Buen provecho, en Carreño

0
643
Jornadas Gastronómicas del Bugre (Carreño)
Jornadas Gastronómicas del Bugre /Foto: Asoc. de Hosteleros de Carreño
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Conocer el concejo y sentarse a la mesa, todo es uno. Es más, no hay visita completa si uno no se detiene un momento a apreciar la cultura gastronómica de la zona. Este año, a las citas ya consolidadas como las sardinas o el bonito, se unen otras que prometen convertirse igualmente en grandes eventos gastronómicos.

Cualquier fecha es buena para probar los productos del mar, principal reclamo de un concejo costero como Carreño, pero si uno quiere probar lo mejor de cada época del año, atendiendo a las temporadas, es recomendable elegir alguna de las numerosas jornadas y festivales que los hosteleros locales organizan. Son ocasiones especiales para rendir homenaje a un producto concreto, esmerar tanto preparación como presentación, y hacer propuestas creativas amenizadas con actos lúdicos que hacen el paso por Carreño, si cabe, más agradable.

A partir del verano el concejo tiene una agenda gastronómica intensa, con platos especialmente basados en pescados y mariscos, aunque con interesantes concesiones a las carnes y a los postres tradicionales.

En junio, durante todo el mes se puede disfrutar de las Jornadas Gastronómicas del Bugre, en Candás, organizadas por la Asociación de Hostelería.

Durante todo el mes de junio es posible disfrutar en Candás de las Jornadas Gastronómicas del Bugre que organizan la Asociación de Hostelería y el Ayuntamiento de Carreño.

En julio, uno de los pesos pesados del verano gastronómico asturiano: las XXVII Jornadas del Bonito, del 20 al 22, también organizadas por la Asociación de Hostelería. Coincidiendo con este prestigioso evento se estrenará otro pensado para los más golosos, al que se le augura también un gran éxito: se trata de la Primera Feria de Dulces Tradicionales Candasinos, donde habrá ocasión de conocer las marañuelas, los candasinos y las yemas.

Agosto es el mes por excelencia del pescado azul, que en verano está en temporada: Jureles, parrochas, xarda, boquerones… Pero lo mejor, sin duda, las sardinas a la plancha: el día 1 de agosto a partir de las cinco de la tarde, Festival de la Sardina en el Paseo de San Antonio, declarado de Interés Turístico Regional.

Septiembre tiene también una fecha marcada en el calendario: el Primer Festival Gastronómico de la Carne Asada del 6 al 8. La Asociación de Hostelería promete precios populares para que todos puedan participar en la cita festiva.

Y en octubre, del 11 al 14 estarán dedicados a la sidra y al calamar, en unas Jornadas que combinarán productos de la tierra y el mar.
Absolutamente otoñales son las Jornadas Gastronómicas del Fariñón, que junto con la Esfoyaza y el Amagüestu, completan la oferta de noviembre, pendiente todavía de concretar las fechas.
El año termina por todo lo alto, como corresponde, con una excelente Caldereta en el marco de las VIII Jornadas dedicadas a este plato en Candás, durante el primer y segundo fin de semana de diciembre.

Marañuelas de Candás
Marañuelas /Foto: Fusión Asturias


Dulce atracción


Las marañuelas, elaboradas según la tradición por reposteras candasinas con las mejores materias primas de la zona, se han convertido en toda una atracción gastronómica dentro y fuera del concejo.

Unos dicen que este delicioso dulce es originario de los vikingos. Otros, que al tratarse de un alimento muy energético y fácil de conservar, formaba parte de la dieta de los marineros en sus largas expediciones balleneras. Otros datos se remontan al siglo XVIII. Entonces era tradición que las familias se juntasen en Semana Santa para elaborar estos dulces con los que luego agasajaban a los ahijados o a otros familiares de fuera.

Cada familia le daba su forma y estilo propio. El nombre de marañuela viene por la forma enmarañada del dulce en sus orígenes, que más tarde pasó a imitar nudos marineros. De una u otra forma la marañuela se ha consolidado como un dulce pleno de sabor y tradición.
Las exquisitas marañuelas se elaboran a base de huevo, harina, mantequilla, azúcar, ralladura de limón y anís. Una receta que no parece tener ningún secreto ya que sus ingredientes son de sobra conocidos pero que a la hora de entrar en los detalles, -proporciones, añadidos, toques especiales-, son los que realmente marcan la diferencia.

Las de Candás, se diferencian del resto en que la masa queda más hidratada al incorporar los huevos enteros -en otros sitios añaden sólo las yemas-, lo que aporta una textura más blanda al producto. Eso, y el toque de anís.
Aunque el verdadero buque insignia son las marañuelas, otra de las delicias dulces que no hay que dejar de probar son las candasinas. Ambas demuestran que lo dulce también es un signo de distinción para promocionar el concejo en el exterior.

Fariñón de Carreño
Fariñón /Foto: Fusión Asturias


Embutido de aquí


Por necesidad o por curiosidad, es necesario hacer un alto en el camino para saborear el fariñón de Carreño. Solo o con acompañamiento, este tradicional embutido deja de ser mero compango para convertirse en protagonista.

El fariñón es una especie de morcilla autóctona que sigue preparándose según la receta tradicional y sólo se puede degustar en estas tierras. Este embutido se elabora a base de sangre, fariña de maíz -de ahí su nombre-, grasa de cerdo, tocino, cebolla, pimentón, sal y especias. Se cierra todo en tripa y posteriormente se envuelve en un paño atado. Se pone a hervir a fuego lento hasta que esté hecho, con cuidado para que no reviente.
Este energético plato, además de formar parte indispensable de la gastronomía durante el frío invierno, es típico en tiempos de matanza y en las fiestas de carnaval.

Este famoso embutido se añade a la típica fabada. Es ideal también para acompañar el pote asturiano o bien formando parte del relleno de las croquetas, las tortas o cortado en finas rodajas y frito en la sartén con rico aceite de oliva, acompañando a unos huevos fritos.
Los fariñones son un original producto que la gastronomía del concejo ofrece al visitante. También busca un mayor reconocimiento: existe una propuesta para tramitar, a través de la Mancomunidad del Cabo Peñas, la petición de Denominación de Origen Protegida. Este reconocimiento ayudaría no sólo a proteger sino también a valorar institucionalmente este producto de calidad, aportando sin duda beneficios económicos, sociales y culturales para toda la zona. También permitiría que empresas relacionadas con el fariñón pasasen a formar parte del Club de Calidad Certificada, denominación bajo la que el Principado de Asturias promociona productos de calidad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí