9.8 C
Oviedo
martes 16, abril 2024

Compañero del alma

Lo más leído

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Nunca fueron ilustres,
nunca el agua mansa les arrastró,
nunca el sumiso conformismo atisbó en sus caras,
nunca los marcaron grandes de la palabra
pero siempre tuvieron la propia.

Mirada firme, puño en alto,
señales de humo que muestran corazones agonizantes
ante un negro futuro.
Patrona solo una.

No son tantas estrellas como para eclipsar el día,
pero siguen atrapando el firmamento con su lucha.
Sus reivindicaciones otros las rindieron ya,
pero siguen retumbando tambores a su paso.

Arrastrados por decisiones ajenas,
exiliados del amparo de una Europa
que nos dio gato por liebre,
en medio de una nada que se escapa
como el humo entre los dedos,
exigen respeto, dignidad, decencia,
ante falsos retratos mediáticos
que pretenden doblegar nuestros derechos.

Pierdo la vista en un horizonte lejano
vislumbro entre sombras
a un hombre anónimo para otros,
mi abuelo.

Gesto recio, genio en la mirada,
manos grandes, desgastadas,
en la derecha sujeta un corazón,
en la izquierda un pulmón.

Tose sin emitir ruido alguno,
no recuerda su respiración.Trae un
himno bajo el brazo. “No estáis
solos, compañeros”

Aún recuerda la punzada en el pecho
de aquel que emigra a buscar algo mejor,
aún recuerda su marcha lenta,
su lucha incansable.

Sube un peldaño, baja dos,
no se rinde, retoma la escalada.
Cae al suelo, pelea, se levanta.
Sonríe intensamente embriagado de recuerdos.

Libre de creencias,
me ahogo en el suspiro de su escogida elegía
Miguel Hernández a Ramón Sijé.
¡Compañero del alma, compañero!

Desnudo mi rabia
porque aún en la lucha,
me enseñó, que el Odio se combate con Amor
y que la libertad nos dona
un derecho innato, no adquirido.

El de no claudicar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Más del autor /a

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos