Ana López Cancio. Presidenta de Asociación Empresa Mujer (ASEM). El poder de la mujer empresaria

0
364
Ana López Cancio. Presidenta de Asociación Empresa Mujer (ASEM)
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Acaba de hacerse cargo de la presidencia de la Asociación Empresa Mujer (ASEM) y sus primeras palabras son de reconocimiento hacia el trabajo de la anterior junta directiva. Ana López Cancio, empresaria y licenciada en derecho, se ha puesto a los mandos de esta asociación con la idea de rejuvenecerla y que llegue a todos los rincones de Asturias.


Además de presidir ASEM, Ana López es también socia fundadora de Empresas de Formación, presidenta de la Asociación Nacional de Centros con Certificados de Profesionalidad (ANCCP) y vocal del consejo ejecutivo de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE). Con razón dice que está mega ocupada pero ilusión e ideas no le faltan para asumir este reto en el que cuenta también con el apoyo de una nueva junta directiva.

-¿Qué le animó a asumir esta responsabilidad?
-Fueron sobre todo dos mujeres. Una es Pili Bango y otra María Antonia. De Pili me llama poderosamente la atención su generosidad, no necesita ni necesitó nunca estar en una asociación de mujeres empresarias y sin embargo trabajó durante mucho tiempo dándolo todo por otras mujeres. Y Toñi porque me iba contando el trabajo de cada una de las que estaban en la asociación y empecé a verlo de otra forma. En un momento dado decides que quieres ser tú la que quieres acompañar y poner en valor lo que es la asociación, que no es otra cosa que el conjunto de sus asociadas.
-¿A qué retos os enfrentáis en esta nueva etapa?
-Lo primero que estamos haciendo es una aproximación lógica de todos los trabajos que había en marcha y que se están proyectando, porque las transiciones no pueden ser una ruptura entre una parte y otra. Ahora estamos en esa fase y estamos impresionadas con la cantidad de tareas que se han hecho. Hay muchos proyectos iniciados con muchas más asociadas de las que yo pensaba colaborando y esto hay que estudiarlo y tomar el relevo de todo aquello que ha funcionado. Cada integrante de la junta estamos intentando especializarnos en alguna de las ramas y profesionalizar un poco más la Asociación. Esto no quiere decir que la anterior junta no fuera profesional, pero queremos conseguir más financiación, tener personal trabajando que permita mantener continuidad en los trabajos y que no sea a costa del tiempo de las asociadas o de la junta porque si no seguramente fallaremos en puntos. Como comentamos en la jornada informativa que tuvimos, nuestra idea es de continuidad y respeto por el trabajo que llevaron a cabo tanto las fundadoras como la anterior junta directiva. También queremos crear una red mixta, porque aunque la Asociación va a seguir siendo de mujeres, vamos a intentar que las conexiones sean así puesto que el talento está en ambas partes.

«Aunque la Asociación seguirá siendo de mujeres, vamos a intentar que las conexiones sean mixtas porque el talento está en ambas partes»

-¿Cuál es el mérito fundamental de ASEM?
-Desde mi punto de vista es que ha sido y está siendo capaz de aglutinar a la pequeña empresaria que a su vez es muy grande, porque representa a la mujer que lo ha dado todo por su familia y que, en los momentos de crisis, ha sido capaz de ponerse el mundo por montera, salir a la calle y ponerse por su cuenta a trabajar. Además en muchos casos ha generado empleos. Todo esto queremos combinarlo con la experiencia de mujeres directivas porque creo que va a permitir que muchas empresarias que no están creciendo y no saben por qué, puedan adquirir los conocimientos de las que ya están trabajando en grandes empresas. También queremos seguir rejuveneciendo la Asociación para que la gente joven empatice y se puedan comunicar con nosotras. Lo mejor es que tenemos buena base para hacerlo.
-¿El mentoring es una de las líneas que queréis seguir desarrollando?
-Creo que somos la única asociación que está reconocida como mentora de las empresarias y me parece importantísimo porque es una labor de pasar de ser esa persona que lleva todo sobre los hombros a ser capaz de liderar, vas a dejar de sentirte urgente y te vas a sentir importante, porque en realidad es lo que eres. Eres importante y puedes hacerlo, por esto es fundamental que el mentoring forme parte de la actividad de nuestra asociación y del intercambio de ideas.
-¿Qué problemas se encuentran las empresarias asturianas por cuestión de género?
-La primera es que en general somos empresas pequeñas y lo que tenemos es un problema de competitividad. La segunda es que también luchamos contra la imagen que las propias mujeres nos hemos creado respecto a que una empresa de mujeres va a tener dificultades de crecimiento. Lo pensamos como si fuese un problema intrínseco propio y no es así, estoy convencida de hay muchas mujeres que tendrían grandes empresas y sueñan con ello pero algo les pasa que no se les deja avanzar. Es un techo de cristal del que se habla muy poco pero está ahí y es una realidad. Me gustaría saber por qué pasa esto y es uno de los objetivos que tiene ASEM en esta nueva etapa. Si conseguimos saber el origen puede dejar de pasar y podremos ayudar a una serie de mujeres a crecer y cumplir sus sueños.

«Somos la única Asociación reconocida como mentora de las empresarias. Es muy importante porque es una labor de pasar de ser esa persona que lleva todo sobre los hombros a ser capaz de liderar»

-¿Es imprescindible para una empresaria estar en redes sociales?
-Las redes sociales cambian mucho en poco tiempo y creo que es vital contar con profesionales que sepan trabajar bien y que generen el movimiento on line que necesita tu negocio. Nosotros podemos intentar mover cosas a través de una red y no ser la más apropiada porque la media de edad que se mueve en ella no es la que yo necesito para la venta de mis productos. También me parece importantísima la comunicación y a veces nos olvidamos de ella, pero es vital.
-¿Sigue siendo una ecuación complicada la conciliación laboral?
-Es complicadísima. Para mí no lo es tanto porque tengo claras dos cosas: primero, que mi marido es plenamente capaz de cuidar a mis hijos y nunca me he sentido culpable de que lo haga, y segundo, porque él cree en la corresponsabilidad. Sé que esto no es normal, pero cuando hay corresponsabilidad y eres empresaria sabes que lo que les estás transmitiendo a tus hijos es el valor del trabajo, mientras que si no hay esa responsabilidad compartida parece que lo que les estás transmitiendo es que no te importan cuando no es así. Hay muchas mujeres que llegan a casa después de hacer una jornada doble y todavía tienen que preparar la cena, limpiar y acostar a los niños. Ellos también tienen que saber colaborar en el mantenimiento de la familia. Lo que está claro es que si los niños lo ven en los padres lo van a aprender, sino es imposible.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí