Turbulencias

0
99
Editorial 296
[Total:0    Promedio:0/5]

Cuando salga esta revista a la calle prácticamente habrán pasado ya las fiestas navideñas, esas que nos ayudan a despedir un año y dar la bienvenida al siguiente.

No sé si a todos les ocurre lo mismo, pero uno tiene la sensación de que cada vez cambian más rápido las cosas. Y sino, echemos un vistazo a 2019.
Tenemos a todos los partidos preparando sus maquinarias ante la conjunción -en cuestión de meses-, de elecciones generales, autonómicas, europeas y municipales. Citas que abren un horizonte incierto sobre el que es difícil teorizar, incluso para los expertos en demoscopia. Perdón, para estos menos, ya que en las últimas elecciones no dieron ni una en sus previsiones. Como decíamos, con tantas citas electorales sobre la mesa muchos se temen que los ciudadanos se puedan cansar, primero, con tanto mensaje cruzado y segundo a la hora de ir a votar: se teme que pueda aumentar la abstención.
Si miramos a los países de nuestro entorno, podemos ver el preocupante ascenso de la ultraderecha: Italia, Alemania, Francia y recientemente, Suecia sin olvidar los países del este europeo. España no es una excepción. La última encuesta del Barómetro del CIS otorga un 1,4% de intención de voto a VOX, por encima de partidos con escaños en el Congreso como PNV, En Marea, Bildu o Coalición Canaria. Si bien no es mucho espacio el que tiene por delante, sí podría tener un oxígeno extra si se suma a los dos partidos de derecha existentes. Todo puede ser posible.
Por tanto, hay mucho en juego. Tenemos por delante un futuro para construir o una repetición del pasado reciente. Nunca antes los ciudadanos tuvimos tanta responsabilidad en nuestras manos con nuestro voto.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí