todo y cada uno apoya al otro, somos un puzzle. Y entre nosotras, la parte coral, hay mucha complicidad, porque nos conocemos desde hace muchos años. Además de compañeras somos amigas, muchas veces solo con mirarnos ya sabes si hay que echar a alguien un cable. Son esos detalles que se hacen con el tiempo.

“Salvando las distancias, estamos haciendo lo mismo que Tanxugueiras: estamos luchando por la música tradicional, por cantar en nuestra propia lengua y por la pandereta”

-Los triunfos siempre son bien recibidos, pero en vuestro caso, ¿resulta especial por el hecho de que estén triunfando las pandereteras?
-Pues sí, yo llevo tocando desde los ocho años la pandereta y hubo mucha gente antes que nosotras que trabajó y que trabaja por ello. Y a mí me hace especial ilusión que, de repente, llámalo moda o llámalo como quieras, la mujer y el papel de la panderetera tengan un sitio, un lugar, al igual que lo tiene una guitarra, una gaita, o un violín. Con esto sí que soy muy reivindicativa.

-Las Tanxugueiras participaron en el Benidorm Fest cantando música tradicional en una lengua minoritaria y conquistaron al público. ¿Crees que ya se está preparado para admitir la diversidad musical?
-Sigue habiendo de todo. Sí que es verdad que esta actuación era completamente necesaria y pudo hacer pensar a mucha gente que la música tradicional también gusta, pero todavía hay mucha gente que la ve como algo de paletos. Que una lengua sea minoritaria no significa que no se use, o como pasa con el asturiano, el que no sea oficial no significa que sea una invención.

-La música no tiene fronteras, ver triunfar a las pandereteras gallegas ¿fue motivo de alegría?
-Sí, claro, no dejan de ser compañeras; salvando las distancias, estamos haciendo lo mismo: estamos luchando por la música tradicional, por cantar en nuestra propia lengua y por la pandereta. Si ellas triunfan, el resto triunfamos. Si ellas ganan, el resto ganamos porque están dando visibilidad a este tipo de música.

“La mayoría de las pandereteres que conozco son muyeres con carácter, con fuerza. Creo que nuestro sello va más por ahí”

-Algaire es un grupo de nuevo cuño, pero la trayectoria musical de cada uno de vosotros es amplia y proviene de grupos diferentes. ¿Cómo influye todo esto?
-Es lo que hace que Algaire tenga un estilo distinto. Iratxe es la más pequeña y es cantante de tonada, Carla viene de la música clásica, Juan viene de una banda de gaitas y toca la gaita, el acordeón, la guitarra y todo tipo de cuerdas, y yo soy gaitera y panderetera desde chiquitina y también vengo de ese mundo. Lo que nos une es la música tradicional pero todos tenemos nuestros propios gustos musicales, y todo eso cuando lo juntas es una bomba de relojería muy rica.

-Nadie os ha regalado nada, ¿el éxito es fruto de currar mucho?
-Pues no te voy a decir que no. Tuvimos la oportunidad de poder trabajar muchísimo durante la pandemia, tuvimos ese momento de empuje e intentamos hacer las cosas bien, trabajar duro para estar a gusto con lo que hacemos.

Algaire en concierto
Foto: Lucía Garó

“Siempre hay proyectos en Algaire. No salimos de una y ya nos metemos en otra, nos gusta estar creando cosas nuevas, si no nos aburrimos”

-¿Tendremos Algaire para rato?
-Espero que dure mucho, mucho, que podamos estar muchos años juntos haciendo lo que nos gusta y trabajando. Sí que es verdad que te vas dejando llevar por el momento y que la vida da muchas vueltas, pero siempre con los pies en la tierra y poniendo la mirada hacia el futuro en el sentido de ver qué cosas podemos hacer y probar.

-En la fuerza que transmite vuestro trabajo ¿influye vuestro sello como banda de la cuenca asturiana?
-Ahí voy a romper un mito porque aunque la banda es de Mieres yo soy de Avilés y creo que la fuerza de Algaire es la de la mujer asturiana en general. La panderetera se caracteriza, o al menos eso es lo que veo en la mayoría de las que conozco, que son muyeres con carácter, con fuerza. Creo que el sello va más por ahí.

-Conseguisteis un premio de 6.000 euros por el Meyor Cantar en asturiano, ¿tenéis previsto invertirlo en algún nuevo proyecto?
-Siempre hay proyectos en Algaire, yo no sé el resto del mundo pero nosotros estamos siempre dándole vueltas a la cabeza. No salimos de una y ya nos metemos en otra, nos gusta estar creando cosas nuevas, si no nos aburrimos.
Es un pelín pronto, pero sí te adelanto que en el 2023 va a haber algunas cosas nuevas, pero por el momento hay que guardarlo porque estamos todavía en ello.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí