IGP Faba de Lourenzá. Una legumbre con pedigrí

0
71
Distintas variedades de fabas en Lourenzá
Distintas variedades de fabas en Lourenzá / Foto: IGP Faba de Lourenzá
[Total:0    Promedio:0/5]

Desde hace dos años la Cooperativa Terras da Mariña se ha comprometido con un objetivo ambicioso y necesario dado los tiempos que corren: velar por conservar una tierra y técnicas tradicionales que producen un alimento único en el mundo.

La Faba de Lourenzá se ha ganado a pulso poseer la Indicación Geográfica Protegida. Gracias a su calidad y al mimo con el que los productores de la Mariña Lucense cuidan sus cultivos, esta faba está llamada a instaurarse en las cocinas nacionales y a cruzar el charco con todos los honores.

José Cuadrado Oural. Presidente del Consejo Regulador IGP Faba de Lourenzá y de la Cooperativa Terras da Mariña
José Cuadrado Oural / Foto: Fusión Asturias

José Cuadrado es el actual Presidente del Consejo Regulador IGP Faba de Lourenzá y de la Cooperativa Terras da Mariña, un grupo de hombres y mujeres comprometidos con el medio rural y la potenciación de este producto 100% gallego.

-¿Qué variedades se cultivan en esta zona?
-Las variedades principales son la faba Galaica, la blanca, y la verdina. La blanca está amparada por la IGP Faba de Lourenzá que abarca toda la Mariña Lucense. Los ayuntamientos de más producción son Ribadeo y Lourenzá y solo se puede comercializar envasada en medio kilo y un kilo, siempre con la contraetiqueta de la Agencia Gallega de Calidad Alimentaria, que es quien da la autenticidad al producto. Si es orientado a hostelería permiten envases de 5, 10 y 25 kilos.

La verdina es una faba totalmente diferente. Se comercializa a granel, no está amparada por la IGP pero es una variedad que está en auge. En la IGP tampoco está la faba fresca que ahora está de moda y tiene mucha demanda sobre todo en hostelería por la inmediatez a la hora de prepararla.

-¿Qué diferencia la faba de Lourenzá de la que se produce en otros lugares?
-Para mí es la mejor del mundo, con todos los respetos a la asturiana, principalmente por su escasa proporción de piel. Al comerla apenas se nota el pellejo, es súper mantecosa y sobre todo, tiene una capacidad de absorción del sabor del producto que la acompaña increíble. La puedes hacer con cualquier cosa que se te ocurra porque marida muy bien con multitud de productos y dependiendo de cómo la acompañes va a coger un sabor u otro. De hecho mucha gente piensa que son fabas diferentes.

«Ahora mismo a la IGP están acogidos cuarenta productores, quince de los cuales forman la Cooperativa»

-¿Con qué proyección nació la Cooperativa Terras da Mariña?
-Como cooperativa somos un bebé que está empezando a caminar, llevamos dos años y pico con lo cual nuestra idea es asentarnos en el mercado regional y después dar pasos a nivel nacional. Hicimos acciones comerciales en Bruselas, París, Londres, Zúrich o Berlín viendo si el producto tenía aceptación y si podría ser un nicho de mercado, pero ahora mismo creo que no tendríamos capacidad para lanzarnos a ese nivel. Nuestro objetivo es colocar la Faba de Lourenzá en los mercados en los que sea valorada y donde realmente se merece estar.

-¿Qué retos se deberían asumir para dar a conocer más su producto?
-Queremos que nuestra faba se posicione muy bien a nivel nacional y conseguir vender mucho más producto certificado por la IGP en detrimento de la venta a granel. En esto sí que notamos que hay falta de información y educación en el consumidor final, porque estamos acostumbrados a ver en muchos sitios un saco abierto con un cartel encima que pone “Faba de Lourenzá” y la gente puede coger la cantidad que quiera, pero esa no es la auténtica faba de Lourenzá. Ahí tenemos que trabajar para que la gente entienda que la faba con IGP solo se puede comercializar en saquitos de medio kilo y de un kilo y siempre acompañados de la contraetiqueta.

Carpaccio de pulpo con fabas de Lourenzá
Carpaccio de pulpo / Foto: IGP Faba de Lourenzá

-¿Existe relevo generacional en el sector?
-Notamos falta de gente joven que apueste por esto. De hecho la Cooperativa nació para intentar profesionalizar el sector porque toda la vida el cultivo de la faba en esta zona era un complemento a las economías. A los más jóvenes queremos enseñarles que tienen una alternativa de futuro y eso pasa por profesionalizar el sector y sobre todo por regularlo. Queremos que la gente joven crea en el rural y vea en esto un modo de vida. Las personas se tienen que sentir orgullosas del lugar de donde son y también de esta profesión. Somos imprescindibles para que el mundo se sustente y a veces existe la sensación de que trabajar en el campo es lo último, que es una vergüenza cuando es todo lo contrario.

-¿Qué acciones estáis llevando a cabo desde la Cooperativa?
-Hemos puesto en marcha una ruta turística llamada “La Ruta de la Faba”. Es para que grupos de personas vengan a pasar un día entero con nosotros y lleva incluido cultura, patrimonio, naturaleza, gastronomía, senderismo, por el camino se va parando en las fincas donde la gente puede interactuar con los agricultores, e incluso participar en las labores que estén haciendo en ese momento. El punto final es la visita a la Cooperativa para ver el procesado final. Es muy entretenida y amena.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí