Actividad emprendedora. Fernando Couto. Concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Gijón

0
126
Fernando Couto. Concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Gijón.
[Total:0    Promedio:0/5]

El concejo de Gijón es, por tradición y volumen de industria, una referencia fundamental a la hora de valorar la salud del sector industrial de la región. En su territorio se encuentran algunas de las empresas más importantes que desarrollan su actividad en Asturias, y que vertebran el desarrollo industrial de esta comunidad, con un importante índice de generación de empleo.

En este contexto, las áreas industriales de Roces y Porceyo son claves para seguir la evolución del sector en tiempos de crisis y analizar por dónde puede venir la reactivación. Y una de las vías es fomentar la actividad emprendedora, como bien ha demostrado la buena acogida de las instalaciones del nuevo Centro de Servicios. Fernando Couto, Concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Gijón, valora muy positivamente esta demanda.

-¿Qué supone para las áreas industriales de Roces y Porceyo el nuevo equipamiento del Centro de Servicios?
-Supone la evidencia de que en Gijón hay una actividad emprendedora ligada a la industria. El desarrollo económico no sólo está asociado al Parque Científico y a las nuevas tecnologías, sino también a la industria. La prueba es que se podría haber completado dos veces la ocupación del edificio con la demanda que ha habido por parte de emprendedores. Y para esta ciudad esto es muy importante, porque en Gijón hay mucho conocimiento acumulado a lo largo de treinta años de experiencia en este sector, que de ninguna manera se puede perder: tenemos metalmecánicos, ingenierías, industria de procesos… Ante una crisis de esta envergadura existía el riesgo de que los emprendedores eligiesen otras actividades y todo eso se perdiera, pero estamos constatando que sigue habiendo inquietudes en este sentido.

«En Gijón hay mucho conocimiento acumulado a lo largo de treinta años de experiencia en el sector industrial, que no se puede perder: tenemos metalmecánicos, ingenierías, industria de procesos…»

-Para otras acciones se plantea buscar formas de financiación. Con la situación económica actual, ¿en qué línea van estas nuevas fórmulas?
-Por ejemplo para las naves nido que están previstas junto al Centro de servicios, como para otras cuestiones, es necesaria la colaboración de carácter privado. El Ayuntamiento en este momento no puede acometerlas por sí solo, porque hay otras necesidades de empleo y servicios básicos. Nosotros queremos colaborar y garantizar la viabilidad del proyecto, pero debemos compartir riesgos. Sabemos que al promotor en este momento le cuesta invertir y debe asumir muchas dificultades, pero que tenga la garantía del Ayuntamiento de que su inversión está cubierta, que el alquiler está garantizado y que puede tener un aval para su inversión.
Además destacaría la importancia de ser conscientes de que para Asturias, con un millón de habitantes, es fundamental la colaboración entre administraciones, tanto Ayuntamiento como Principado y Gobierno, para llegar a cabo proyectos.
-El centro de empresas y las futuras naves se suman a la oferta de alquiler municipal para emprendedores y empresarios. ¿Al optar por el alquiler frente a la venta se están cubriendo todos los espacios disponibles?
-Yo creo que es una cuestión de confianza por parte de quien quiere alquilar, ya que en este momento los negocios no tienen seguridad para acometer una inversión de compra, a lo que hay que sumar la dificultad de acceso a crédito. No era así hace cuatro o cinco años, entonces los empresarios tenían la garantía de un banco que les iba a apoyar en la compra de una nave. Como quedaron vacías, bajamos los precios y además flexibilizamos para que hubiese alquiler con opción a compra. Ahora mismo el hecho de que se pueda alquilar facilita que si en un momento dado tienen que dejar la nave no corra riesgo la viabilidad de su negocio. Además, pienso que ahora mismo se debe primar la inversión en capacidad productiva, tecnología o el hecho de que se pueda crear empleo. Es ahí donde el empresario debe esforzarse ahora mismo, por tanto hay que darle todas las facilidades.

«Para las naves nido previstas junto al Centro de Servicios es necesaria la colaboración de carácter privado. El Ayuntamiento quiere colaborar y garantizar la viabilidad del proyecto, pero debemos compartir riesgos»

Inauguración del nuevo Centro de Servicios en los Polígonos Industriales de Roces y Porceyo, Gijón.
Inauguración del nuevo Centro de Servicios. / Foto: Fusión Asturias

Actuaciones globales

-Recientemente varias zonas industriales de Gijón se han visto beneficiadas por un plan de limpieza llevado a cabo por Emulsa. ¿Qué acogida ha tenido esta iniciativa?
-Efectivamente, el ayuntamiento de Gijón quiere acometer un plan de limpieza de los polígonos de la ciudad. Como otras cuestiones, esto nace de las relaciones que establecemos con los industriales o empresarios de las respectivas zonas, que en ocasiones se ponen en contacto con nosotros para transmitirnos sus demandas. Para el Ayuntamiento de Gijón es importante escuchar a los que viven el día a día de sus negocios y sus industrias, porque puede suceder que lo que el ayuntamiento considere prioritario no lo es en este momento para los empresarios. Nosotros les transmitimos que este año queremos dotar con medio millón de euros una partida para actuaciones en polígonos industriales, y ellos nos hicieron saber que una primera necesidad era la limpieza.
Hay dos formas de acometer esta actuación de limpieza. En los polígonos privados donde tenemos convenios, léase Gespor o Mora garay, hay que ver si esa necesidad se puede cubrir con el convenio suscrito o si pueden asumir ellos la limpieza del polígono. En el caso de los polígonos públicos será Emulsa la que asuma ese servicio. Ya se hizo en La Peñona, Mora Garay, Somonte, y el resultado es francamente bueno.
-¿Existen otras actuaciones que se contemplan desde el ayuntamiento?
-Hay varias partidas. Para Somonte I y II tenemos el proyecto de señalización vial, incluyendo señalización vertical, de todo el polígono, algo que nos demandaban los empresarios, con un coste estimado de 35.600 €. También se va a acometer con carácter inmediato la mejora de la banda de rodadura de acceso a Somonte I, porque está en muy malas condiciones sobre todo para los vehículos pesados, con un coste estimado de 12.000 €.
En Bankunión II vamos a hacer un plan para restaurar las aceras, que están degradadas (20.000 €); además se colocarán señales reductoras de velocidad y un radar indicador de velocidad (15.000 €).
Otra actuación que es una demanda histórica es el apeadero de Feve que pedían los empresarios de Mora Garay para que los trabajadores no tuviesen que dar toda la vuelta por encima del polígono. En este caso es Feve quien tiene que autorizar su construcción.
Además, hay que sumar paneles de directorios en Los Campones, Lloreda, Bankunión y La Peñona, con un coste estimado de 61.200 €, y la instalación de cámaras de videovigilancia para ayudar a evitar robos, dentro de un plan de seguridad que el Ayuntamiento de Gijón tiene para los polígonos.
-El Ayuntamiento de Gijón prepara estas actuaciones en polígonos tanto públicos como privados.
-Qué duda cabe de que tenemos una responsabilidad y un compromiso con los polígonos públicos, pero ahora mismo está claro que el empleo lo crean los empresarios, y el Ayuntamiento de Gijón está con ellos. El hecho de que un polígono sea privado no quiere decir que no se vaya a atender adecuadamente. Al fin y al cabo, todos los empresarios pagan sus impuestos.

«Había un convenio del año 2005 para realizar los enlaces de La Peñona con la Zalia, y no es que vayan con retraso, sino que ni aparecen reflejados en los Presupuestos Generales de 2013. Eso no se puede consentir»

Pulso industrial

-Las nuevas áreas de La Peñona y Lloreda crearán una gran zona industrial en el entorno de Veriña y Tremañes. También está el Polígono de Los Campones, que está en fase de adjudicación de parcelas. ¿En qué estado se encuentran estos nuevos espacios?
-Desafortunadamente hay falta de demanda. Hay una serie de industriales que invirtieron en el año 2007/08 en La Peñona que están acabando sus instalaciones, pero hay un porcentaje elevado de polígono sin ocupación. Esto, además de ser un trastorno para la comercialización de las parcelas, también lo es porque no van a tener los servicios prometidos cuando se contaba con un 80% de ocupación. Es el caso de los enlaces de la Peñona y Lloreda: había un convenio del año 2005 para realizar los enlaces de La Peñona con la Zalia, y ahora no es que vayan con retraso, sino que no aparecen ni siquiera reflejados en los Presupuestos Generales del Estado de 2013. Estos empresarios invirtieron considerando que iban a disponer de unos recursos y se han visto engañados. Por eso el Ayuntamiento de Gijón debe estar al lado de los empresarios para denunciar una trampa de las administraciones autonómicas y nacionales, que son las responsables. Retrasos de quince años sobre las promesas hechas, no son aceptables.

«De las tres grandes urbes asturianas, Gijón es la más creadora de empresas»

-Gijón, como ciudad industrial, ha sido siempre una buena referencia a la hora de tomarle el pulso a la salud del sector en Asturias. ¿Cuál sería el ahora mismo el diagnóstico?
-Gijón es la cuna de la industria asturiana, tiene el 30% de la población activa de Asturias, y es una ciudad, a diferencia de Oviedo, ligada tradicionalmente al sector industrial. Nuestra reflexión en este sentido es que hay empresas tradicionales que están pasando muchas dificultades. Hay dos motivos principalmente: uno es falta de financiación y otro que estaban habituadas a ser industria auxiliar de otras empresas «tractoras», que ahora por desgracia no tenemos en Asturias; ni ArcelorMittal tira de estas industrias como solía, ni el sector naval va a tener la dimensión de épocas anteriores, etc. Pero por otra parte es cierto que hay muchísima actividad emprendedora en la ciudad. Las cifras lo demuestran con claridad: entre 2007 y 2011 en Gijón se destruyeron 850 empresas, y sólo entre 2011 y 2012 se han creado 250 empresas nuevas.
De las tres grandes urbes asturianas, Gijón es la más creadora de empresas. Lamentablemente esto aún no se traduce en empleo porque falta confianza empresarial, lo que es en gran parte labor de los ayuntamientos, que deben hacer un esfuerzo para poner todas las facilidades. En nuestro caso los números son positivos, las empresas de nueva creación aumentan, se crean nuevos nichos de mercado y estamos satisfechos en la medida en que esto pueda contrarrestar la tendencia antes comentada.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí