Territorio para experiencias en el marco del Festival Somos la Ostra

0
66
Embarcación del Club de Mar de Castropol en la prueba contrarreloj de traineras, en la ría del Eo
Embarcación del Club de Mar de Castropol en la prueba contrarreloj de traineras, en la ría del Eo / Foto: Ayto. de Castropol
[Total: 0   Promedio: 0/5]

El municipio presenta su cara más atractiva, invitando a conocer el territorio a través de experiencias únicas.

Poco le hace falta a este concejo costero para dar a conocer sus encantos naturales y paisajísticos. Rincones como el Cioyo, con una bella cascada, y playas como Penarronda en Barres, Arnao en Figueras o la cala de San Román explican por sí mismas que este es un municipio libre de artificio, donde disfrutar de espacios prácticamente vírgenes todavía es posible.

Pero si la visita a este rincón asturiano coincide con su renombrado certamen en honor a la ostra, la información y las opciones se multiplican sacando a relucir la hospitalidad de sus gentes y los diferentes recursos turísticos que despliega.

La ría es el escenario perfecto para muchas prácticas deportivas, por eso, si el tiempo acompaña, en sus aguas es posible encontrar a aficionados al paddle surf, al esquí acuático o al raquero.

Durante estos días, la posibilidad de realizar paseos en lancha por sus aguas resulta de lo más atractivo. Los desplazamientos que organizan diferentes empresas de turismo activo y cultivadores de ostras permiten acercarse a las bateas de estos moluscos y también conocer la localidad de Figueras, un bello puerto marinero que junto con el núcleo de Castropol alberga la mayor parte de la población del municipio. Aquí es posible empaparse de la cultura pesquera y también astillera que tanto ha supuesto y sigue aportando al lugar. El embarcadero de este puerto marinero es a menudo escenario de cursos de vela que imparte el Club Náutico de Figueras, uno de los colectivos señeros del concejo.

La ría es el escenario perfecto para muchas prácticas deportivas, por eso, si el tiempo acompaña, en sus aguas es posible encontrar a aficionados al paddle surf, al esquí acuático o al raquero. Descender el Eo en canoa es otra de las opciones que se puede llevar a cabo con la ayuda de monitores profesionales. La ventaja de este medio de locomoción es que accedes a lugares increíbles que de otra forma no sería posible. Con un poco de suerte, la visita permite observar especies como salmón, trucha, nutria, martín pescador o garza real. El estuario es además lugar de descanso para las aves invernantes que migran desde el norte de Europa en dirección a África y su riqueza ornitológica ha motivado su inscripción como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Entre los reconocimientos obtenidos se encuentra el ser catalogada como Reserva de la Biosfera junto con Los Oscos y las Tierras de Burón.

Puerto de Figueras (Castropol)
Puerto de Figueras / Foto: Fusión Asturias

En el marco del Festival, se celebra todos los años una prueba contrarreloj de traineras. El remo es uno de las modalidades que más triunfos ha aportado a este municipio y tiene en el Club del Mar de Castropol a su mayor impulsor. Precisamente, el domingo 3 de mayo, este colectivo recibirá un homenaje por la labor que realiza habitualmente en favor del deporte y por su incondicional colaboración con el certamen.
Pisando tierra firme, otra de las posibilidades que ofrece el evento es apuntarse a una ruta de senderismo guiado, de baja dificultad, pero de gran belleza paisajística.

Enriqueciendo las actividades propias del Festival, los hosteleros de la comarca Oscos-Eo organizan ofertas especiales para estos días y los restauradores ponen su granito de arena organizando una Ruta del Tapeo en base a la ostra por diferentes locales de Castropol y Figueras. En estas fechas un barco de pasaje conecta ambas localidades y el núcleo gallego de Ribadeo, así que una vez en la zona ya no es necesario coger el coche para disfrutar de la Ruta y de todo lo que ofrece Somos la Ostra 2020.

Senda Costera por Castropol
El paseo costero entre Castropol y Figueras muestra la belleza de la ría / Foto: Fusión Asturias

Ocho kilómetros a pie o en bici

El paseo costero que une la localidad de Castropol y el núcleo de Figueras es una de las rutas más frecuentadas en el concejo. Con una distancia de 8 kilómetros (ida y vuelta) y una dificultad media-baja, este itinerario lineal es posible realizarlo tanto a pie como en bicicleta. Se inicia en la capital del concejo, Castropol, pero antes de emprender el camino merece la pena dedicar un tiempo a conocer esta bella localidad y contemplar algunos de sus palacios, como el de Marqués de Santa Cruz, el Teatro-Casino o el palacio Valledor, entre otros. Una vez en marcha, el trayecto comienza en la entrada de la población y se encamina hacia Salías desde donde es posible contemplar el islote de Turullón y, si la marea está baja, algunos cultivos de ostras.

La siguiente parada bien podría ser el viaducto del Esquilo donde todavía podemos encontrar una carpintería de ribera, antaño tan extendida en la zona. Aquí la ensenada y la playa de La Linera son lugares para visitar con prismáticos por la diversidad de aves que es posible divisar. En esta zona se hallan las ruinas de un antiguo molino de mareas (Molino das Acías) que estuvo en funcionamiento hasta 1914.

Figueras es el punto final del recorrido. Aquí destacan el palacio de los Pardo Donlebún y el Palacete Peñalba, construido por un discípulo de Gaudí en 1912 y que hoy alberga un hotel de lujo. Antes de regresar, el Mirador del Gremio de Mareantes ofrece una espectacular vista de la ría que merece la pena contemplar.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí